Home » , , » Blogtrip por Midi Pyrénées. Visita de Montauban y vuelta a casa (11/06/2011)

Blogtrip por Midi Pyrénées. Visita de Montauban y vuelta a casa (11/06/2011)

Empezaba nuestro último día en tierras francesas. Hoy tocaba visitar Montauban la que, para mí, fue la mayor sorpresa del blogtrip, una ciudad de la que me quedé prendada.

Los responsables de la Oficina de Turismo de la ciudad nos recogieron en el Hotel l’Abbaye des Capucins a las 9:30 h para realizar una visita guiada de la villa cuyos orígenes se remontan a 1144. Y es que, según se cree, por aquella época los habitantes de la antigua Montauriol (actual Moustier) tenían verdaderas dificultades para convivir con el abad del convento local y, cansados, solicitaron ayuda al conde de Toulouse, que creó un recinto fortificado en los márgenes del río Tarn al que poco a poco la gente se fue mudando: la actual Montauban.

La ciudad se construyó, en torno a la plaza central, en forma cuadrangular, siendo una de las primeras bastidas francesas medievales. Con una economía basada en el comercio, vivió su época de esplendor entre los siglos XII y XIV, momento en el que se construyeron la Iglesia de St. Jacques y el Puente Viejo, sin embargo, la Guerra de los Cien Años y la peste frenaron bruscamente su desarrollo y se convirtió en motivo de disputa entre ingleses y franceses.

Finalmente, bajo el dominio francés, la ciudad sucumbió a las distintas guerras de religión de la zona. En 1560 la ciudad se sumó a la reforma protestante, y sus habitantes saquearon e incendiaron las construcciones católicas. Más tarde (1629), en tiempos del rey Luis XIII, el cardenal Richelieu se hace de nuevo con la ciudad para el mundo católico, regresando de nuevo las órdenes religiosas, reconstruyendo la ciudad e iniciando la construcción de la actual catedral.

La ciudad se convirtió en una capital regional (del Tarn y Garona) y con su bonita arquitectura de ladrillo rojo, se convirtió en un centro administrativo y agrícola. Además, por ser el lugar de nacimiento de Ingres y Bourdelle, es considerada una ciudad de arte y cultura.

Con estas palabras, la guía nos ponía en situación mientras nosotros nos quedábamos embelesados con unas preciosas vistas del Pont Vieux y del Tarn desde la Plaza Leon Bourjade.

Pont Vieux de Montauban
Unos pasos más adelante nos recibía la Iglesia de Saint Jacques, uno de los pocos vestigios que la ciudad presenta de su época medieval, construida prácticamente entera de ladrillo. Durante las guerras de religión su torre (de una época posterior, s XIII) fue utilizada como atalaya militar, su nave como taller y su coro como fortín, de hecho aún se aprecia en la torre los vestigios de los cañonazos que la alcanzaron allá por el 1621.

Iglesia de Saint Jacques en Montauban
En su interior sorprende la escasa iluminación que tiene, y no por falta de ventanales, es que las construcciones exteriores están completamente adosadas a las fachadas de la mitad de la iglesia, impidiendo gran parte de la entrada de luz.

Iglesia de Saint Jacques en Montauban
Antes de encaminarnos hacia la plaza Nacional, nos acercamos al Palacete Lefranc de Pompignan, cuya portada de ladrillo deja entrever el patio de la antigua universidad de teología protestante.

Nos dirigimos después a la Plaza Nacional, centro neurálgico e histórico de la ciudad y lugar donde antaño se situaba la sede del poder municipal. En otro tiempo estuvo repleta de casas que descansaban en soportales de madera, que fueron destruidas por dos grandes incendios. En el s. XVII se volvieron a construir estas arcadas, aunque con ladrillo, mostrando ahora bellos edificios de ladrillo rojo sobre unos soportales a modo de doble galería: la galería interior para el tránsito mientras que la exterior que antaño estaba reservada a los mercaderes, ahora está ocupada por las terrazas de diversas cafeterías. En las esquinas de la plaza, unos pórticos en forma de chaflán, le proporcionan los accesos. Además, cada mañana un pequeño mercado añade colorido a la pintoresca plaza.

Plaza Nacional de Montauban
Nuestra siguiente parada fue el Museo Ingres, ubicado en el lugar donde tiempo atrás se localizaba el castillo de los Condes de Toulouse. Durante la Guerra de los Cien Años, los ingleses comenzaron a construir una fortaleza allí que dejaron inconclusa. Más tarde el obispado terminó la construcción realizando sobre ella un enorme Palacio Episcopal, donde actualmente se exhiben diversas obras de los hijos pródigos de la ciudad: el escultor Emile-Antoine Bourdelle (1861-1929) y el pintor Jean Auguste Dominique Ingres (1780-1867) que, pese a que sus mejores obras se muestran en el Louvre o en el Museo D´Orsay, en París, legó a su ciudad natal alguno de sus cuadros y miles de dibujos.

Museo Ingres en Montauban

Museo Ingres en Montauban
Los vestigios de la fortaleza inglesa han quedado relegados a una enorme sala gótica donde, a modo de sótano, hoy se muestran diversas piezas arqueológicas medievales y dos bonitas chimeneas.

En la exposición de Ingres la guía nos explicó la evolución que sufrió el pintor. De su gusto por el clasicismo (como evidencian los desnudos que pintó en esta época) y el academicismo, a los retratos (como el de Carolina Gonsé) y grabados. Se nos mostró cómo realizaba sus pinturas por partes o a modo de collages. Finalmente admiramos alguno de los 4.000 dibujos suyos que posee el museo y que puede que sea la mayor riqueza de este museo.

Museo Ingres en Montauban
En la planta baja existe una amplia sala dedicada a Bourdelle, el célebre pupilo de Rodin, de la que cabe destacar el “Hércules arquero” de yeso, así como diversos bustos y bronces.

Museo Ingres en Montauban
El tiempo apremiaba así que pusimos rumbo a la Catedral de Notre Dame de l’Assomption, situada en el punto más alto de la ciudad y relativamente nueva. En su construcción intervinieron tres arquitectos reales, resultando un sobrio edificio (recientemente restaurado) que también contiene en su interior una obra de Ingres.

Catedral de Notre Dame de l’Assomption en Montauban
Y pese a que la Catedral no llama especialmente la atención, la plaza en la que su ubica, la Place Franklin Roosvelt, con sus coloridas viviendas bien merece una visita. Allí también se localiza el antiguo edificio de correos en cuya planta intermedia llaman la atención tres cariátides.

Muy cerca de la catedral, así como del “Jardin des plantes” acudimos a un bonito mercado donde pudimos degustar alguno de los productos del terruño (los vinos de la zona y el queso la Tome du Ramier). Buena cuenta dimos de ellos, porque creo que todos acabamos trayéndonos alguno de esos productos para casa. ¡Menudo queso! ¡Y qué vinos! ¡Qué buenos estaban!

Mercado en Montauban

Calles de Montauban
Nuestro blogtrip llegaba al final y tras un rápido almuerzo en el restaurante “Les Délices Gascons”, nos despedíamos de la región trasladándonos al aeropuerto de Toulouse, desde donde pondríamos rumbo de vuelta a Madrid en un puntual vuelo de EasyJet.

El Blogtrip me había dejado una muy buena sensación de boca de una zona a la que seguro volveré en otro momento para descubrir más profundamente.

14 comentarios:

  1. Desde luego en un blogtrip os muestran lo mejor de lo mejor, aunque como dices, tengas ganas de volver para conocerlo más "al natural".

    Me ha encantado todo lo que visteis en estos días y corroboro en que esta zona de Francia quiero ir... No me quiero perder esos quesos y vinos jejeje...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues no había oído hablar de esta ciudad y es preciosa. Qué cantidad de sitios bonitos hay por ahí!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco había oído hablar de esta ciudad y tiene una pinta estupenda!! Yo tb me uno al club que quiere conocer esta zona de Francia más a fondo!
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos, parece que todos queremos recorrer o volver a esta zona. La verdad es que está bastante cerca y en unos pocos días se le puede pegar un buen repaso...

    - Víctor, todavía lloro al recordar el blogtrip a nivel gastronómico, jejeje. ¡Un paraiso!

    - Artabria, para mí fue de lo mejor del blogtrip y en una mañana se le puede pegar un buen repaso. Con unas calles muy pintorescas y muy fotográficas (aunque no sea mi fuerte, jejeje)

    - M.C. hay verdaderas maravillas en el país vecino y la zona de Midi Pyrenees es realmente bonita.

    ¡Un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que me ha sorprendido la zona en la que has estado. Por su cultura, historia, aaquitectura, gastronomía.. Una buena opción que tendremos en cuenta para el futuro.
    Saludos y que sigan los blogtrips!!!
    fran soler-myguiadeviajes

    ResponderEliminar
  6. Me pasó lo mismo que a ti con Montauban. Nos quedamos a dormir una noche que nos iba de camino y aprovechamos para visitarla. ¡Menuda sorpresa!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Helena,

    No conocía la localidad de Montauban, pero por lo que cuentas tiene muy buena pinta.
    Qué ricos debían de estar los quesos y los vinos de la zona !!
    Helana, me alegra que lo hayas pasado muy bien en el blogtrip.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. - Hola Fran, la verdad que fue toda una sorpresa. No pensaba yo tampoco que ciudades "de ladrillo" pudieran ser tan bonitas... ¡Todo un descubrimiento!

    - MTTJ, me pareció una ciudad muy pintoresca, con rinconcitos realmente bonitos. Además, el museo de Ingres es una pasada. ¡Vamos!, que merece una visita si se está por la zona, jejeje

    - Víctor, ya te puedes imaginar lo buenos que estaban los quesos y vinos... Me vine con un par de trozos de queso, que volaron en cero coma, y una botellita de vino de la que mi familia dio buena cuenta, jejeje

    Un saludo a todos y gracias por pasar por aquí y animaros a comentar :D

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco había oido hablar de Montauban pero por las fotos y tu descripción parece muy chula. Que bien se lo han montado los del blogtrip, no os han dejado parar ni un momento.
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Hola Helena,
    tus entradas sobre Midi Pyrénées me han traído muchos recuerdos. Viví en Toulouse una temporada y toda la zona me encantó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. - Hola Carfot, entre tu ruta por la zona y la mia, haríamos un plan de viaje de 10, ¿eh? La verdad es que estuvo muy bien el blogtrip, aprendí muchas cositas...

    - Hola Elena, entonces te debes conocer la zona a base de bien... Recurriré a ti cuando vuelva por allí para que me recomiendes lugares a visitar. Toulouse me sorprendió mucho, muy bonita y muy animada.

    Saludos a ambos ;)

    ResponderEliminar
  12. Hola Helena, me encanta la vista del puente. Comentar que la parte del viaje a Montauban estuvo de lo mejor. El museo de Ingres y el mercado para volver (y la ultima comida espectacular en su sencillez). Para regresar, sin duda. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Vaya, al igual que todos los demás no había oído hablar nunca de este sitio pero muchas veces los sitios menos nombrados nos sorprenden!!! Qué envidia me has dado con los quesos ya que son mi perdición, seguro que si voy para allá arramblo con todos, jejejeje. Un saludito. ;-)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola chicos!

    - Viajero impresionista, estoy totalmente de acuerdo. A mí la ciudad me encantó y la comida fue muy buena aunque, como dices, más sencilla que las anteriores. De todas formas, creo recordar que no pude ni probar el postre porque ya estaba completamente hasta arriba (también es que en la cata de quesos me puse ciega... jejeje)
    ¿Qué tal te ha ido por Turquia? Imagino que poco a poco nos revelarás detalles en tu blog. Un saludo :)

    - Babyboom, a mí me pasa igual con los quesos... Diría que no hay manjar más apetecible, jejejeje :D
    Un saludito

    ResponderEliminar

¿Te animas a dejar un comentario?