Ollantaytambo (Perú): mucho más que un simple recinto arqueológico (1ª Parte)

A 76 km de Cusco se ubica la población y recinto arqueológico de Ollantaytambo. Podría decir que fue el sitio en el que me di verdadera cuenta la complejidad de las construcciones incas, aunque eso será materia del próximo post. 

El actual pueblo de Ollantaytambo es un lugar que conserva a la perfección la naturaleza y el sabor del antiguo pueblo al estar ubicado en el mismo sitio en el que se encontraba la zona urbana en tiempos de los incas y, aunque las viviendas han sido dotadas de electricidad y los tejados de paja han sido reemplazados por otros más modernos, hoy en día los nativos habitan las edificaciones que sirvieron de viviendas a personajes de la nobleza inca. Es muy curioso ver cómo aún continua fluyendo el agua potable por canaletas en sus calles para abastecer a la población.

Ollantaytambo, Perú
Una calle de la actual ciudad

Pero no sólo se puede admirar la belleza del pueblo contemporáneo sino que posee un recinto arqueológico que lo ha convertido en un auténtico museo viviente, con un inmenso complejo de terrazas agrícolas y un centro religioso y militar. Esta localidad adquiere gran importancia al creer muchos investigadores que el inicio de la cultura inca se encuentra allí.

Dos son las leyendas que tratan de explicar el origen de la ciudad y en definitiva el comienzo de los incas:

La de Ollantay:

Esta leyenda cuenta la historia de amor entre Ollantay (un admirado y querido guerrero) y Cusi Coyllur (hija del rey inca Pachacútec). Los jóvenes mantenían una relación prohibida, ya que ella era de la nobleza y, a ojos del rey, él era poca cosa para aspirar a desposar a la hija del Inca, que debía casarse con alguien de su misma clase social. Ante la negativa del padre los jóvenes decidieron casarse en secreto pensando que así Pachacutec aceptaría la relación, pero esto lejos de aplacar su carácter esto le provocó un gran enfado e hizo enviar recluida a su hija al Templo de Acllahuasi, la casa de la sacerdotisa suprema del Sol (en Pachacamac).

Ollantay, que fue retenido en su cuartel, preso de la melancolía llegó a la conclusión de que las leyes del Imperio Incaico eran injustas y reunió a un grupo de guerreros que desde Ollantay-Tampu se rebeló contra Pachacutec. El Inca tras 10 años de arduas batallas y capturar a Ollantay decidió aceptar el matrimonio que vivió feliz en Cuzco.

Se dice que el nombre de este pueblo proviene del nombre del general.

La leyenda de Tunupa:

Otro mito se basa en la existencia de un dios abstracto, pese a que los incas tenían dioses que podían ver como el rayo, las estrellas, la luna, el arcoiris y el sol. La única deidad abstracta que tuvieron los incas: Viracocha, el hacedor de todo. La identificación que le daban a Viracocha era la de una persona longeva con barba y una corona (algo similar a la imágen que tenemos los Cristianos de Dios).

Cuenta esta leyenda este dios abstracto envió a una persona a la tierra para que empezara a poblarla, con una apariencia de tez blanca, con barba, una corona y gran bulto en la espalda donde cargaba con las plantas más importantes (maiz, papa y coca). Este emisario se llamaba Tunupa. Portaba un cetro con el que iba golpeando la tierra y allá donde lo hacía salían grupos de gente, de esta forma comenzó a poblarse la tierra.

Ahora bien, la creación del imperio inca, cuenta la fábula que se debe a Manco Cápac, un personaje que salió del Lago Titicaca, puesto allí por el astro sol con la misión de fundar un gran imperio que fuera gobernado sabiamente y donde las gentes vivieran en bienestar y felicidad: el Imperio Inca. Manco Cápac fundó la ciudad de Cuzco, capital del imperio, en el lugar donde se hundió la barra de oro que recibió del Sol, cosa que ocurrió en el cerro Huanacaure, cerca de Cuzco


La cuestión es que en Ollantaytambo se mezclan ficción y realidad, porque al hilo de esta última leyenda, en la colina de Pinkuylluna (que se encuentra frente al pueblo) se intuye la cara de un hombre que se cree que podría ser el citado Tunupa o el propio Dios Viracocha y unas construcciones sobre las que se ha especulado mucho. Se ha dicho que podrían haber sido escuelas, hospitales, lugares de meditación o vigilancia (que en altozanos permitían controlar el movimiento de la gente en el valle) o incluso cárceles; pero todo parece apuntar a "Qollqas" o "Pirwas", es decir, graneros o almacenes de comida, ropa o armas. Y es que, aunque su ubicación, en mitad de un cerro puede parecer inadecuada para un granero el cronista Bernabé Cobo señala que "(los incas) construían sus depósitos fuera de los pueblos, en lugares altos, frescos y ventilados... ". Al parecer esa ubicación permitía una mayor ventilación que conservaba mejor los productos.

Ollantaytambo, Perú
Vista de la colina Pinkuylluna. Tunupa y graneros

Ollantaytambo, Perú
¿veis el perfil del inca?
Pero la cara de Tunupa - Viracocha no es la única que se distingue en el cerro, en el extremo izquierdo de la montaña se puede apreciar el perfil de un inca con su típico tocado en la cabeza. Su ubicación que en principio pudiera aparentar ser un capricho orográfico no parece aleatoria, sino que  fue esculpida en la montaña para cumplir una función astronómica relacionada con la previsión de las estaciones y así estimar los ciclos de cultivo. El 21 de junio, día del solsticio de invierno el sol salía exactamente por ese punto y era momento de hacer rituales y rogar por la obtención de buenas cosechas. En septiembre (equinocio), el sol se veía aparecer por la cima del cerro, momento en el que se avecinaban lluvias y convenía preparar los campos de cultivo. Tres meses después, en el solsticio de verano, los rayos del sol salían por la parte derecha de la montaña; las plantas ya habían crecido y se debía retirar las malas hierbas y comenzar a hacer surcos (el apurcado). Por último, tres meses después el sol volvía a hacer su aparición por la cima de la montaña, señal de que las plantas estaban madurando; en ese momento esperaban aproximadamente un mes y comenzaban con la recogida de cosechas. Como se ve la montaña tenía un fin puramente agrícola y se usaba para determinar el paso del tiempo con exactitud.

Ollantaytambo, Perú
Imágenes de la salida del sol en solsticios y equinocios en la colina de Pinkuylluna

Ollantaytambo, Perú
En base a estos factores no se puede obviar la función agrícola de Ollantaytambo. Y es que al cruzar la puerta (situada al oeste de la plaza Manyaraki) y acceder al sector sagrado, lo primero que se ve son las imponentes terrazas agrícolas que se suceden de forma más o menos paralela al río. Como se puede deducir parte de las mismas se utilizaban con fines de cultivo (que eran alimentadas por un acueducto) pero otras tenían fines protectores para evitar la erosión y contener los templos allí levantados.

Al ascender por la escalera entre las terrazas y llegar a la cima el tipo de arquitectura del recinto cambia, de pequeñas construcciones de de piedra burda se pasa a construcciones ricas en piedra maciza, señal inequívoca del cambio en la naturaleza de la construcción. Se llega a la zona sagrada. Se puede ver el Templo de las 10 ventanas, nombrado así debido a los 10 nichos trapezoidales que existen en la pared y cuya parte delantera no se conserva. Poco más arriba se encuentra el templo más importante, el Templo del Sol construido con granito rosa.

Ollantaytambo, Perú
Recinto arqueológico de Ollantaytambo

Se trata de una de las obras de la arquitectura inca más impresionantes, aunque se dice que no llegó a ser concluido, es imposible no admirar el perfecto engarce de los 6 monolitos de piedra que llegaban a pesar 90 toneladas.

En su superficie destaca el típico grabado en forma de escalera, llamado chakana, que simboliza las tres fases del Mundo andino: el "Hanan Pacha" (mundo celestial), el "Kay Pacha" (mundo viviente) y el el "Ukhu Pacha" (el mundo subterráneo).

Ollantaytambo, Perú
Chakana en Templo del Sol

Tras el sector religioso está la pared circundante que protegió esta zona y fortificó la ciudad de Ollantaytambo, que como vemos fue uno de los complejos arquitectónicos más monumentales e importantes del imperio inca. Aunque habitualmente se le llama fortaleza por los enormes muros que les protegían de los “antis” (sus peores enemigos), en realidad fue un “tambo” o ciudad-alojamiento ubicada de camino hacia el “antisuyo” (la selva).

Para finalizar la visita existe una serie de estructuras hidráulicas que recogen agua de los deshielos y por las que aún hoy discurre agua.  Debieron ser fuentes ceremoniales para rendir culto al dios del agua ("Unu" o "Yaku"). Destaca en concreto una fuente cuadrangular dispuesta en el interior de un patio, que al parecer posee la orientación exacta que hace que los rayos del sol incidan exactamente en la fuente el día del solsticio de invierno (el Inti Raimi para los incas) desde la cima del monte Pinkuylluna.

Ollantaytambo, Perú

Pero no es ésta la única fuente, sino que hacia el este hay otra denominada el "Baño de la Ñusta" ("El Baño de la Princesa") finamente tallada y otras muchas fuentes en el norte que constituyen un inmenso templo dedicado al culto del agua y que hacen de esta localidad una visita que a mi me resultó imprescindible.

Para terminar os dejo un vídeo-resumen de mi paso por allí:


Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

16 comentarios:

  1. Me encanta Ollantaytambo, creo que fue el pueblo que más me gustó de Perú (de los que visité, claro) Me viene bien todo lo que has puesto ya que nosotros no tuvimos guía allá y lo que sabemos lo preguntamos a gente autóctona del lugar, jejeje. Un abrazo y espero que los Reyes te traigan muchas cosillas. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos me trae este relato. Coincido con Adela, me encanta Ollantaytambo y la magía que desprende el Valle Sagrado. Fué uno de los momentos más especiales del viaje a Perú...

    Un abrazo muy fuerte Helena, y feliz dia de Reyes (a ver si se portan bien)

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante descubrir éste rincón de Perú ... no he estado en Perú y por eso idealizo Perú con otras zonas más conocidas ... pero es super interesante saber de lugares como éste.

    Un saludo.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
  4. Impresionante lugar!! Me encantaría poder viajar a Perú y ver el Machu Pichu, pero sin duda tendré que vistiar también otros muchos pueblos increíbles :-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola chicos! Perdonad que he cambiado un poquito el texto de la entrada, he encontrado unas anotaciones que hice en el viaje y lo he completado un poco.

    - Babyboom, a mí fue uno de los sitios que más me gustó. En el siguiente post, hablaré un poco de los métodos constructivos incas y de cómo en Ollantaytambo quedan patentes... Fue un sitio alucinante y el guía que llevábamos (en la zona de Cuzco) era buenísimo. Todo el tema este de la montaña y la predicción del tiempo para realizar las cosechas me parece increible. Me alegro de que hayas encontrado de interés la explicación

    - Isaac, ¡qué alegría verte de nuevo por aquí! Lo mismo me pasó a mí al ir viendo vuestros relatos, me hacían recordar muy buenos momentos.
    El Vilcabayo (Vilca = sagrado y Bayo=río), actual Urubamba, fue el río más importante ideológicamente para los incas y muchas de sus construcciones más importantes están a lo largo de su curso, aunque en las montañas (Machu Pichu, Ollantaytambo, Pisac...) ¡Es espectacular! Un lugar con mucha magia

    - Alfonso, este lugar, para mí fue de los más impresionantes que vi, no en sí por el sistema de terrazas y las construcciones, pero me abrió los ojos a esta cultura... Para mi un lugar imprescindible. Cuando vayas, espero ver qué opinas

    - Artabria, pues sí, creo que todos tenemos en mente el Machu Pichu, pero hay otros sitios realmente impresionantes que no hay que pasar por alto...

    Un saludo a todos y espero que hayais sido buenos y los reyes hayan llegado cargados de regalitos ;)

    ResponderEliminar
  6. Vaya como te curras las entradas del blog, mejor que en cualquier guía del lugar. A seguir viajando y contándonos lo que hay por ahí!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hey Machbel! Muchas gracias. A ver si es verdad y ponto podemos volver a hacer alguna escapadita...
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  8. Helena, un magnífico relato que me pone los dientes largos ya que estoy como loco por ir a Perú algún día!! De momento em conformo con leerte...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Fran! Estoy segura que más pronto que tarde acabas poniendo un pie allí, jejeje.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  10. Precisamente hoy estaba hablando con un amigo y me ha contado de ese lugar. Me ha encantado leer tu relato y la leyenda que envuelve Ollaytantambo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Gracias María Teresa!
    La forma en la que utilizaban el cerro para estimar el paso del tiempo y así poder cultivar me pareció alucinante.
    El siguiente post que estoy preparando también trata de Ollantaytambo, pero a nivel constructivo.
    Un saludo y gracias por pasar por aquí :)

    ResponderEliminar
  12. Desde luego parece impresionante!!! Cada vez tengo más ganas de ir a Perú... Solo falta que convenza a mi chico para poder ir. A ver si le hago leer tu post para que le pase como a mí!
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Precioso pueblo y muy chulas las leyendas, siempre me han gustado este tipo de historias, sean o no ciertas.

    La verdad que Perú es un país fascinante, a ver cuando me dejo caer por allí :D

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  14. - ¡Hola M.C.!
    Pues sí, seguro que si ve alguna entrada de Perú (de las muchas que hay en la red) se termina de convencer... Además, la gente de allí es amabilísima

    - José Carlos, el pueblecito es como volver a meterte en los tiempos incas y con las leyendas, mitos y dioses de allí te puedes hacer un lio de aupa, porque hay para todos los gustos y colores.
    Es muy curioso cómo, pese a que hoy por hoy son fervientes católicos, todavía hay costumbres muy arraigadas y se siguen haciendo, por ejemplo, ofrendas a la Pachamama (la tierra)... Es un país fascinante.

    Un saludo chicos y gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar
  15. Hola Helena. Conocía la leyenda del general y la princesa y de la construcción secreta del lugar. En caso del ataque de un ejército no daría tiempo a unos fugitivos de levantar semejante complejo en tiempo suficiente para repelerlo aunque como posición defensiva es tremenda. Impresionan los depósitos en lo alto de los cerros. Espectacular e imperdible. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu comentario, viajero impresionista. ¡Fíjate! A mí no me contaron la historieta que comentas...
    Un saludo :)

    ResponderEliminar