Real Time Web Analytics

Viaje a Malta y Pompeya. Primer día en Italia (05/10/2011) - Herculano

Amanecía en Grottaminarda. A las 7:00 de la mañana comenzaba a sonar el despertador y es que no queríamos dormirnos en los laureles ya que aún nos quedaba una horita de coche para llegar a Herculano, nuestra primera visita del día.

De ruta por Italia en coche
Al bajar a desayunar, el pobre hombre que la noche anterior nos había recibido ya estaba detrás de la barra preparando el café para otro inquilino y, si nosotras dormimos poco, no quiero pensar él… En fin, a eso de las 8:30 h estábamos ya en nuestro Cinquecento de alquiler dispuestas a llegar a la famosa ciudad romana enterrada a principios de nuestro tiempo por el Vesubio. El volcán cuya silueta comenzábamos a vislumbrar desde el coche.

Al poco rato, y casi sin darnos cuenta, dejábamos atrás la autopista y comenzábamos a adentrarnos en la actual ciudad de Ercolano. Multitud de coches circulaban por sus bulliciosas calles, la gente cruzaba a su libre albedrío ¡vamos! La típica postal de ciudad italiana… me recordaba a Catania, en Sicilia, y aunque todo parecía apuntar a que nos iba a costar aparcar, en las cercanías del recinto arqueológico localizamos un parking de tipo hora, al lado de un cuartel de policía (ideal), donde dejamos el coche las tres horas que calculábamos que duraría nuestra visita…
La entrada al recinto arqueológico se realiza a través de una primera puerta algo extraña que te conduce por un largo camino, en forma de rampa, desde el que ya se ven las ruinas, a una segunda entrada, donde se expide el ticket para comenzar la visita. Como teníamos en mente visitar todos los recintos arqueológicos que pudiéramos, compramos una entrada combinada que por 20 euros/persona permite el acceso a Herculano, Pompeya, Stabia, Boscoreale y Oplontis. Y para no perdernos detalle, nos hicimos con una audioguía con la que recorrer todos los puntos de interés de la ciudad.

Pero, pongámonos en situación...

¿Qué ocurrió realmente en Herculano?

El antiguo asentamiento griego de Herakleion, fundado según cuenta la leyenda por Hércules, pasó a formar parte del imperio romano en el 89 a.C. que la comenzaron a utilizar como residencia para los veteranos jubilados y lugar de visita de ricos romanos que la poblaron de espléndidas villas. Por lo que cuando el volcán entró en erupción en el año 79 d.C. Herculano era una bonita ciudad de vacaciones de cerca de 5.000 habitantes.

Esqueletos hallados en Herculano
Esqueletos hallados en Herculano
Sin embargo la primera vez que se excavaron sus ruinas apenas se hallaron 15 cuerpos; en un primer momento parecía que los habitantes de la ciudad divisaron la erupción a tiempo de escapar, pero la realidad fue muy distinta... Conforme siguieron las tareas de limpieza y excavación y se sacaron a la luz lo que en el pasado fueron unos almacenes portuarios (fornici) también salió con ellos la cruda y macabra realidad pues allí yacían cerca de 300 esqueletos que no lograron escapar del volcán.

Y precisamente esos cuerpos, esos huesos, fueron los que permitieron averiguar lo ocurrido en la próspera ciudad de Herculano. A partir de la coloración y características de los huesos que se hallaron allí, al más puro estilo CSI, se llegó a saber que el fatídico día de la erupción del Vesubio, la temperatura del aire en Herculano (a 6 km de distancia del monte) llego a alcanzar los 450ºC y la única manera plausible para que esto sucediera es que el Vesubio liberara lo que se conoce como flujo piroclástico, una combinación de rocas, cenizas y gases calientes (de hasta 1000 ºC) que avanzó a gran velocidad (hasta 725 km/h) arrasando con una tremenda violencia todo a su paso.

La situación debió ser dantesca. Los habitantes de Herculano debieron ver cómo de repente una gran nube negra emergía del monte y se dirigía hacia ellos, inundando rápidamente las calles de la ciudad y abrasando todo a su paso. La gente, aterrada, debió dirigirse hacia el puerto en busca de cobijo o forma de escape, pero éste acabo convirtiéndose en su tumba y en apenas una hora la ciudad de Herculano quedó completamente enterrada.   

Pero por otra parte ese fango o flujo, bajo el que permaneció enterrada durante más de 1.700 años, es el que precisamente ha hecho que se conserve tan bien la ciudad, siendo posible observar alguno de los pisos superiores de las construcciones (cosa que no se ve en Pompeya, que fue destruida de otra manera), madera carbonizada en puertas y vigas, mosaicos y frescos que dejan constancia del lujo que existía en la ciudad antes de la gran catástrofe.

En las afueras de la ciudad se localizan las villas más lujosas, que tenían vistas al mar, y entre las que destaca la Villa de los Papiros, que al parecer fue el lugar de retiro del suegro de Julio César (aunque en la época en la que nosotras fuimos no se podía visitar por tareas de restauración. Recordad que hay que pedir cita previa en su página web)

Nuestra ruta por la ciudad de Herculano:

Mapa de Herculano

El primer punto al que se llega de la ciudad (a través de un túnel y un puente) son los Fornici (1), los antiguos almacenes portuarios y el lugar por el que se salía al mar en la antigua Herculano. Aquí yacían los cerca de 300 cuerpos que no lograron escapar de la furia del Vesubio, pero también en 1982 se encontró un barco romano de 9 m de eslora en buen estado de conservación, con los esqueletos de unos remeros y un soldado (equipado con cinturón, dos espadas, escalpelos y una bolsa de monedas).

Herculano, Italia

Sobre estos almacenes se sitúa la Terraza de Marco Nonius Balbus (2), un lugar que se dedicó al pretor y procónsul de las provincias de Creta y de Cirene, con un altar fúnebre cubierto de mármol, en reconocimiento de los trabajos de restauración y nuevas construcciones que hizo por la ciudad, y las termas suburbanas (3), actualmente cerradas al público pero, por lo visto, espléndidamente bien conservadas. 

Al oeste de la terraza se encuentra la zona conocida como Área Sacra (4) que contiene varias salas y dos templos contiguos, uno de ellos dedicado a Venus (5) y otro a las cuatro divinidades (6), como evidencian unos relieves dedicados a Minerva, Neptuno, Mercurio y Vulcano.

Bordeando la terraza, a través de una rampa se entra en lo que es propiamente la ciudad.  A través de “Cardo V inferiore”, comenzamos a descubrir las diversas edificaciones. A mano derecha entramos en la Casa del Relieve de Telefo (7), la segunda casa más grande de Herculano, que con tres plantas se cree que perteneció a M. Nonius Balbus.

Herculano, Italia

A mano izquierda la Casa de los Ciervos (8), el lugar donde comenzamos a conocer las antiguas viviendas romanas, dotada de un pequeño atrio, salas de servidores, cocina, alcoba, salones, dormitorios, jardín y terraza con vistas al mar. Curiosas pinturas se conservaban aún en alguna de sus paredes.

Herculano, Italia

Un poco más adelante nos topamos con dos tabernas: la taberna del Priapo (9), llamada así por la pintura del Príapo encontrada detrás de la barra que protegía el negocio del mal de ojo, y la gran taberna (10), con un bonito mostrador de mármol repleto de “dolias” y estantes escalonados.

Herculano, Italia

Frente a ellas, la Palestra (12), es decir, el gimnasio. Un complejo de edificios que en su día debió ser monumental y que se utilizaba para actividades deportivas. A través de pórticos y lo que antaño debieron ser bonitas columnatas se accede a la zona que antiguamente fue una piscina rectangular y que más tarde se rehizo con forma de cruz, sobre la que se colocó una fuente de bronce que representa la Hidra de Lerna. Frente a ella, aún perduran diversas salas en las que se realizaban ceremonias.

Volvimos a la calle principal y nos dirigimos a la Panadería de Patulcus Félix (15), donde se conservan dos molinos y un horno. Frente a ella, la Casa con jardín (13), que poseía pequeñas habitaciones (que no se podían visitar) pero con un gran jardín. Más adelante la Casa del Atrio Corintio (16), una de las residencias más antiguas, que con su mediano tamaño llama la atención por su coqueto atrio de tres columnas corintias de ladrillo a cada lado. Pero que también posee un impluvium, habitaciones y salas de estar decoradas con bonitas pinturas del “cuarto estilo".

Herculano, Italia

Volviendo sobre nuestros pasos nos dirigimos a la Taberna Vasaria (11), la Casa del Gran Portal (14), denominada así por el bonito portal, con dintel y cornisa, construido tras el terremoto del año 62 d.C. y giramos para ver la Casa Sannitica (31) y entrar posteriormente en las Termas Femeninas (27), donde se han mantenido estupendamente bien las estructuras originales así como los pavimentos. De la sala de espera (a cielo abierto) con asientos de mampostería en las paredes, se accede al apodyterium, el vestuario, una sala de bóveda de cañón donde se encuentra el famoso mosaico de Triton. Tras esta sala, se accedía al tepidarium (sala templada), que contaba con estanterías para el almacenamiento de prendas de vestir y posteriormente al caldarium (sala caliente). Detrás de las habitaciones un horno calentaba el agua que se extraída mediante un pozo a 8,25 m de profundidad.

Herculano, Italia

Al salir de las termas, nos acercamos a una tienda (30) de alimentos en la que se puede observar la cocina y algunas de las habitaciones en la planta superior de la casa. La tienda estaba completamente amueblada en madera: con estanterías y ánforas de vino.

Herculano, Italia

A su lado la Casa de Neptuno y Anfitrite (29), que cuenta con bonitos mosaicos de pasta de vidrio y frente a ellas la casa del Salón Negro (18), que en su entrada aún se puede ver su marco, arquitrabe y parte de la puerta de madera carbonizadas.

Herculano, Italia

Al final de la calle, la tienda del soldador (17) con un largo mostrador de bloques de piedra caliza donde se puede ver el crisol de fundición y algunos depósitos de barro usados para enfriar las piezas forjadas. Allí se encontraron lingotes de plomo, tuberías, un candelabro de bronce y una estatuilla en el proceso de reparación. También hay que percatarse del altillo de madera que aún se conserva en parte.

Herculano, Italia
Al girar la esquina nos recibía la tienda de Cucumas (19). Una pintura en su lateral indicaba las bebidas que se vendían allí y un listado de los precios del vino. En la parte superior de la pintura se representa la figura de Semo Sancus, una divinidad similar a Hércules que protegía los negocios, mientras que en la parte inferior se puede leer la inscripción en letras rojas “NOLA” que era el anuncio de un espectáculo.

Continuando por Decumano Massimo, pasamos frente a una tienda (20) donde se muestra una viga carbonizada que sostenía un altillo que se derrumbó, otra taberna (22), un Sacellum (23) o pequeño edificio sagrado antes de llegar a la Sede de los Augustales (24), el lugar donde los augustales se reunían para honrar culto al emperador Augusto.

Bonitos frescos decoran en sus paredes: en la parte izquierda se representa la entrada de Hércules en el Olimpo acompañado por Júpiter (en forma de un arco iris), Juno y Minerva, mientras que en la parte de la derecha se alude a una batalla entre Hércules y Achelao.

Herculano, Italia

Tras este edificio se encontraba cerrada la Casa de la Columnata Toscana (21), la casa del doble atrio (25) y las termas masculinas (26).

Herculano, Italia

Continuamos caminando por Cardo III, hasta llegar a otra taberna (38). Frente a ella, la casa del esqueleto (42), llamada así porque se encontró un esqueleto en el piso superior de la vivienda.

Hicimos una breve incursión en la Casa del Genio (39) y la Casa de Argos (38), de dos plantas con un gran jardín rodeado por un pórtico con columnas, antes de adentrarnos en el albergue (43) en dirección a Cardo IV Inferiore. 

La Casa del bonito mosaico (33) estaba vallada y no se podía visitar, por lo que continuamos andando hacia la Casa de la Alcoba (32). Frente a ella se encuentra la casa del herma de bronce (34), la Casa del enrejado (35), que era una casa de huéspedes con un llamativo balcón y la Casa de la partición de madera (36), cuyo nombre deriva de la división de madera, que aún se conserva, que separaba el atrio del tablinum, para mantener la privacidad de la familia.

Herculano, Italia

Terminamos nuestra visita a Herculano viendo el lanario (37), la tienda de un comerciante de telas, dentro de la que se puede observar el único ejemplo de una prensa de tornillo de madera para planchar ropa.

Herculano, Italia

Íbamos apuradas de tiempo, pues las tres horas que habíamos puesto de zona azul en el coche estaban apunto de acabarse, así que salimos pitando hacia el parking. Nuestra siguiente parada sería el Vesubio, pero eso os lo contaré en la próxima entrada…

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

22 comentarios:

  1. Hola Helena,

    Muy interesante el relato de Herculano, curiosamente estos días estuve leyendo en la revista de viajes, un reportaje sobre Pompeya, Herculano y la costa amalfitana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por fin llegamos a Pompeya y Herculano! Excelente. Precisamente ahora estoy leyendo un libro muy bueno acerca de Pompeya. Danos más...

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla! Había leído que Herculano, aunque menos conocida que Pompeya, estaba mejor conservada y parece que así es. Me encanta!! Está claro que hay que volver por aquella zona!! jeje

    ResponderEliminar
  4. - ¡Hola Víctor! Sí, ya vi el reportaje y más o menos comenta los lugares que nosotras recorrimos, jejeje. A ver si poco a poco voy completando estos relatos

    - Aventuras geológicas, ya sabía yo que estas entradas te gustarían más. Y en la próxima: el Vesubio

    - Artabria, hay cositas aquí que no se ven en Pompeya (como restos de vigas de madera carbonizadas), pero también hay cosas en Pompeya que no se ven en Herculano... Lo ideal sería combinar ambas, pero el tiempo manda y hay veces que no se puede.
    Nosotras nos dejamos la villa de los papiros por ver, que dicen que es impresionante.

    Bueno chicos, un saludo y gracias por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Cómo me gustaría ir a Herculano! Estuve hace un tiempo en Pompeya pero no nos dio tiempo a nada más. Espero que algún día… :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Helena, espectacular tu descripción del final de Herculano, lo vi en directo. Es sorprendente el grado de conservación, en muchos casos las ruina romanas se limitan a dos hileras de piedras y échale imaginación al resto. En este caso te sumerges en la historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. - Hola Elena, la verdad es que es inevitable dejarte sitios por ver donde quiera que vayamos... A mí, de esta zona también se me quedaron algunos pendientes (Nápoles, sin ir más lejos). Habrá que volver...

    - Viajero impresionista, a mí me llamó muchísimo la atención los frescos y pinturas. Se conservan de maravilla. Pero, como dices, allí puedes entrar en las casas, ver su distribución, las distintas estancias... y todo se ve de otra forma.

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar
  8. Jo, con las ganas que tengo de ir para allá. De Herculano había oído que estaba mejor conservado pero nunca pensé que fuera tan chulo. Me lo apunto!!! Un abrazo. ;)

    ResponderEliminar
  9. Helena, cuanta historia se ve en tu post. La verdad que no conocia Herculano. Un lugar desde luego para considerar y para trasladarse en el tiempo. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartir sobre Herculano, como casi todos nosotros fuimos a Pompeya y tuvimos que dejar Herculano. A ver si algún día...
    No dejes de ir a Nápoles es una ciudad muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Un post muy completo!! Desde que vi "los últimos días de Pompeya" he tenido ganas de conocer estos dos lugares... tu post me va a ser muy útil en un futuro!

    ResponderEliminar
  12. Un lugar interesantísimo. Curioso lo de las tabernas que me han recordado a la que también se conserva en Ostia.
    Me ha impresionado lo de los 450ºC de temperatura del aire, un auténtico horno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Pues me has convencido para ir, Pompeya se lleva la fama pero veo que Herculano está bastante mejor conservado. Vaya agonía ser enterrados por la lava sin poder escapar, que angustia.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola a todos! Perdonad el tiempo que he tardado en contestar, pero ultimamente me falta tiempo para todo...

    - Babyboom, la verdad es que Herculano es un recinto más recogido que Pompeya (que es enorme) pero con mucho interés... A ver si te haces con una oferta para acercarte a verlos

    - Carlos, ¡me alegro mucho de verte por aquí!. La verdad es que me gusta contextuar los posts que hago para que la gente que sea como yo, no muy ducha en historia, se ponga un poco en situación... creo que no se ven igual las cosas.

    - Cool, pues la verdad es que Nápoles se me quedó en el tintero. A ver si algún día en un crucero cae...

    - Purkinje, a mí éste era un sitio (toda la zona) que me llamaba muchísimo la atención desde hacía tiempo, pero no encontraba buenas combinaciones de vuelos... Al final, cruzando el ancho del país en coche lo conseguí, jejeje.
    Espero que te sirvan los relatos, aunque lo mejor (en mi opinión) es hacerse con una audioguía

    - María Teresa, las tabernas a mí me chiflan. Me pasó en Ostia y me siguió pasando en Herculano y Pompeya. En Pompeya además había setenta y pico tabernas. Era un paraíso terrenal para mí... jajaja.
    Lo que se debió vivir allí en el momento de la erupción tuvo que ser espeluznante. Aunque las muertes que se producen en cualquier catástrofe natural deben ser horribles...

    - Carfot, pues en la próxima entrada os hablaré de otro desconocido de la zona: Oplontis, que tiene pinturas murales excepcionalmente bien conservadas. A ver si así te termino de convencer (un poco más), jejeje

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios. Me hace mucha ilusión entrar aquí y ver vuestras opiniones :D

    ResponderEliminar
  15. La verdad que a mí me encantó Pompeya ... superó con creces mis espectativas !!! ... pero no veo en tus fotos fotos de personas cubiertas de lava ... ¿ya no están? ... fue una de las cosas que más me alucinaron!.

    Un saludo y gracias por compartir.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
  16. Raquel qué maravilla Herculano! conozco Pompeya, y creo como tú que lo ideal es combinar los dos yacimientos, por que son únicos pues dejan poco espacio a la imaginación; el esfuerzo que tienes que hacer para imaginarte como sería por ejemplo el foro de Roma, ni aquí ni en Pompeya es necesario, está todo tal cual y estar allí es como viajar en el tiempo. Interesantísima entrada y muy chulo vuestro coche, me encanta ;)

    ResponderEliminar
  17. Desde luego Pompeya se lleva toda la fama y resulta que Herculano se conserva aún mejor y tiene mucha menos gente, todo ventajas.

    Anotado queda para una futura visita ;)

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  18. Nos gusta que lo primero sea el contexto histórico, así habría que empezar los post.
    Un recorrido fantástico, y menos agobiante que el de Pompeya, al parecer. :O

    ResponderEliminar
  19. - Hola Alfonso, la verdad es que todos estos lugares son una maravilla y a mí también me gustaron mucho. En Pompeya sí que continúa habiendo moldes de personas, pero en Herculano no los hay (imagino que porque el tipo de muerte fue distinta...)

    - Calíope, la verdad es que el cochecito era muy cuco, jejeje. Lo malo: el maletero. El priemr día fuimos con una maleta a la vista aunque afortunadamente no pasó nada.
    Llevas mucha razón en que al visitar estos yacimientos acabas teniendo una idea general de cómo era una ciudad romana.

    - José Carlos, eso había leído yo: que en Herculano había mucha menos gente, pero cuando nosotras fuimos la verdad es que estaba a tope. Además había un par de grupos de alemanes (ya entrados en años) bastante maleducados... de esos que se abren paso a empujón limpio...
    Pero con, o sin hordas, son una maravilla.

    - Guisante Verde, me alegro de veros por aquí y gracias por vuestras palabras.
    Yo no sé si es que en Pompeya, al ser más grande, los turistas estábamos más repartidos... pero en Herculano había bastante gente y conforme más tarde se hacía llegaba más gente aún. Creo que lo mejor es madrugar y llegar allí en cuanto abren

    Un saludo a todos y gracias por animaros a comentar :P
    Ya estoy enfrascada con el siguiente post: la ascensión al Vesubio y la Villa de Popea

    ResponderEliminar
  20. Me muero de ganas las ruinas de Herculano y Pompeya!! Y con tu relato y las fotos tengo más ganas aún!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola guapa! Un post súper completo e interesante. He visto que tienes también info de Perú, igual voy este verano, así que pienso leerla toda ;). ¡Encantada de haberte conocido personalmente en Fitur! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  22. - ¡Hola M.C.! Entonces... estás igual que yo (antes de ir). Tenía muchas ganas pero no encontraba la combinación "en presupuesto" que me llevara allí. Seguro que pronto estoy leyendo vuestros relatos de esta zona.

    - ¡Hey Susana! Muchas gracias por pasar por aquí. Estuvo bien coincidir en Fitur (aunque solo fuera un ratillo).
    Sí que he publicado algún post de Perú aunque de momento no tengo muchas cosillas. Espero que te sean de interés. Ya veré tu opinión del país en tu blog, jejeje

    ¡Un saludo chicas! :)

    ResponderEliminar