Clicky

Viaje a Malta y Pompeya. Segundo día en Italia (06/10/2011) - Boscoreale y Costa Sorrentina / Amalfitana

Cuando terminamos de comer cogimos de nuevo el coche y nos acercamos a Porta Marina a devolver las audioguías para recuperar mi DNI y poder continuar con nuestra ruta.

Visitando Boscoreale

Teníamos en mente visitar Boscoreale y Stabia, los dos recintos que nos quedaban para completar el pack de cinco entradas que habíamos comprado el día anterior en Herculano, sin embargo, no iba a ser tan fácil. Todo lo contrario, resultó bastante difícil. La señalización de estos recintos es prácticamente inexistente. Al primero de ellos llegamos tras preguntar a un amable señor que nos repostó gasolina en sus cercanías, pero la segunda fue misión imposible (aunque también es cierto que tampoco le pusimos mucho ahínco).

La verdad es que no teníamos del todo claro qué era lo que íbamos a ver y la zona de viviendas en las que nos estábamos metiendo con el coche era cada vez más marginal, pero cuando vimos llegar un autobús, no cabía la duda: era allí. Aparcamos el coche frente a la entrada, no sin algo de preocupación por dejarlo en ese entorno (¿tendríamos  ruedas al salir?) y entramos al recinto donde precisamente en ese momento estaba accediendo un coche. No había indicaciones así que decidimos seguir la ruta del coche dispuestas a preguntar por dónde se entraba… pero conforme nos encaminábamos al lugar un hombre salió a nuestro encuentro para indicarnos que fuéramos por el camino que salía a nuestra izquierda, en dirección al Antiquarium. Y ¿qué es el Antiquarium? Pues un museo.

Al parecer fue fundado en 1991 por la “Soprintendenza Archeologica di Pompei” para mostrar a modo didáctico cómo los romanos de la zona del Vesubio hacían uso de los recursos naturales, para comprender su modo de vida en esa época y su relación con el medio ambiente.

En el museo se hace hincapié sobre las actividades pesqueras mostrando cebos y redes; pantallas explicativas recrean los bosques de la época con su flora y fauna características (compuesta por ciervos y jabalíes principalmente), la agricultura (basada en viñedos y cereales), la ganadería (con ovejas y cerdos)…  Pero también se muestran objetos de la vida cotidiana de la zona como un pan quemado en un horno o el molde de un pobre perro cuyos amos debieron morir asfixiados y quedó atrapado con su cadena. En otras vitrinas se exhiben ungüentarios y se trata de explicar el proceso de fabricación de perfumes y cosméticos, las plantas medicinales que se utilizaban o las técnicas para teñido de textiles.

En una segunda sala se muestran algunos hallazgos realizados en la Villa Regina como cerámicas, una taza de lámpara de aceite, sellos de bronce o un molino de piedra volcánica. Se muestra también una reconstrucción de la villa, y hallazgos de otras villas parcialmente excavadas en el área de Boscoreale.


Y es que, según he leído a mi vuelta, justamente allí existen los restos arqueológicos de otra casa de campo: la “Villa Regina”, donde se producía vino y donde pueden verse salas de prensado de la uva, sus prensas de madera (“torcular”) y una gran bodega de vinos con varias dolias de barro incrustadas en el suelo para almacenar el vino y mantenerlo a temperatura. Pero debe encontrarse por la zona en la que nos cortaron el paso e imagino que en el momento de nuestra visita no se podría acceder a la villa.

Después de dar una vuelta por el museo, continuamos nuestra ruta. Nos quedaba por ver Stabia y hacia allí nos dirigíamos. Seguimos los carteles que había por la carretera hasta que dejamos de verlos…

¡Grissom! ¡Hemos perdido el rastro!
Sí, yo creo que en la rotonda deberíamos haber girado a la izquierda.
¡Ya! ¡Yo también!

Recorriendo en coche la costa Sorrentina. Visita rápida de Sorrento

A todo esto yo seguía conduciendo… y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos ya de camino a Sorrento. ¡Pues nada! ¡allá vamos!. ¿No dicen que la costa Sorrentina y la costa Amalfitana son una preciosidad?

Costa Sorrentina con el Vesubio al fondo
La carretera panorámica por la que circulábamos nos mostraba un bonito escenario natural. Cada cierto tiempo ensanchamientos con miradores nos permitían hacer paradas y sacar nuestro lado artístico con la fotografía y se ve que a más de uno le sacaba también el lado romántico, porque en cada mirador en el que parábamos había una pareja de enamorados dando rienda suelta a su pasión, jejeje.


Fuimos dejando atrás ciudades hasta llegar a la más importante de la zona: Sorrento. Nos costó dios y su madre aparcar; bueno, más que aparcar (que realmente aparcamos con rapidez), buscar un lugar en el que comprar la especie de ticket de la hora en la que habíamos dejado el coche. Preguntamos en varios comercios… y ¡nada! ¡no me entendían! Cintia, hija, pregunta tú que se te da mejor el italiano… Finalmente en uno de los sitios a los que me mandaron (un estanco) compré el ticket. Era una especie de boleto tipo rasca válido para un determinado tiempo de duración (en función del precio que quisieras comprar había varias duraciones, nosotras adquirimos uno de 1 hora), en el que se tenía que rascar la hora a la que dejabas el coche aparcado. Cuando finalmente pusimos el rasca, salimos del coche y callejeamos un poco por la ciudad.

La que fuera la antigua Surrentum, es hoy en día un lugar muy turístico, con bonitas vistas hacia la bahía de Nápoles y el Vesubio y un centro histórico en el que estrechas callejuelas se entrecruzan, repletas de restaurantes, bares y tiendas de souvenirs.

Sorrento, Italia

Apenas recorrimos sus calles y vimos algunos de sus monumentos más característicos, partiendo de la Piazza Tasso con la estatua del patrón de la ciudad en su centro (San Antonino) pasamos por la Catedral (con un interior digno de ver) y el claustro de la Chiesa di San Francesco.

Sorrento, Italia

Pero fue en el jardín público de Villa Comunale donde disfrutamos de las bonitas panorámicas de la bahía que ofrece la ciudad, pues ésta se levanta sobre un imponente talud de toba volcánica, que se desploma sobre el mar. Desde allí, en lo alto de los acantilados se  veían también Marina Piccola y Marina Grande, las dos playas de la ciudad.

Tras la visita retornamos al coche, no sin antes llevarnos un recuerdo típico de Sorrento y ¿qué mejor que un Limoncello y un paquete de pasta (de los que ya hemos dado buena cuenta)?.

Acantilados de vértigo en la Costa Amalfitana

Costa Amalfitana, Italia
Proseguíamos nuestra ruta en coche adentrándonos en la archiconocida Costa Amalfitana. La carretera discurría por vertiginosos desfiladeros que caían directamente al mar, en los que es inevitable sentir algo de respeto, más si el conductor (como era el caso) tiene algo de aprensión a las alturas. Se dice que las vistas que existen desde ella hacen que sea una de las más bonitas carreteras del Mediterráneo. Con la precaución por bandera sobrevolábamos los cortados que se sucedían en cada curva e íbamos cediendo el paso en cualquier saliente de la carretera a los valientes italianos que hacían y deshacían en ella a su antojo.  

Según he leído fue en el siglo XIX cuando Fernando II de Borbón ordenó abrir este sinuoso camino para facilitar el acceso a los pueblecitos de pecadores que salpicaban la cornisa de esta península y que, hasta ese entonces, eran accesibles sólo por mar.

En nuestro discurrir, llegábamos al tiempo a Positano, uno de los pueblecitos más pintorescos y famosos de la zona. Una cascada de casas se esparce por la ladera de la montaña en la típica postal de esta ciudad. Dar un paseo por sus calles debe ser bonito, sin embargo comenzaba a anochecer y aún nos quedaba un largo recorrido por delante por lo que no nos detuvimos en el pueblo.

Positano, Costa Amalfitana, Italia

A su espalda se podía divisar a lo lejos las islas “Li Galli”, un pequeño archipiélago formado por tres islotes (Gallo Lungo, Rotonda y Castelluccio) en el que las antiguas leyendas situaban a las míticas sirenas que con sus cantos atraían a los marineros.

Costa Amalfitana, Italia

Nuestra ruta continuaba y al rato llegábamos a Praiano, y como ya casi era de noche, seguimos hasta Amalfi, el corazón de esta zona.

Costa Amalfitana, Italia

Se dice que esta ciudad es preciosa y que pasear por sus callejuelas o ver su catedral del S.XI dominando la plaza en la que se encuentra es algo que has de hacer al pasar por allí. Sin embargo, no lo hicimos. Para cuando llegamos había anochecido completamente y el único aparcamiento que encontramos era tipo hora (similar a la de aquí), pero una hora costaba ¡5 euros!. Por orgullo nos negamos a pagar tal cantidad de dinero por una hora de aparcamiento… y decidimos marcharnos. Si hubiéramos visto otro aparcamiento lo hubiéramos intentado, pero no hubo suerte, así que pusimos rumbo de vuelta a Pompeya.

Amalfi, Costa Amalfitana, Italia

Amalfi, Costa Amalfitana, Italia

Atasco en Costa Amalfitana, ItaliaPara colmo, cuando llevábamos unos 5 km (desde que dejamos Amalfi atrás), nos topamos con un atasco… Lo que parecía una pequeña congestión se convirtió en una hora completamente paradas en la carretera en un atasco de tres pares de narices, sin poder echar para atrás ni para adelante, totalmente encajonadas. Parecía que la ciudad se quería vengar de nosotras por no haber invertido en ella. Se ve que un autobús que venía en sentido contrario se había quedado atascado, cosa que no es de extrañar dada la naturaleza de la carretera… ¡Una pena! Porque en caso de haberlo sabido hubiéramos aprovechado para cenar en Amalfi y salir después de vuelta a nuestro hotel de Pompeya. Sin embargo el resultado fue que llegamos al hotel casi a las 23:00 h, pensando que ni siquiera nos darían de cenar, pero todo lo contrario, lo cierto es que nos trataron a las mil maravillas en el Hotel Forum y pese a llegar 5 minutos antes de que cerraran la cocina nos atendieron con muchísima amabilidad.

El día acababa y con él prácticamente finalizaba nuestra andadura por tierras italianas.

Costa Amalfitana, Italia

A la mañana siguiente una intensa lluvia nos acompañó la mitad del camino de vuelta a Bari. Tocaba decirle ya “Ciao” a Italia.

¿Eres amigo ya de "Mimaletayyo" en facebook y twitter? Hazte seguidor de este blog de viajes y estarás al día de todas sus novedades, podrás comentar vídeos, fotos...

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

17 comentarios:

  1. Jejejeje, tienes que practicar italiano, mira que mandar a tu amiga a comprar los tickets...Me ha encantado Positano pero yo hubiera hecho igual que tú, vamos 5 € 1 hora por aparcar que lo paguen ellos!!! Qué robo!!! Un abrazo. ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola Helena,

    Muy interesante la visita al centro de Sorrento y el recorrido por la costa amalfitana con el pueblo de Positano, donde las vistas de las casas en la ladera de la montaña son de postal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya vistas!! Qué ganas de volver a Italia! Muy mal lo de la señalización, aunque así se aseguran que los que llegan hasta allí están realmente interesados, jeje

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena. Un viaje muy bonito. Tengo en cuenta, si algún día puedo ir, los pueblos que recorriste de la Costa Amalfitana. Ciertamente la ciudad se vengó doblemente, privándoos de la visita y reteniéndoos al salir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito Positano!! Me recuerda mucho a los pueblos de Le Cinque Terre, al noroeste de Italia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola a todos!

    - Babyboom, tengo muy claro que el italiano no es lo mio... Y eso que yo a la gente que me habla más o menos les entiendo, pero ellos a mí, ni papa, jejeje.
    Lo del parking era un robo aunque hubiera sido mejor que estar tirados en la carretera como estuvimos después...

    - Hola Víctor, la verdad es que es bonito Sorrento, pero no espectacular. Ahora sabiéndolo, hubiera parada en Positano o Amalfi antes que en Sorrento. Las vistas desde la carretera y la carretera en sí merecen una visita.

    - Artabria, la verdad es que me arrepentí de no haber pensado antes en coger unas coordenadas para meterlas en el gps, que además lo llevábamos en el móvil, pero bueno, otra vez será... Podríamos haber parado y preguntado para ir a Stabia, pero tampoco le pusimos mucho interés. También queríamos cambiar un poco el tipo de visita en nuestra última tarde allí

    - Viajero Impresionista, ¡hay que ver cómo son estas ciudades!, jejeje. ¿Qué le vamos a hacer? Las cosas del directo...

    - Notas de un viajero, pues no conozco yo esa zona... así que me la anoto para visitarla con calma.

    Un saludito a todos y gracias por pasar por aquí y por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  7. Vaya día más completo, lástima que al final no pudieráis parar en Amalfi pero yo tampoco hubiera pagado 5 € por hora, que barbaridad. Por otro lado quería comentarte que te he elegido ganadora de los premios Liebster a mis blogs preferidos, aunque creo que ya te has dado cuenta :D. Espero que te haga ilusión, en mi blog puedes ver todos los detalles.

    ResponderEliminar
  8. Helena, qué ganas tengo de ir a la costa Amalfitana!

    5€ la hora de aparcamiento! menudo robo!

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendiente el sur de Italia y sobre todo le tengo ganas a la Costa Amalfitana. Las fotos son preciosas y el Antiquarium se ve muy interesante, tengo que ir. Una estupenda entrada, como siempre. Un saludito!

    ResponderEliminar
  10. Qué grimilla me ha dado el perro encadenado!! ayyy!!!
    Lo que me sienta fatal es que las cosas no estén bien señalizadas!! Qué les costará!
    Yo tampoco habría dejado el coche por 5 euros la hora!!! Qué robo!!
    Por cierto, yo también te he nombrado ganadora del premio Liebster, aunque ahora que recuerdo creo que ya lo has visto...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola a todos!

    - Peregrino, desde luego... en los sitios turísticos le echan mucho morro y se aprovechan de la gente. No veas la cara de idiota que se me quedó al ver el coste.
    Muchas gracias por haber tenido en cuenta este blog para los premios Liebster :D

    - Moonflower, ¡un atraco a mano armada! jejeje

    - Caliope, gracias por tus palabras. Me quedó la espinita de Stabia, ahora sabiéndolo es cuestión de ir con las corrdenadas en el gps porque sino no hay tu tia de llegar, jejeje.
    Espero que vayan mejor las cosas. Un besote ;)

    - M.C. a mí me pasó igual con el perrito... pero había también un molde de un cerdo (o jabalí, no me quedó claro). Es algo curioso.
    Muchas gracias por haberte acordado de mí para los premios. ahora me toca hacer lo propio, ¿no?

    Un saludo a todos y gracias por vuestros comentarios :)

    ResponderEliminar
  12. Justo el otro día estuve leyendo en otro sitio sobre esta carretera que recorre la costa y tiene una pinta estupenda, sus pueblecitos costeros son de postal, y sumado a su cercanía a Pompeya es una zona ideal para hacer un viajecito vía Nápoles. Se me ponen los dientes muy largos... jejeje! Habrá otros aparcamientos más baratos en Amalfi? Porque si no... que ladrones!
    Saludossss

    ResponderEliminar
  13. Jejej, me gustan los planes improvisados en plan... "nos hemos perdido pero tu sigue que esto parece bonito" jejej.

    Aunque me quedo con las recomendaciones sobre Sorrento y Amalfi... Seguro que tiene que haber otro sitio más económico dónde aparcar!

    ResponderEliminar
  14. - ¡Hola Dany! La verdad es que nosotras tuvimos mala suerte con el tema del atasco pero las vistas y los pueblecitos son muy bonitas. Fue una pena no encontrar un aparcamiento más barato en Amalfi, que imagino que sí debe haber...

    - Purkinje, bueno, la verdad es que llevábamos en mente hacer ese recorrido pero pretendíamos hacer una parada previa en Stabia que pillaba de camino, pero no hubo tu tia a encontrarlo... en fín otra vez será.

    ¡Un saludito chicos! :)

    ResponderEliminar
  15. :?
    Hola me llamo María, justamente voy a hacer un viaje por casi las mismas zonas y me resultaria de mucha ayuda si me solucionases unas dudas :S.

    En mitad del viaje estaremos 3 dias en Pompeya desde donde nos desplazaremos a los distintos sitios, y da la casualidad que el hotel en el que reserve habitacion es el mismo donde os alojasteis. Me encantaría saber que tal estaban las habitaciones (y por cuanto os salio, si no es mucha indiscreción), si el desayuno tiene fiambre o platos calientes, y lo que mas me interesaba saber, que no encuentro nada de informacion, si en pompeya os cobraron impuesto municipal (por lo que lei en italia **** equivale a 3€ persona/noche).

    Muchas gracias por adelantado y siento mucho toda esta parrafada, pero cuando vi tu blog se ilumino mi vida :D. Un besazo! y me encanta tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!

      A mí me pareció un buen hotel, sobre todo por la terracita, que era muy agradable y era donde acabábamos cada noche después de los pateos por las ruinas.

      La habitación era grande. Tenía como dos salas, una previa con un sofá y cómodas, desde la que se accedía al baño (que es la única pega que le vi, que era un poco pequeño, aunque sí estaba limpio, que para mí es lo básico) y después una segunda sala con las camas.

      Del desayuno no me acuerdo, por lo que sería normal...

      El precio lo puse en el capítulo de preparativos de la crónica del viaje ( pincha aquí ) Échale un vistazo por si hay algo que te sirve de ayuda para preparar el viaje. Nos salió con todo por 80 euros/persona (con impuesto incluido). Pero si tienes dudas o no queda claro en la reserva que has hecho contáctales por mail que nadie mejor que ellos para aclararte la duda.

      Te dejo por aquí también el enlace al indice de artículos del blog por si quieres ver la ruta y visitas que hicimos nosotras.

      Un saludo y que lo pases muy bien por allí.
      Espero haberte ayudado algo. Si necesitas cualquier cosa más no dudes en preguntar :hello:

      Eliminar
    2. Perdona, acabo de leerlo bien fueron 80 euros/persona las 2 noches que estuvimos.

      Eliminar