Clicky

22/03/2008. Niza - Grasse - St. Tropez - Cannes

Visitando Niza

Tras levantarnos y desayunar en nuestro coqueto apartamento, nos dirigimos a dar una vuelta por la ciudad de Niza. A través de sus callejuelas fuimos descubriendo alguno de sus pequeños tesoros: sus tiendecitas, su artesanía, sus bares y restaurantes.

Pasamos frente al Palacio de Justicia y nos perdimos en el mercado de las flores. Este mercado cambia de temática los lunes convirtiéndose en un mercado de antigüedades donde puedes encontrar desde una máscara de gas hasta una máquina de coser.

En Niza, Provenza Francesa

En Niza, Provenza FrancesaContinuamos paseando por la Promenade des Anglais, el símbolo de Niza. Repleto de flores e impecable abrazando la Bahía des Anges. En sus orígenes el paseo no era más que un pequeño sendero de dos metros de ancho, pero la inversión del reverendo Lewis Way (inglés) supuso el cambio que se muestra y por ello, rápidamente fue bautizado por los ciudadanos “Camino de los ingleses”. En la vida había visto un color de mar como el que pudimos observar en Niza. Las aguas eran completamente turquesa, una tonalidad que ni cámaras son capaces de captar.

Tras ello nos acercamos a la iglesia rusa, que nos había recomendado visitar la abuela de Cintia. Siendo como eran las 14:00 h estaba cerrada, pero la vimos por fuera. Aprovechamos para prepararnos unos sándwiches, abrir un paquete de chistorra, coger nuestra litrona… y tomárnoslo allí, en mitad de la calle… si es que ¿qué le vamos a hacer? ¡somos de poble!

En Niza, Provenza Francesa

Siguiente parada: Grasse

Cogimos el coche y fuimos a Grasse, paramos en Molinard (Tienda de perfumes). Craso error. Aunque no deja de ser curioso, perdimos varias horas de viaje siendo vigilados por el personal de la tienda. No sé que pensaban… dispuestos a robar, el jabón no está entre mis prioridades…

En Grasse, Provenza Francesa

Momento pijo: visita de Saint Tropez

Seguimos el camino y paramos en una bonita zona de merenderos (St. Mitchell, creo recordar). Desde allí a Saint Tropez había un pasito, aunque mucho tráfico, eso sí, y la carretera no es que fuera muy buena. Además, la mitad del pasaje decidió dormir, por si luego tenían que conducir.

En Saint Tropez, Francia
Una vez llegamos, estuvimos gran parte de la tarde por allí dando una vuelta por La Vielle Ville (la ciudad vieja), compuesta de casas altas cuyas fachadas están pintadas de colores ocres, amarillos o naranjas que se reflejan en las aguas del puerto. Antiguamente estas casas se utilizaban para guardar los barcos de pesca, actualmente son comercios y tiendas. Por allí un ir y venir de tiendas de las marcas más prestigiosas de ropa y de coches de alta gama. Mientras nos tomamos un helado, paseamos por alguna de sus numerosas calas. Estábamos como en Benidorm pero a lo Carmen Lomana.

Tras ver la Tour du Portalet, le dijimos adiós a St. Tropez dando un paseo por su puerto mientras observábamos los yates y catamaranes inmensos que allí estaban amarrados.

En Saint Tropez, Francia

Pequeño paseo por Cannes

De vuelta a Niza visitamos Cannes, famosa gracias al renombre internacional que el Festival de Cine le otorga. Hoy en día, Cannes se ha convertido en una ciudad mediática. Ahora ya no son los aristócratas, refugiados, quizá en Mónaco, ahora son los actores, escritores, antes los pintores, y sobre todo, los famosos quienes la invaden, año tras año, durante el Festival. Aún así, el frío y la falta de famosos (no era la época del festival), hicieron mella. Decidimos volver a casa, al apartamento de 5 pisos sin ascensor, ¿os lo había dicho?...

En Cannes, Francia

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

5 comentarios:

  1. El mercado de las flores es precioso. Además, también tiene todo tipo de quesos, mazapanes y un largo etcétera de delicias.

    Yo me pasé dos días decidiendo si me traía mostaza a casa, pues había de distintas variedades. Me decidí justo el último día, lunes. Bajamos al mercado... y ahora tengo un casco de guerra que ni Darth Vader!!!

    Es broma. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si no fuera porque el post no es sobre Moscú, al ver la foto de la iglesia rusa, habría pensado q estás en otro sitio!! jejeje
    Y el agua del mar... Tienes razón! Menudo color más bonito!!! Se parece un poco a las aguas del Caribe.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cintia, ¿y lo bien que te queda el casco? jejeje

    M.C., la verdad es que es muy curioso encontrarte en mitad de Niza esta iglesia. Una pena no haberla podido ver por dentro... Un saludito

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena, esta ruta siempre me ha llamado la atención, la anoto para futuros viajes, que de sitios por ver eh!! ya te enlacé en mi blog.
    Enhorabuena por el relato, me gusta. Ya he visto que no te has ido a Grecia todavía, ya me contarás!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que sí... Yo le tengo echado el ojo a alguno de tus destinos también.
    Ya os iré contando que tal por Grecia, que ya queda menos... Un saludo

    ResponderEliminar