Séptimo día. Nueva York - Niagara Falls

A las 8:00 h de la mañana estábamos en marcha. Hoy tocaba ir en coche hasta Niágara y vete a saber lo que nos podía costar salir de Nueva York…

Habíamos reservado el alquiler con hertz porque tenía una oficina muy cerca de nuestro hotel, tan cerca que fuimos andando a cuestas con las maletas.

Le comentamos que al hacer la reserva en Internet no nos dio la posibilidad de coger un gps, pero que estábamos interesadas en ponerlo. Nos lo añadieron sin problemas. Nos pusieron, además un suplemento para despreocuparnos de llenar el depósito de gasolina al hacer la devolución… supongo que en esas cosas se pierde dinero, pero ¿y si luego no encontramos gasolinera…?

Nuestro coche de alquiler en NY
Nos dio las llaves y allí lo teníamos… ¡Menudo cochazo! Con asientos de cuero, un maletero de aupa, el asiento se ajustaba al entrar y salir del coche, miles de tomas de corriente (incluso para un enchufe, tal cual) y por supuesto, automático. ¡Veremos a ver! Mi primer coche automático… y encima en New York City… Bueno, pese a tener un comienzo algo ridículo, ya que allí me meto yo y coloco un pie en el acelerador y otro en el freno, el chico que nos dio el coche me recomendó que el izquierdo lo retirara y condujera sólo con el derecho (debió pensar que se quedaban sin coche…); la cuestión es que al final me hice muy rápido al coche y nos costó relativamente poco salir de la ciudad. Basta con conocer que la P es de Parking y el coche se queda quieto, R corresponde a Reverse, es decir, marcha atrás y D de Direct, es la marcha para andar. No tiene más.

El gps está muy ajustado y con un pitido te indica exacatamente dónde está la salida. No como aquí que te avisa dos kilometros antes y te hace dudar ¿será esta salida o la siguiente? Y al final siempre te metes por una anterior...

Nos dirigimos en primer lugar a Scranton. Es una ciudad relativamente grande donde paramos para tomar un café y poco más. Continuamos el viaje en dirección a Ithaca, donde comimos la mejor hamburguesa hecha jamás. Nos dio la sensación de ser una ciudad universitaria con un ambiente muy juvenil.

Scranton, NYIthaca, NY

De camino a Bufalo, vimos la región de los Finger Lakes y cogimos un pequeño desvío que nos llevó a Taughannock Falls, unas cascadas de 66 m de altura. Seguimos la ruta hacia Geneva, cuyas casas parecían salidas de una película típica del oeste. 

Taughannock Falls, NYGeneva, NY

Allí vimos el Seneca Lake hasta llegar a Buffalo. Yo me imaginaba Buffalo como una pequeña ciudad sin embargo se trata de la segunda ciudad más grande del estado de Nueva York. Cuando llegamos eran aproximadamente las 19:00 h, y no había un alma en la calle, por lo que dimos una vueltecita con el coche y coninuamos hacia Niágara, cruzando por el Peace Bridge el comienzo del lago Erie.

Buffalo, NY

Conforme llegábamos a Niágara veíamos una nube que rodeaba la ciudad. ¿Está lloviendo o qué pasa? Me preguntaba yo... a lo que Cynthia me respondía: ¡que no! ¡eso es de la catarata!, ¡Qué va a ser eso de la catarata! Debe estar lloviendo... Al final llevaba razón, era de la catarata.

Seguimos conduciendo y mi máximo temor era pasar sobre las cataratas con el coche y de noche que era... (mira que si me caigo...) ¡Madre mia! La nube cada vez está más cerca y no se ven atisbos de civilización... conforme continuábamos la nube se iba transformando en lluvia... pero ya empezaban a verse edificios. Despacito llegamos a nuestro hotel. Al llegar, un botones nos comentó que por 20 $ nos metían el coche a un parking cerrado. Aceptamos.

Mención aparte tiene el hotel. ¡Una pasada! Nos dieron una habitación en la planta 32, con unas vistas espectaculares de la cataratas, aunque, todo hay que decirlo, yo tenía en mente una mayor iluminación nocturna de las mismas.

En recepción nos dieron una invitación para tomar una copa en un Friday's que había en el bajo del hotel y aprovechamos para cenar allí.

Después de cenar nos dimos una vuelta por los alrededores del hotel, pero con la lluvia procedente de la cataratas y la poca iluminación que había decidimos irnos a dormir para levantarnos pronto y ver amanecer desde la habitación.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

5 comentarios:

  1. Hola estamos planeando una visita a Niagara Falls y queremos reservar el hotel antes de marchar. Recuerdas el nombre de vuestro hotel? Viajamos con niños y seria fantàstico ver las cataratas iluminadas des de la habitación

    Grácias

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola anónimo!
    La verdad es que guardo muy buen recuerdo del hotel de Niágara. Era el el Embassy Suites Hotel Niagara Falls - Fallsview; en la entrada de los Preparativos de este viaje tengo un link y una breve descripción de los hoteles en los que estuvimos en el viaje, por si los quereis ver.
    Un saludo y que lo paseis muy bien por allí. Seguro que os gusta y me parece recordar que había actividades para niños...

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo cuando salia del aerop. de Las Vegas con el coche alquilado parecia que no habia conducido en la vida, jajaja, pero es cierto, en 30min te haces con el coche.

    Lo del gps cierto que estaba ajustado, en nuestro caso tanto que avisaba cuando ya estabamos a 50m de la salida y claro, cruzarse 4 carriles en una autopista es un poco temerario.

    Me ha gustado el post.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marcos!
      La verdad es que nuestro comienzo con el coche automático fue un poco ridículo y además el coche era enorme, pero bueno, luego fue muy bien...
      A mí me alucinó lo del gps. No había lugar a equívoco.
      Un saludo y gracias por pasarte por aquí y animarte a comentar ;)

      Eliminar