Clicky

Santuario de Pachacamac. Perú

Unos 30 kilómetros al sur de de la capital peruana, Lima, se hallan las ruinas de Pachacamac, un enorme centro religioso dedicado a la que fue la divinidad más importante de la costa peruana (Pachacamac, “el hacedor del mundo”).

Mapa de Pachacamac, Perú
Imágen extraida de Google Images

Allá por el 200 a.C. esta zona comenzó a estar ocupada (debido al florecimiento de la cultura Lima) y fue cuando se construyeron los primeros templos: unas grandes pirámides, en torno a las que realizaron canales de irrigación con los que hicieron productivos los valles y pudieron así cultivar.

Más tarde, vio extendida su influencia a otras zonas de los Andes Centrales con la llegada de los Wari (650 d.C.). Pero fue entre 1200 y 1450 d.C., con el desarrollo de la cultura Ischma, cuando vio incrementada notablemente su área de influencia abarcando las cuencas bajas de los ríos Rímac y Lurín. En esta época, el centro ceremonial vivió un momento de esplendor, construyendo numerosos templos de corte religioso.

A los templos acudían multitud de fieles con ofrendas que se almacenaban en los depósitos del santuario y es que, al parecer, los vaticinios que allí se daban eran consultados por multitud de gente que acudía desde tierras lejanas.

Pirámide con Rampa 1, Pachacamac, Perú
Pirámide con Rampa 1

Con la llegada de los Incas al valle (entre 1450 y 1532 d.C.), las poblaciones fueron incorporadas al Tawantinsuyo y se adecuaron las construcciones existentes a las nuevas necesidades.

Se construyó el Templo del Sol, el principal templo del recinto, que coronaba la ciudadela y que actualmente ha sido parcialmente reconstruido, permitiendo su visita. Un pasaje con altas paredes de piedra te conduce hasta su terraza, pudiendo contemplar un hermoso paisaje. Allí, además se conservan diversas hornacinas que, aunque a primera vista parecen asientos, algunos arqueólogos aseveran que servían para poner los ídolos de sus dioses y celebrar rituales.

Templo del Sol, Pachacamac, Perú
Templo del Sol

Se levantó también el Acllahuasi o Mamacona, la casa donde las mujeres elegidas aprendían a tejer para confeccionar las ropas del Inca o se ejercitaban en labores de artesanía. Aunque no se podía visitar su interior, se apreciaban los corredores de adobe y tierra, el patio y la construcción de dos pisos donde vivían estas mujeres o niñas.

Acllahuasi o Mamacona, Pachacamac, Perú
Acllahuasi o Mamacona

Otras construcciones de esta época son el Palacio de Taurichumbi y la Plaza de los Peregrinos (donde aguardaban su turno para adorar a la divinidad).

Pero, tal era la importancia del ídolo de Pachamac en el área andina, que gozó del respeto y reconocimiento de los Incas cuando éstos llegaron a la zona. Dicen las crónicas que la conquista del centro ceremonial fue como una peregrinación en la que el Inca, Túpac Yupanqui, tuvo que ayunar 40 días antes de poder “comunicarse” con la divinidad.

Pachacamac fue la divinidad más importante de la costa peruana y se decía que era el creador de todas las cosas y de los seres vivos, por lo que estaba ligado a diversos elementos de la naturaleza o fenómenos de la misma, como los temblores. Sin embargo, no era el protector de las personas frente a los comunes movimientos telúricos de estas tierras, sino que era él quien los provocaba y a quien había que contentar con ofrendas que evitaran sus azotes.

La divinidad estaba representada en un ídolo de madera que muestra en su parte superior un personaje de unos 50 centímetros de alto, repetido en su lado opuesto, es decir mirando para lados contrarios. Su vestimenta tiene, en uno de los lados, decoraciones de maíz, mientras que en el otro aparecen figuras de animales. Bajo el personaje existe una serie de dibujos de animales (como felinos o serpientes) y personajes antropomorfos. La parte inferior, carecía de decoración e iba enterrada, manteniendo en pie al ídolo en todo momento.

Divinidad de Pachacamac, Perú
Imágen extraida de Google Images

Cuando los españoles llegaron, Pachacamac continuaba siendo el centro de culto y la ciudad más grande de la costa. Era un complejo de palacios y templos-pirámide, en el que los peregrinos rendían homenaje a su dios. Sin embargo cuando en febrero de 1533, Hernando Pizarro llegó a Pachacamac, bajo las órdenes de su hermano Francisco, con el propósito de recaudar todo el oro existente a cambio de la liberación de su líder Atahualpa, en el santuario encontraron el famoso oráculo o ídolo, que lejos de ser de oro, era de madera. Molestos por no encontrar lo esperado, los españoles mataron a los sacerdotes y saquearon, incendiaron y destruyeron los templos. La ciudadela fue abandonada y quedó olvidada con el paso del tiempo.

En el siglo XIX fue descubierta por varios arqueólogos que realizaron algunas investigaciones y publicaciones acerca de la enorme riqueza histórica de la zona que, muy a su pesar, no obtuvieron el reconocimiento merecido. No fue hasta 1939 cuando el Dr. Alberto Giesecke comenzó a investigar y a restaurarlo, encontrando el ídolo y la única puerta del templo y suscitando el interés por el santuario. En las décadas posteriores reconocidos arqueólogos participaron en la restauración del "Acllahuasi", el "Templo del Sol" y el "Conjunto de adobitos".

En la actualidad además de las ruinas, existe un pequeño museo que proporciona la información necesaria al visitante para llegar a comprender la importancia de este lugar en el conjunto de la arqueología peruana. En el mismo se muestran además piezas de cerámica y textil, hallados en la zona.

La visita de este recinto arqueológico se puede hacer caminando o en coche (como lo hicimos nosotras), con o sin guía, y está abierto de martes a domingos de 9:00 h a 17:00 h.
Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

20 comentarios:

  1. No conocía esas ruinas. Me las apunto…
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Vaya!, no conocía de la existencia de éste lugar ... cuando se piensa en Perú, normalmente se piensa en el Machu-pichu pero no en el resto de maravillas que hay por la zona ... cosas como las de tu post ... las tendré en cuenta para mi próxima visita al Perú.

    Gracias por compartir.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
  3. - Hola Elena. Me alegro de haberte descubierto un nuevo lugar. La verdad es que es un recinto que, por estar un poquito alejado de Lima, no mucha gente visita y, a mí, me resultó muy interesante.
    Un saludo y gracias por pasar por aquí :)

    - Alfonso, llevas mucha razón. Al hablar de Perú, inevitablemente viene a la mente el Machu Pichu y el Titicaca, pero el país tiene mucho más que ofrecer y éste lugar es uno de esos sitios. Me alegro de aportar un granito de arena para darlo a conocer.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. No tendré tiempo de visitar el Santuario de Pachacamac ya que en Lima estaremos el tiempo justo. Ya estoy viendo que tendré que volver a Perú! ^__^

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante este post!! 40 días de ayuno??!! Madre mía!! Mi novio me teme cuando le digo que tengo "un agujero en el estómago", así que no te cuento como iba a estar durante tantos días, jajaja.

    ResponderEliminar
  6. Me muero de ganas de visitar Perú! Así que tomo nota de este sitio. Yo también lo desconocía totalmente!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Están chulas las ruinas!!! Me lo apunto para cuando pueda ir a Perú, que cada vez me está rondando más en la cabeza para el año que viene...
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Por allí estuve. Cercana a Lima, grande y bastante desconocida por el viajero medio (pocos turistas cuando estuve). Recorrida en vehículo y conflicto con el taxista por los precios. Saludos

    ResponderEliminar
  9. - Hola Isabel, veo que ya tienes todo el planning montado para tu viaje, ¿eh? Yo también me dejé algunas cosas interesantes en el tintero. Como siempre, la excusa perfecta para volver, jejeje. Bueno, ya nos irás contando cositas

    - Artabria, a ti te pasa como a mí: los ayunos no son para nosotras, jejeje. Yo no soy capaz de dejar de comer ni un día...

    - Moonflower, me alegro también de haberte descubierto el lugar. Estoy segura de que pronto te dejas caer por Perú...

    - M.C. ¿el año que viene? Pensaba que tus pensamientos iban de nuevo por Asia (Malasia o Indonesia, había leído por twitter ¿no?) Bueno ya desvelarás el destino, jejeje

    - Viajero Impresionista, llevas mucha razón. Nosotras también la recorrimos en coche y con guía y me pareció muy interesante. Por suerte, no tuvimos problemas con el taxista.

    Un saludito a todos y muchas gracias por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  10. Curioso que la gente pase el tiempo justo en Lima para salir pitando hacia Cuzco y visitar el Machupicchu, con lo impresionante que es este santuario, aunque muchas veces pesa no tener tantos días como uno quiere para visitar el país.

    Muy chula la entrada, no conocía este lugar, así que anotado queda :D

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  11. Un sitio impresionante. Lo cierto es que nosotros tampoco lo llevábamos "marcado" en nuestro improvisado recorrido (lo cerramos en el avión desde Madrid a Lima). La idea era hacer el recorrido inverso (Lima-Cuzco-Titicaca-Arequipa-Nazca-Paracas-Lima) y subir al norte menos turístico, pero nos sorprendió una huelga de mineros informales en Nazca que cortó todas las carreteras del país cuatro días antes de nuestra vuelta.
    Con ese panorama, al llegar a Lima, decidimos quedarnos y visitar los alrededores. Era mayo, mes de los museos y, además de la entrada gratis, teníamos una pequeña visita guiada.
    No hubo taxistas en esta ocasción, cogimos un combí desde la capital :-)

    ResponderEliminar
  12. Cuanta información de Pachacamac, yo visité las ruinas el último día que estuve en Perú porque tenía la mañana libre y me sorprendieron gratamente. El lugar estaba un poco abandonado pero su historia es muy interesante y las vistas del océano increíbles.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola chicos!

    - José Carlos, lo malo de las construcciones por esta zona es que son de ladrillo / adobe y claro, no llaman tanto la atención ni se conservan tan bien como las impresionantes construcciones incas de piedra. Pero a mí me pareció un buen lugar donde comenzar a aprender que antes de los incas hubo muchas otras culturas...

    - JAAC, ¡menuda faena os hicieron los mineros! Porque también es cierto que estar en Perú y no visitar el Machu Pichu como que te deja a mitad, ¿no? Pero seguro que le pegasteis un buen repaso a la zona en la que estuvisteis

    - Carfot ¿te pareció abandonado? A mi no me dio esa impresión, pero del terremoto de días antes se apreciaba algún daño y derrumbe. Una pena, pero es lo que tiene esta zona... Las vistas desde el templo del Sol al oceáno, como dices, preciosas. Muchas gracias por pasarte por aquí a comentar desde Costa Rica, ¡es todo un detalle!

    Un saludo chicos y muchas gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar
  14. No, si recorrimos todo lo que queríamos sin problemas :) lo que nos faltó, una vez acabada la vuelta y llegado a Lima de nuevo fue subir al norte, por eso tuvimos cuatro días "de más" en Lima.
    Nuestro viaje

    ResponderEliminar
  15. Fantástica entrada Helena!! no tenía ni idea de la existencia de estas ruinas y me ha encantado conocer su historia y veo que Pachamac era una divinidad más que importante!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. - JAAC, ¡ahhh! Bueno, entonces el mal es menor. Había entendido que sólo habíais visitado Lima. Sigo tu blog desde hace poco tiempo y hay relatos que aún no me he leído, pero prometo hacerlo poco a poco, ;)

    - Hola Fran, muchas gracias por tus palabras. Cuando las visitamos me pareció muy interesante: te cuentan cómo fue el paso de los españoles por allí, los sacrificios humanos que se hacían en el Templo del Sol,... ¡vamos! a mi no me dejó indiferente la ruta por allí.

    ¡Un saludo chicos!

    ResponderEliminar
  17. Hola Helena, me ha encantado la entrada. No he ido a Perú, pero algún día ire y por supuesto me apunto El santuario, tiene buenísima pinta.

    ResponderEliminar
  18. Ah, FELICES FIESTAS y espero que el 2012 venga cargado de proyectos viajeros! Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hola Helena,

    Muy interesante el post. Helena, gracias por acercarnos a un lugar, que la mayoría desconocíamos,las ruinas del santuario del ídolo Pachacamac.

    Un abrazo y Felices Fiestas !!

    ResponderEliminar
  20. - ¡Hola Caliope! Pues nada, ya tienes aquí otro lugar a anotar en la lista de pendientes, jejeje.
    Felices fiestas y espero que entremos con buen pie en el 2012 :)

    - Víctor, me alegro de que te haya parecido interesante el post.
    Un saludo y ¡¡Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar