Real Time Web Analytics

Mi viaje en ruinas: Grecia. Sexta etapa (21/10/2010)

Los monasterios de Meteora

Monasterios de MeteoraMeteora, significa en griego “en el aire” y hasta allá nos disponíamos a subir tras un copioso desayuno en el Monastiry Guesthouse.

Los primeros ascetas que se afincaron en esta zona surgieron en el siglo XI, aunque no sería hasta el siglo XIV, con el declive de Bizancio, cuando se crearon los monasterios que ahora vemos. En un principio estos ermitaños se instalaron en cuevas y viviendas a los pies de las montañas, reuniéndose en una iglesia central los días festivos y domingos, aunque pronto pensaron en trasladarse a lo alto de las rocas, en busca de paz y tranquilidad.

Monasterios de Meteora, Grecia
En 1336 llegaron dos monjes procedentes del Monte Athos. Uno de ellos era San Atanasio que fundó el primer monasterio sobre la roca conocida como Platis Lithos (330 m altitud), el Gran Meteoro, al que nosotras nos dirigimos en primer lugar. El monasterio tiene lugares muy bonitos, como el antiguo refectorio, donde los monjes se reunían para comer, la cocina, el osario, dos museos, las celdas de los monjes y su iglesia central denominada Katholikón, convertida en un ejemplo de la arquitectura bizantina. En su interior pudimos observar un fresco que representa el motivo al que se encuentra dedicado este monasterio, al pasaje evangélico en el que Jesús sufre la Transfiguración, volviéndose sus vestidos blancos y resplandecientes ante los ojos de los apóstoles Santiago, Juan y Pedro.

Monasterios de Meteora
Mención aparte merecen las impresionantes vistas que existen desde las terrazas del monasterio.

Monasterios de Meteora
Con nuestra primera visita realizada descendimos desde el Gran Meteoro, en busca de otro monasterio. Pasamos al lado de Varlaam o de Todos los Santos, que ese día se encontraba cerrado, por lo que continuamos hacia el monasterio de Roussanou o de Santa Bárbara, que dada la escasez de superficie edificable desafía cualquier vértigo con sus 4 pisos de altura. Roussanou fue reedificado sobre las ruinas de un monasterio primigenio en el 1288 d. C.

Seguimos nuestra ruta divisando el monasterio de Agia Triada o de la Santa Trinidad, pero para descansar de escalones, nos dirigimos hacia el Monasterio Agios Stefanos o San Esteban, al que se accede mediante un puente de 8 metros de longitud. Su construcción data del año 1192 y partir del año 1961 fue ocupado en exclusiva por mujeres. En su interior hay dos iglesias, aunque la más bonita de ellas es la capilla de San Esteban, con frescos que datan del ano 1501.

El paso de las Termópilas

Finalizamos sobre las 11:00 h de la mañana y ya habíamos visitado los monasterios que teníamos interés por ver, por lo que emprendimos rumbo hacia las termópilas. Poco después de retornar a Lamia (por donde habíamos pasado el día anterior) un desvío indica la salida hacia Thermopyles, escenario en el que tuvo lugar el famoso combate entre una alianza de polis griegas lideradas por Esparta y el grandioso ejército Persa, que buscaba una revancha tras la caída en Maratón.

Mapa de las termópilas
Hoy en día ya no existe el famoso desfiladero entre el mar y las montañas que le proporcionaba su valor estratégico y fue lo que permitió a Leónidas, el rey espartano, y a su ejército bloquear el avance de las tropas enemigas. Al contrario, desde la falda del monte Calídromo hasta las aguas del golfo Málico existe una llanura de cinco kilómetros de anchura, creada por los depósitos aluviales de los ríos de la zona. En este escenario cuesta imaginarse el relato de la batalla.

Sin embargo, en aquel entonces (en el 480 a.C.), esta estratégica situación les permitió afrontar dos días de ataques frontales de las tropas persas y no fue hasta que, con la ayuda del traidor Efialtes, los persas descubrieron un camino por la montaña (la senda Anopaia) que les conducía a la retaguardia griega, acorralando de esta forma al ejército griego. Cuando Leónidas se percató de la situación dio permiso a parte de su ejército para marcharse; aunque no fue tan benévolo consigo mismo y con el resto de su ejército espartano, ya que las estrictas normas éticas espartanas les impedían abandonar la posición que expresamente habían ido a defender y lucharon hasta su muerte.

Etimológicamente "Termópilas" significa “Puertas Calientes”. Puertas hace referencia a los tres desfiladeros sucesivos que en aquel entonces existían (Leónidas decidió defender la segunda puerta, un tramo de unos veinte metros de ancho, aprovechando la existencia de una vieja muralla construida por los foceos, que reforzó), mientras que el adjetivo de calientes proviene de la existencia de unas aguas termales en la zona. Y sí, tomando un desvío a mano derecha tras una gasolinera en dirección a “Thermopyles Springs” se llega a una pequeña cascada con una piscinita en la que tomar un baño. El agua, como os podéis imaginar es caliente, aunque resulta algo incómodo el olor sulfuroso que de ella brota. En la zona de las fuentes poco más hay que hacer, salvo tomar un baño, por lo que continuamos con el coche para hacer una nueva parada al otro lado de la carretera, donde se alza el monumento que en 1955 se instaló para conmemorar la batalla. Allí se alza una estatua de bronce de Leónidas lanza en mano, en cuyo pedestal reza la inscripción "Molon labe" ("ven a cogerlas"), la respuesta que dio al emisario de Jerjes cuando le exigió entregar las armas.

TermópilasA la izquierda del monumento a Leónidas se encuentra otro, de 1997, dedicado a los tespios y al otro lado de la carretera se alza la pequeña colina denominada Kolonos. Allí se encontraron numerosas puntas de flecha persas. Esas flechas proporcionan veracidad al relato de Heródoto y la imagen popular de los últimos hoplitas espartanos rodeados de enemigos y sepultados bajo una lluvia de flechas.

El origen de la maratón... en Grecia

Tras comer en un área de servicio cercana, continuamos con nuestra ruta. Hicimos una incursión en Kastro, pues nuestro mapa lo señalaba como lugar de interés, aunque no vimos ningún hito que nos animara a pararnos. La cuestión es que eran las 16:00 h y teníamos planeado llegar a Atenas de noche, por lo que decidimos acercarnos a Maratón y conocer otro histórico punto de batalla, aunque en este caso de la 1ª guerra médica.

En el año 490 a.C., el ejército griego, compuesto por 10.000 soldados, venció en este punto al ejército persa de 25.000 hombres. Lo que en principio parecía un mero trámite para los persas, que tenían fama de invencibles, terminó con una victoria griega gracias a las tácticas militares de Milcíades. A pesar de su desventaja numérica, los hoplitas griegos probaron ser tremendamente efectivos contra la infantería persa de armamento liviano. Los hoplitas rodearon a los persas por los costados y luego avanzaron hacia el centro provocando el pánico entre los persas, que se batieron en retirada por las aguas del Mar Egeo. El historiador Heródoto documentó la muerte de 6400 persas y 192 atenienses.

Milcíades, una vez que vio concretada su victoria, envió al soldado Filípides para que diera la buena noticia a las autoridades de Grecia. El soldado mensajero recorrió los 41,8 km que separaban la bahía de Maratón de la ciudad de Atenas y al llegar a la plaza exclamó: "Nenikékamen (Νενικήκαμεν)" que significa ¡Hemos vencido!, tras lo que cayó muerto de cansancio. Esta proeza inspiró la carrera conocida como Maratón, que se instauró como disciplina deportiva en 1896, durante los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna.

Aunque también es cierto que existe otra versión según la cual el atleta no fue hacia Atenas a informar del triunfo, sino que recorrió los 250 km existentes entre Maratón y Esparta, para dar aviso del desembarco persa y requerir la colaboración espartana. Como dato curioso, en Grecia se practica, además de la carrera Maratón, la Espartatlón, que une las ciudades de Atenas y Esparta en recuerdo de la proeza de Filípides.

Al igual que ocurría en las termópilas, en Maratón poco hace entrever este agitado pasado bélico, ni la gran hazaña allí conseguida.

El túmulo de los atenienses en Maratón
Pese a que tardamos en encontrar los recintos arqueológicos, en primer lugar fuimos a parar al sitio sobre el que se erigió trofeo de la batalla, aunque hoy en día sólo haya una réplica, el lugar del comienzo de la clásica de Maratón, las tumbas de los plateos (soldados originarios de la ciudad beocia de Platea que participaron junto a los griegos en la batalla), un cementerio heládico temprano que tenía cristaleras exteriores y pese a encontrase cerrado pudimos ver por fuera, el túmulo de los atenienses y aunque nos acercamos hasta el templo de Ramnous éste sólo abría hasta las 15:00 h, y no pudimos verlo. El templo de las divinidades egipcias se encuentra también en las cercanías pero pese a buscarlo y dar varias vueltas con el coche por la zona nos fue imposible dar con él, y probablemente estaría cerrado, por lo que pusimos rumbo a Atenas.

Había oído verdaderas barbaridades acerca de la conducción y los atascos en Atenas. Cierto es que hay tráfico, pero la verdad es que yendo por calles principales no me pareció una ciudad difícil para circular. Nuestro hotel (el Central Hotel) estaba situado en la calle Apollonos, muy cerca de la plaza Syntagma, por lo que siguiendo las indicaciones hacia Syntagma llegamos allí sin problemas. Nos decidimos por este hotel porque tenía aparcamiento privado que podíamos reservar sin incrementar el coste de la habitación; además había leído que las vistas de la acrópolis desde la terraza eran impresionantes, por lo que tras dejar el coche y las maletas (cada uno en su sitio), fuimos a comprobar si aquello era cierto y... allí nos recibió la Acrópolis iluminada, tan monumental como la había imaginado.

Vistas de la Acrópolis desde el hotel
Tras disfrutar de las vistas y hacer fotos por activa y por pasiva, nos fuimos a callejear un poco por la zona central de Plaka observando las numerosas tiendas de souvenirs que ya comenzaban a cerrar, elegimos una taberna y nos sentamos a cenar asediadas por gatos que buscaban alguna que otra sobra de nuestro plato...

Finalmente regresamos al hotel a dormir. El día siguiente visitaríamos la magnífica Acropolis.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

13 comentarios:

  1. Estupendo día Helena! Meteora es uno de esos lugares que me gustaría visitar alguna vez en la vida (más o menos como con Stonhenge).

    Lo del Maratón me ha resultado muy curioso... Ni por asomo se me hubiera ocurrido que era por el recorrido de la bahía de Maratón y Atenas... (Vamos, que no sabía ni que existía un lugar que se llamara Maratón jejeje).

    Que forma tan perfecta de acabar un día... inmejorables vistas del acrópolis.

    Un abrazo Helena!

    ResponderEliminar
  2. Hola Víctor:
    Meteora es un sitio muy bonito, pero lo espectacular son las montañas, ¡preciosas!
    Lo de Maratón es, como bien dices, curioso, aunque queda poquito en pie y nosotras llegamos un poco tarde (con lugares cerrados), es más bien el valor histórico del lugar lo que te lleva a pasarte por allí.
    Y para la acrópolis no tengo palabras, quedé impresionada. Todas las noches subíamos a la terraza a despedirnos de ella, jejeje.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  3. Hola Helena!

    Tengo muchas ganas de ir a Grecia y especialmente a Meteora. Je, je! No se porque pero me recuerda a Montserrat! XD

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Isabel!
    La verdad es que a mí Grecia me ha gustado mucho, pero reconozco que yo veo un par de piedras juntas y me emociono...
    Meteora es muy bonito, sobre todo el entorno. Hace unos años estuve en Monserrat, pero es algo distinto a aquello. Monserrat lo recuerdo más grande y monumental.
    Un saludo y muchas gracias por pasarte por aquí y animarte a comentar.

    ResponderEliminar
  5. Creo que comparto el gusto por Meteora como el resto de comentarios, me ha resultado un lugar muy bonito, menudo entorno de montañas y naturaleza.

    Y genial toma final para completar el día admirando la acrópolis.

    Grecia me encanta y espero ir en un futuro próximo :D

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola José Carlos:
    La verdad es que tuvimos la oportunidad de pasar por lugares preciosos, como Meteora.
    Y la iluminación de la acrópolis de noche es espectacular. Éste es uno de los mejores recuerdos que me he traído del viaje.
    Un saludo, voy a echarle un vistazo a tu blog a ver qué tal os ha ido por París...

    ResponderEliminar
  7. Hola Helena,
    Gracias por estos post tan interesantes y bien documentados (no veas lo que aprendo en cada visita que hago por aquí!)Se nota que eres una viajera inquieta y que te gusta la historia.Meteora me parece impresionante y nunca me había planteado recorrer Grecia en un coche de alquiler pero viendo tu blog me parece una excelente opción.Por cierto tienes twitter o facebook del blog para seguirte?yo estoy en ambos y es una buena manera de estar en contacto y al día de las actualizaciones de los blogs (ya te sigo por rss pero así es más interactivo...)Estamos en contacto!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola María!

    La verdad es que lo de coger el coche y recorrerte el país es muy buena opción. Vas a tu ritmo y te paras donde quieres y cuando quieres. Después de la experiencia lo recomiendo. Tampoco se conduce tan mal como la fama que tienen (me pareció mucho peor la conducción en Sicilia).

    Aún no me he animado a hacer facebook o twitter. Soy un poco reticente a las redes sociales de momento, aunque a lo mejor con el tiempo me animo... Todo se andará, jejeje.

    Un saludito y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  9. Tu diario nos ha ayudado mucho para preparar nuestro viaje de 6 días a Grecia. Muchas gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eliot, de nada. Me alegro de que la gente le encuentre utilidad, por ese mismo motivo comencé a escribir este blog.
      Un saludo y si necesitas cualquier cosa ya sabes por dónde ando...

      Eliminar
  10. me quedo perplejo de lo que contais, grecia es una basura andante, no tiene nada especial, es fea,sucia,gris, por gente como vosotros desperdicié unas vacaciones, nunca mas ni gratis, que pasa veis una piedra e imaginais batallas, si tan solo es una piedra sin mas echale buena imaginacion y no salgas de España,si lo que quieres es ver gitanos vete a los mercadillos de aquí o algunos barrios de Badalona, allí te vas a hartar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola anónimo!

      Lamento que no te llevaras del país la misma impresión que me traje yo, pues a mi me gustó bastante... Está claro que opiniones y gustos hay para todos los colores y no todas las personas somos iguales.

      De todas formas quería agradecerte que te hayas tomado la molestia de dejar tu opinión aquí en forma de comentario, puesto que ésta le puede ser útil a otras personas que lleguen al blog en busca de información.

      Un saludo y espero que en próximos viajes tengas más suerte con el destino elegido ;)

      Eliminar
  11. Ola :hello: Me encanta las fotos! Grecia es un destino maravilloso, espero volver pronto.

    ResponderEliminar