Clicky

Ollantaytambo (Perú): indagando en el misterio de las construcciones incas (2ª Parte)

Si hubo algo que me pareció magnífico del recinto arqueológico de Ollantaytambo es la comprensión que llegué a adquirir allí acerca de los métodos de construcción incaicos.

Y es que, aunque a mí me tire demasiado la profesión, lo que no se puede negar es que las obras incas dejan perplejos a todos los visitantes que acuden a admirarlas, incapaces de entender la perfección lograda por el trabajo humano de los antiguos Quechuas. Pero es que, en realidad, esta habilidad para la construcción no fue casualidad sino el resultado de una evolución de miles de años (para ser exactos de los 18 - 20 mil años que tiene la cultura peruana).

Ollantaytambo, Perú
¿Cómo podían realizar esos cortes tan perfectos en roca granítica incluso con forma curva?
El Templo del Sol de Ollantaytambo se construyó con granito rosa y lo cierto es que hoy en día las canteras que abastecieron de material pétreo a las edificaciones incas de todo el Tawantinsuyo son relativamente fáciles de ubicar (gracias a los métodos de investigación actuales). En concreto, la cantera de la que se extrajo este material rosáceo se tiene perfectamente localizada, a exactamente 4 km de distancia del templo en el otro lado del valle (en la cima de las montañas del sudoeste). Una cantera que actualmente se conoce como Kachiqhata (Cuesta de sal) que, afortunadamente, apenas ha sufrido modificaciones y todavía hay testimonios que atestiguan el trabajo lítico.

Ollantaytambo, Perú
Atravesaron el valle para traer las rocas
El primer trabajo que se realizaba en cualquier construcción era la fractura y desprendimiento de las grandes rocas de la montaña y éste era quizás el trabajo más tosco de todo el proceso. Para ello muy a menudo se analizaba la localización de fisuras o fracturas preexistentes en la roca y que eran después forzadas a desprenderse mediante palancas de bronce o vigas de madera. Otra técnica empleada podría haber pasado por la ejecución de pequeños agujeros con cinceles metálicos que según su alineación fracturaban la roca.

Otra de las hipótesis que se baraja consiste en la ejecución de pequeños agujeros en la roca, convenientemente alineados, que eran rellenados con agua que al congelarse durante la noche provocaban la requerida fractura. 
Detalle de roca en Machu Pichu, Perú
Detalle de roca en Machu Pichu:
en el canto derecho se ven las muescas originales
a la izquierda, una simulación efectuada posteriormente
Independientemente de la forma de precorte que se empleara, los bloques de piedra debían ser tallados parcialmente en las canteras antes de transportarlos hacia el lugar requerido. Los cronistas señalan que los Quechuas utilizaban otras piedras más duras para realizar este proceso, cosa que ha quedado completamente demostrada al encontrar evidencias de estos martillos líticos en algunas canteras.

El transporte de los mega-bloques se realizaba a través de vías que se construían ex profeso entre las canteras y el lugar de construcción. Si eran terrenos con pendientes se ejecutaban rampas o planos inclinados (como el que se observa en Ollantaytambo). Mediante instrumentos como rodillos de leño, piedras rodantes (algunas se conservan cerca de Saqsaywaman en la propiedad de la familia Callañaupa), sogas de cuero, palancas, poleas  y la mano de obra de cientos o incluso miles de hombres, empujaban las piedras. En Ollantaytambo, el trasporte aún fue más complicado, pues debieron desviar el cauce del río, ejecutando un cauce paralelo al río natural, para permitir el cruce de las moles de piedra.

Ollantaytambo, Perú
Rampa por la que subían los bloques de piedra a Ollantaytambo
Hasta el momento parece que se le ha encontrado explicación a la obtención, corte y transporte de los bloques de piedra, aunque ello le no quita una pizca al asombro que produce el hecho de imaginarse el trabajo que realizaban. Aún así, si algo llama la atención en las construcciones incas son los perfectos cortes efectuados en las rocas antes de su colocación. Cortes de una finura tal (el espesor del corte podía ser de milímetros) que es imposible que hayan sido realizados mediante percusión o mediante el empleo de cinceles. Se manejan algunas hipótesis que aluden a que éstos fueron realizados con una especie de sierras hechas de hilos u hojas de algún material capaz de cortar la roca, quizás de cobre o cuarzo ayudado de agua y algún material abrasivo, como pudiera ser la arena, pero con esta técnica los hilos se calientan y se ablandan, por lo que realmente se desconoce cómo lo hacían. Una buena evidencia de ello se observa en Ollantaytambo, aunque las incógnitas aún no hayan obtenido una explicación demostrada.

Ollantaytambo, Perú
Vestigio de corte en roca en Ollantaytambo
Otra cosa que deja boquiabierto al visitar las construcciones incas es la forma en que se ensamblaban las rocas. Las estructuras incas parecen auténticos rompecabezas en los que ninguna piedra parece dejarse al azar. A ese respecto me llamó muchísimo la atención una pequeña roca que se incrustó en el Qorikancha de Cuzco para salvar una pequeña holgura que quedaba entre unas rocas:

Detalle de roca en el Qorikancha, Perú
¿veis la pequeña roca del centro?
De nuevo, estas construcciones dejan sin habla.

Existen muchas incógnitas acerca de cómo se conseguía el perfecto engarce de las piedras. Y lo cierto es que todas las dudas existentes se deben a la falta de crónicas y archivos acerca de esas técnicas. Se barajan algunas hipótesis de entre la que la más aceptación tiene señala que los quechuas pudieron usar pequeñas maquetas hechas con materiales similares a la arcilla, que posteriormente eran reproducidos exactamente. La construcción comenzaba con la colocación de la fila inferior que se iba completando con la instalación de filas superiores. Éstas eran más complejas ya que las piedras tenían que encajar inferior y lateralmente. Según se cree se iban tallando las caras superiores de las piedras golpeándolas despacio con martillos de piedra según la forma de la superficie inferior. Pero, si se mira la imagen posterior, se puede comprobar que para realizar el ensamblaje respecto a una única piedra se debían tallar ocho piedras que serían colindantes, y este hecho se multiplica con cada una de las ocho piedras colindantes, llegando a tener un efecto exponencial. Además ninguna pieza se repite en forma, por lo que parecen trabajos escultóricos.

Ollantaytambo, Perú
Las piedras son auténticos rompecabezas
No soy capaz de imaginarme este proceso de colocación y más teniendo en cuenta que había piedras que podían pesar varias toneladas. Por este motivo muchas de las piedras grandes que forman parte de paredes incas suelen tener dos entalladuras en la parte más baja de sus caras que debieron servir para facilitar su transporte, levantamiento y manipulación.

Ollantaytambo, Perú
Entalladura en roca - Ollantaytambo
No puedo sino mostrar admiración por la magnitud de la obra inca. Espero haberos transmitido el gran interés que a mí me produjo este recinto arqueológico y haber suscitado algo de curiosidad en vosotros.  

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

19 comentarios:

  1. La verdad es que los incas eran auténticos maestros de la arquitectura. A nosotros nos explicaron algunas cosas en Machu Pichu pero creo que no tantas como has puesto aquí, te lo has currado un montón!!! Muy buena entrada. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Voy a tomar buena nota de todo esto de Perú... que espero que este año ande por allí. Además yo alucino también con todo esto de las construcciones tan perfectas que hacían antes. Yo sin duda no me perderé este cuando vaya.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. - Muchas gracias Babyboom. Es que como os comenté este templo me dejó sin palabras. El guía de esta zona fue buenísimo y contó muchos detallitos de los que incluso hoy me acuerdo... Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada :D

    - Víctor, os para allá con lo de los billetes de LAN ¿no? ¿habeis pensado ya fecha? Bueno ya irás contando detallitos...
    Un saludo y gracias por pasar por aquí :)

    ResponderEliminar
  4. Helena, me ha encantado esta entrada! Yo también siento admiración por este tipo de construcciones. Y efectivamente me has hecho aumentarla con tu artículo.

    Es increíble la perfección de estas construcciones y sus técnicas( y eso que aún no sabemos ni a ciencia cierta cuales eran), y más teniendo en cuenta la época en que fueron hechas.

    Tomo nota yo también de este lugar. A ver si cae pronto Perú, que le tengo muchas ganas!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. VAya entrada más completa e interesante!! Me encanta!

    ResponderEliminar
  6. Si no recuerdo mal en Cusco hay una piedra con ocho esquinas que, por supuesto, monta perfectamente en sus anejas. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola chicos!

    - Muchas gracias Moonflower por tus palabras. La verdad es que las construcciones incas no me dejaron de sorprender en todo el viaje, pero fue en ese recinto donde me di verdadera cuenta de la dificultad de su obra.
    Ya me contarás tus impresiones cuando caiga... :D

    - Artabria, me alegro mucho de que te haya parecido interesante el post.
    A ver si ahora me pongo con los relatos de Pompeya (que no veas la pereza que me da ponerme con ellos...)

    - Viajero impresionista, en efecto en Cuzco hay una piedra con mucha fama que cuenta con 12 ángulos perfectamente ensamblados... Aunque recuerdo una en el Qoricancha que no se cuántos ángulos tendría, pero aquello sí era de impresión...

    Un saludo y gracias a todos por pasar por aquí :)

    ResponderEliminar
  8. Realmente impresionante. Además, las fotos que has tomado. publicado reflejan perfectamente toda esa perfección arquitectónica. Me gustaría, ! como no ! visitar ese Perú incaico; creo que tendrá que esperar un poquito aunque por tu relato fan ganas de salir ya.
    Un besazo, ciudadana viajera.

    ResponderEliminar
  9. Hola José Manuel, me alegro de que te haya despertado interés este relato. Perú tiene muchos tesoros, jejeje
    Un saludo y gracias por pasar por aquí y comentar

    ResponderEliminar
  10. Acabo de descubrir este blog y me gusta mucho!!

    Me pasaré por aqui a menudo!

    milittletreasure.blogspot.com

    =)

    ResponderEliminar
  11. Justamente esta semana he estado arreglando el relato de Perú.

    Me ha gustado esta magnífica explicación tuya y, realmente, según puedo leer, has "suscitado algo de curiosidad" entre tus lectores.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  12. - Hola Nere, me alegra de que lo hayas encontrado interesante. Ahora pasaré yo por el tuyo. Un saludo ;)

    - ¡Hola Mercè! Se te habían descolocado las fotos, ¿no?
    Ya sabes que a mí este recinto me encantó y quería dejar constancia de él en el blog.
    Un besete y gracias por pasarte por aquí :P

    ResponderEliminar
  13. Es alucinante la perfección con la que están encajadas las piedras!!

    Vaya ganas de ir a Perú!

    Un saludo.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que sí, Alfonso.
    Seguro que pronto te escapas para allá...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  15. Si estuviste sólo 4 días en Londres tienes excusa para que muchas cosas te hayan quedado por ver...peor es lo mio que va para 4 meses aquí y no habí ido hasta la semana pasads!! =)

    milittletreasure.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Desde luego cuesta creer que en aquella época fueran capaces de diseñar estos lugares tan perfecto.

    Sin palabras. Ay Perú que ganas tengo de ir por allí jeje

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que no solo las construcciones inca despiertan mi admiración. Me pasó cuando estuve en Egipto que me preguntaba cómo era posible que en su época consiguieran hacer los templos que hacían... Es increible que sin tener los adelantos de que hay ahora, antiguamente pudieran hacer las cosas que hicieron todas esas civilizaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. - Jajajaja... Nere, a veces las cosas que tienes más cerca son las que más se tardan en ver (a mi me pasa igual aquí en Valencia)

    - José Carlos, la verdad es que impresiona mucho. Seguro que pronto te dejas caer por allí...

    - Muy cierto M.C. y en Egipto todavía es más alucinante ya que es muy anterior... Yo estuve en Egipto con 13 años y recuerdo que fue un viaje que me encantó y me dejó impresionada

    Un saludo a todos y gracias por pasar por aquí. A ver si me pongo con los relatos de Herculano que ultimamente no saco tiempo para nada

    ResponderEliminar
  19. he viajado grna parte del Peru, jamas he salido al extranjero, pero he conocido gran parte de mi pais, por ejemplo las ruinas incas de Huanuco viejo que son parecidas al Cuzco, son bellisimas, las manos cruzadas en Kotohs- Huanuco, hermosas, la fortaleza de Kuelap en Amazonas- chachapoyas, El tambo, en Huancayo hermoso, los cuartos de oro y plata los unicos que hay en Cajamarca, la pregunta es por que no existen mas, exhuberantes, Chan chan la ciudadela mas grande de barro, impresionante, el mismo Cuzco, invencible, pisag, controversial, estas ruinas hermosas de chavin que hay en Ayacucho, me falta Chavin de Huantar y las que se encuentran en San Martin parecidas al Cuzco, pero lo que me encanto sobre todo es OLLANTAYTAMBO, para mi es inigualable, sin quitarle merito a las otras maravillas pero ollantaytambo es exageradamente impresionante, que hermoso donde se le vea, ademas que te pomes a pensar pero no das con la real respuesta, a veces puedo decir que los extreterrestres vinieron y lo hicieron todo, que orgullosa me siento de mi pais donde voy siempre encuentro ruinas, mo tam conocidas pero ruinas muy bonitas, una de ellas Pachacamac cerca a Lima bellisima parecida a la de Chachan, asi como de piedras cuando te vas a Lunahuana, en fin, a viajar se ha dicho

    ResponderEliminar