Clicky

Blogtrip por Midi Pyrénées. Moissac, Canal de Deux Mers y llegada a Montauban (10/06/2011)

Visita de Moissac: el espectacular claustro románico de la Iglesia de San Pedro

Hoy tocaba levantarse antes. A las 8:30 h le estábamos diciendo adiós a Toulouse y nos recogía un minibús para trasladarnos, en apenas 1 hora, a Moissac. Esta población es una parada del camino francés hacia Santiago de Compostela; de hecho, en su iglesia, dedicada a San Pedro, diversos peregrinos habían aparcado sus bicicletas y se encontraban haciendo una visita.

Pero es más, este monasterio se convirtió en la visita estrella del día pues, tal y como había leído, posee uno de los claustros románicos más bonitos del mundo. Yo no sé si lo será o no (comparándolo con el de Silos, por ejemplo), pero desde luego, se trata de una parada obligatoria en la región.

Se cree que su fundación data del siglo V o VII, pero en el siglo XI, debido al debilitamiento del poder real, esta abadía estaba casi arruinada, con constantes saqueos, derrumbes e incendios. Fue en ese momento cuando se solicitó la adhesión a la abadía de Cluny, facilitando la expansión de la orden hacia España y comenzando una nueva época de esplendor para el monasterio. A pesar de que la orden seguía la creencia benedictina basada en la sencillez, la desposesión de bienes materiales, la oración y el estudio de la Biblia, con el tiempo se dio más importancia a la magnificencia de los lugares de culto y muestra de ello es el claustro que se hizo en Moissac.

Una inscripción fecha su terminación en el año 1100. Las cuatro galerías del claustro están cubiertas con vigas de madera que descansan sobre 76 arcos apoyados en bonitas columnas y reforzados por pilares en cada ángulo y a mitad de cada galería. Estos pilares se encuentran revestidos con bloques de mármol procedentes de antiguos sarcófagos decorados con relieves de los apóstoles.

Iglesia de San Pedro, en Moissac

Los capiteles están decorados con hojas, animales, motivos geométricos e historias de la Biblia. Una de las historias que pudimos contemplar ilustraba la lucha de David contra Goliath. Lamentablemente, la mayor parte de los rostros perfilados en los capiteles han sido destruidos, víctimas de posteriores guerras.

Iglesia de San Pedro, en Moissac

Nos contó el guía que para realizar la línea de ferrocarril Burdeos – Sète, se planteó la posibilidad de derribar el claustro, aunque afortunadamente, finalmente sólo demolieron las cocinas de la antigua abadía. El paso de los trenes se escuchaba perfectamente desde el claustro.

Iglesia de San Pedro, en Moissac
En una de las salas adyacentes al claustro se muestra la reliquia de la abadía: el dedo del apóstol Santiago. Nuestro guía nos comentaba lo importante que era en esa época poseer una reliquia, pues atraía a multitud de fieles que también compraban en los mercados y convertía pequeñas aldeas en ciudades florecientes. La autenticidad de una reliquia no era tan importante como su objetivo, en esa época oscura en la que, la gente, en su desesperación se veía obligada a buscar un remedio para sus males y los santuarios se llenaban de peregrinos deseosos de venerar un relicario con supuestos poderes milagrosos. De hecho, nos advirtió que actuales estudios han determinado que la fecha de la que data el dedo, no coincide con la época en la que vivió el apóstol. Además, nos indicó como curiosidad que sólo en Francia existen seis reliquias de la cabeza del apóstol Santiago.

En otra sala se mostraban réplicas de libros copiados por los monjes de la abadía.  En los mismos utilizaban tres colores: el rojo, barato de obtener y por ende el más utilizado, el azul, obtenido del lapislázuli que denotaba esperanza, aunque poco usado por lo costosa de su obtención y el verde, que denotaba buena o mala suerte.

La iglesia de Moissac posee además una de las portadas más espectaculares del románico, construida hacia el año 1125. En el tímpano se representa la visión del Apocalipsis, tal y como la describió San Juan Evangelista en la Biblia. En la misma aparece Cristo en el centro coronado y sentado en un trono, bendiciendo con la mano derecha levantada y con las Sagradas Escrituras en la mano izquierda.

Iglesia de San Pedro, en Moissac

Está rodeado por los cuatro evangelistas, representados con sus símbolos: un ángel (San Mateo), un león (San Marcos), un toro (San Lucas) y un águila (San Juan), mientras que en el resto del tímpano, se encuentran los 24 ancianos del apocalipsis con sus miradas centradas en Cristo, el personaje principal.

El elevado tamaño del tímpano hizo que se necesitara una jamba central y un parteluz para sostenerlo. En su lado derecho destaca la figura de un profeta de largos cabellos, que se ha identificado con Jeremías, mientras que en su lado izquierdo aparece San Pablo.

Iglesia de San Pedro, en Moissac

Desde el exterior se distinguían claramente los dos periodos de construcción de la nave, con una parte románica (ejecutada en piedra) y otra gótica (construida en ladrillo).

Iglesia de San Pedro, en Moissac

En el interior de la iglesia llama la atención los alegres colores con los que se ha pintado. Al parecer se han extrapolado los colores y entramados originales conservados en una única porción del cerramiento, al resto de la nave. Asimismo conserva buena parte de su mobiliario del que destaca una escultura de 1485 que representa un Santo Entierro.

Iglesia de San Pedro, en Moissac

Visita de Moissac: mirador del Point de Vue du Calvaire y Puente-Canal del Cacor

Tras dedicar hora y media a la abadía, el personal de la oficina de turismo de la ciudad nos acercó a otros dos puntos de interés de Moissac. En primer lugar nos dirigimos al mirador del Point de Vue du Calvaire desde donde existían bonitas vistas de la ciudad así como de sus viñedos y, para finalizar, nos acercamos al Puente-Canal del Cacor, un puente que permite al canal lateral del Garona cruzar el Tarn.

Mirador del Point de Vue du Calvaire, Moissac

Puente-Canal del Cacor, Moissac

Nos dirigimos después al restaurante Le Florentin, situado frente a la abadía. No tengo muy claro qué fue lo que comimos, aunque diría que fue una especie de tartar de atún con viera, una tarrina de huevo con foie y trufa, merluza al papillon acompañada de puré de patatas y unos deliciosos postres, todo ello en compañía de un excepcional vino… Maravilloso. Creo que fue la comida que más me gustó de todo el viaje.

Comiendo en el restaurante Le Florentin de Moissac

Paseo en bici por la Vía verde del canal de Deux Mers y crucero por el canal

Al terminar de comer llegó mi momento más temido. Lo que había sido denominado “paseo” en bici a través de la "vélo voie verte del canal de Deux Mers". 8 km de bicicleta por la vía verde que, paralela al canal lateral del Garona, une Moissac con Castelsarrasin.

Y mis miedos no eran infundados. Lo que comenzó siendo un paseo, terminó siendo un auténtico “rally”. Íbamos justitos de tiempo y debíamos finalizar antes de las 15:15h, así que piernas ¿para qué os quiero? ¿En que ha quedado lo que yo era de joven cuando me iba en bici con mi padre por las carreteras de la Vega Baja, recorriendo decenas de kilómetros (un par de ellas por lo menos)? Pero…menos mal que algo voy en bici con mi perra y, al final, llegué a la meta… Aunque, ¿qué mejor que un vídeo para ilustrar el paseo?


En el vídeo he incluido alguna foto de “El Viajero impresionista” (así salgo yo en algún momento del mismo) y aprovecho para agradecerle que me haya permitido descargarme sus fotos.

Paseo en barco por el Canal de Deux Mers
Tocaba relajarse, tras dejar las bicicletas en Castelsarrasin, nos recogió el minubús para trasladarnos hacia el puerto de Montech, donde cogeríamos un barco que nos daría un paseo por el Canal de Deux Mers. Con botella de champán incluido, estuvimos alrededor de una hora recorriendo el canal, disfrutando de sus verdes paisajes, atravesamos dos esclusas y retornamos al puerto desde el que habíamos cogido el barco.

Paseo en barco por el Canal de Deux Mers

Paseo en barco por el Canal de Deux Mers

A dormir a Montauban

Desde allí el minibús nos trasladó a Montauban, al Hotel l’Abbaye des Capucins, que cuenta con una pequeña piscina-jacuzzi interior (ya que la piscina exterior aún estaba vacía), una sauna de vapor de agua y una de aire caliente, donde aprovechamos las instalaciones hasta la hora de cenar. También había sala de máquinas, pero ya habíamos hecho bastante deporte para todo el mes…

La cena fue en el restaurante del hotel, La Table des Capucins, y es que, el chef es famoso y cuenta en su haber con una estrella Michelin. Un gran colofón a un día excepcional.

Cenando en La Table des Capucins, Montauban

Aunque ya se veía el final al blogtrip...

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

15 comentarios:

  1. Qué curioso lo del dedo de Santiago, así que lo mismo pusieron ahí un dedo cualquiera y la gente se quedó tan pancha!!! :O Lo de la bici me recordó a una vez que acabé llevando yo la bici a cuestas porque ya no podía dar más pedales, al día siguiente amaneci con agujetas en las piernas y en los brazos x cargar con ella, jejejeje. Muy chula la etapa y las fotos!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. En verdad la portada de la iglesia es una preciosidad!!!
    Solo de leerte lo del paso en bici ya estoy cansada!! jajajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La puerta sí que es espectacular, sí. Menudo paseo, no, y aún encima después de comer bien......

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué suerte tuviste, dos blogtrips en pocos días!

    Este por el sur de Francia fue todo un gran acontecimiento tanto histórico como gastronómico. ¡Cuánto he disfrutado leyéndote¡

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Helena !!

    Me ha gustado mucho el claustro románico y la portada de la iglesia.
    Pero sobre todo, el video del paseo en bici, con la banda sonora de Verano Azul, jeje

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Menudo claustro más chulo, las fotos están geniales y el vídeo muy gracioso, jejeje

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola chicos!

    - Babyboom, se ve que pasaba muy habitualmente esas cosas con las reliquias... No sé si habrás visto la serie "Los pilares de la tierra" (imagino que en el libro será igual), pero venía a pasar lo mismo con la reliquia del fundador de la orden... Vete a saber, de las reliquias que se muestran, cuál será verdadera y cuál no... Por cierto, ya te imagino con la bici a cuestas, jejeje

    - M.C. aunque tiene más fama el claustro, a mí me gusto más la portada. Esos relieves tienen mucha tela, ¡menudos detalles!

    - Artabria, lo malo fue que el postre era una especie de bizcocho bañado en ron... No te digo dónde me subió el ron con semejante rally, jejeje

    - Mercè, ¡qué alegría verte por aquí! La verdad es que, tanto el viajero impresionista como yo, no nos podemos quejar, es toda una suerte poder vivir dos blogtrips y desde luego, comida no faltó en ninguno de ellos...

    - Víctor, venía al pelo esa música para un paseo en bici, jejeje

    - Carfot, me alegro que te hayan gustado. Ellos comparan el claustro con el de Silos, aunque yo no he estado y no sé si realmente es comparable...

    Un saludito a todos y muchas gracias por la acogida del post :D

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que la iglesia engaña a sus propios fieles con reliquias falsas... y aquí no pasa nada. Yo a veces es que no entiendo la fe de la gente... pero religiones a parte, parece que el día fue relajado. Una cosita... de verdad no os quedabais con hambre con esos platos??? jejeje..

    Un saludo!

    PD: puntazo de video... si señora, me has hecho retroceder unos cuantos años en el tiempo...

    ResponderEliminar
  9. Hola Víctor, la verdad es que el día fue bastante relajado (sobre todo cuando nos metimos en el jacuzzi, :)).
    Con lo de la comida, nos reíamos, porque, aparte de que allí se come a las 12:00h, además de los 3 platos de rigor, nos ponían siempre pre-postre, postre y post-postre... Yo hubo alguno que no pude ni probarlo y mira que tengo buen saque.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  10. Que bien que hayas disfrutado de otro blogtrip helena.Y esta zona de Francia se ve muy interesante!! Veo que el programa estuvo apretad. A ver si aflojan un poco y nos dejan algo de libertad verdad??
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Fran!
    La verdad es que sí que estuvo bien... Pero precisamente este día fue relajado, desde las 18:00 h hasta la cena (a las 20:00h) teníamos libre. Rubén (de "Voy a Internet") se fue a dar un paseo por la ciudad, pero el resto estuvimos aprovechando la sauna/jacuzzi...
    Sí que me he quedado con ganas de ver un par de cositas, pero, en el fondo, es como en cualquier viaje que hago.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que el Monasterio de Silos está fenomenal y las misas son bastante impactantes. Tendré que ir a para poder hacer comparaciones.

    Un saludo :D

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Carfot por tu comentario... y más teniendo en cuenta que estás ahora mismo de viaje por India.
    Espero que todo vaya genial por allí.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  14. Hola Helena. Aquí aparezco buscando alguna documentación del viaje para mi próxima entrada. Me alegro de que utilizaras las fotos mías; la verdad que el paseo en bici fue uno de los mejores momentos del viaje (bueno,en mi caso no sufrí, todo lo contrario). Me acuerdo también del paseo en barco, la sesión de fotos y el brindis con champagne. Muy divertido el vídeo (parezco un luchador mejicano). Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Viajero Impresionista, creo que yo me quedo con el de barco, jejeje... más relajado. Y lo del champagne fue un punto muy positivo.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar