Clicky

Semana Santa 2012 en Rumanía - De Sibiu a Sighisoara

El día amaneció de nuevo con llovizna en Sibiu. Parecía que la tormenta que nos había perseguido el día anterior se resistía a marcharse. Aún así, parecía más claro que el anterior y decidimos dar un último paseo por la Piata Mare y la Piata Mica. 


Piata Mica de Sibiu

Sibiu

Conforme andábamos por la ciudad comenzamos a advertir que empezaba a caer agua – nieve… ¡Uuuuffff! Y nosotras que no habíamos cogido cadenas para el coche ni nada… Así que, pese a que yo tenía detrás de la oreja la idea de visitar Alba Iulia, dado que la gente a la que había consultado en foros me había comentado que el planning del día era muy ambicioso y esa nieve que comenzaba a caer, decidimos prescindir de esta ciudad e irnos directamente hacia el norte.

Vistas desde la fortaleza de SlimnicAsí que después de dar un pequeño paseo para despedirnos de Sibiu, subimos al coche y pusimos dirección hacia Medias. Nuestra primera parada llegó al poco de salir de Sibiu, en Slimnic. Allí existen las ruinas de una fortificación del siglo XII, pero tras bajar vimos que estaba completamente en ruinas y no se podía visitar así que seguimos nuestra marcha. Afortunadamente conforme pasaba el día, el tiempo también mejoraba e incluso comenzaba a salir el sol.

Axente Server

Calles de Axente Server
Enseguida llegamos a nuestra siguiente parada: Axente Server. Allí nos recibía otra iglesia fortificada con muy buena pinta. Al llegar a la puerta principal había un cartel con dos números de teléfono a los que llamar para que viniera alguien a abrir. Llamamos al primero y nadie lo coge (empezamos bien…). Llamamos al segundo y vivimos otro momento surrealista… Yo, intentaba hablar en inglés, pero al otro lado del teléfono me hablaban en rumano. Lo intenté con el español y me respondían que “deutch” o “rumano”… Al final, no nos entendimos. Y digo yo: si tienes tu teléfono en la puerta de una atracción turística y te llama alguien extranjero… ¿no será que quiere visitarla? ¡Pues no! Nos quedamos con las ganas de entrar, así que tras hacer alguna foto de su exterior, continuamos la marcha.

Iglesia fortificada de Axente Server

Valea Viilor

De camino a Medias, vimos un cartel con el desvío hacia Valea Viilor y recordé que allí había otra iglesia fortificada con fama así que allá nos fuimos. El paisaje era una maravilla, rodeadas de enormes campos verdes con grandes árboles y bosques, no es de extrañar que el área entera fuera designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Entrando a Valea Viilor

Al parecer la zona ha destacado por ser un lugar vinícola y Valea Viilor en rumano viene a significar algo así como Valle del Vino.

La iglesia gótica actual, fue levantada en el siglo 14 sobre una iglesia románica anterior y está dedicada a la Virgen María. La fortificación que la rodea tiene forma ovalada y paredes de entre 7 y 8 metros de altura.

Iglesia fortificada de Valea Viilor

Lamentablemente, cuando llegamos sus puertas estaban cerradas y tan sólo la pudimos rodear exteriormente. Una pena porque desde fuera parecía bastante chula.

En fín, después de esta pequeña parada retomamos la carretera principal y nos dirigimos hacia Medias. Había leído que ésta era una ciudad bastante industrial y fea y que no merecía la pena siquiera parar… pero decidimos hacer una pequeña parada para forjarnos nosotras nuestra propia opinión.

Medias 

Calles de MediasSe trata de una ciudad de origen dacio, en la que posteriormente los romanos construyeron un castillo y donde los sajones se asentarían en el siglo XII. Con el tiempo el mismo fue rodeado de fortificaciones, fuertes muros, bastiones y torres de defensa. Y aunque ya poco queda de aquello, el centro medieval de la ciudad me pareció que tenía mucho encanto, con coloridas casas y callejuelas que convergen en una gran plaza.

Se dice que en una de las torres de la antigua ciudad el rey Matias Corvino tuvo prisionero al temido Vlad Tepes en el año 1467.

Calle e iglesia de Medias

Pero el monumento más importante de la ciudadela es la iglesia de Santa Margarita, una iglesia gótica fortificada que destaca desde toda la ciudadela y es que su torre (de 68,5 m de altura) es el símbolo de la ciudad.

Iglesia de Santa Margarita en Medias

En su interior destaca una pila bautismal de bronce del siglo XIV, un órgano barroco y restos de pinturas medievales y tapices orientales.

Y después de esta visita que nos sorprendió agradablemente pusimos rumbo hacia uno de los sitios y zonas que más me gustó de todo el viaje.

Biertan 

El pueblo fue fundado en el siglo XII por los sajones creando, tal y como habían hecho en otros pueblos, una iglesia fortificada que les permitiera protegerse de posibles ataques. Alrededor de la misma se construyó una muralla que tuvo que ser ampliada en tres ocasiones, mejorando el sistema constructivo, para proteger los silos y almacenes  de los agricultores de la zona.

Entrando en Biertan

Plaza de Biertan

Dentro del recinto hay varias torres que se emplearon como almacén de grano, como prisión e incluso como capilla. Una de las más curiosas es la que fue “prisión matrimonial” que se utilizaba como retén de las parejas que se querían separar: les encerraban allí y no les dejaban salir hasta que hicieran las paces.

Iglesia fortificada de Biertan

A la iglesia se accede por una escalera cubierta de madera que data de 1500. En su interior destaca el altar mayor con un tríptico con 28 cuadros de escenas de la vida de la virgen y Jesús, el órgano que con unas dimensiones impresionantes dicen que suena de maravilla y la puerta de la sacristía, una obra única en Europa, que fue construida en 1515 y que cuenta con un complicado sistema de cierre.

Acceso a la iglesia fortificada de Biertan y cerrojo de su sacristía

Las vistas del pueblo desde el interior de la iglesia son también una maravilla.

Vistas de Biertan desde la iglesia fortificada

Es normal que esta iglesia fuera nombrada en 1993 parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

Iglesia fortificada de Biertan

Cuando terminamos la visita de la iglesia, teníamos dos opciones, o comer en un restaurante que había allí en la plaza de Biertan o acercarnos hasta Sighisoara y comer en el restaurante que antaño fue la casa del padre de Drácula y ganó por goleada la segunda opción, pero no nos podíamos demorar demasiado… y ¡justo! ¡vísteme despacio que tengo prisa! El gps nos llevó en dirección totalmente opuesta a la que debíamos ir. Pero como no hay mal que por bien no venga, nos adentramos por una zona que a mí me resultó preciosa, donde pudimos ver la vida y poblaciones de la Rumanía más rural: un pueblecito llamado Richis. Allí, los niños jugaban en la calle rodeados de perros, las gallinas comían plácidamente en los márgenes de la carretera (o más bien del camino), otros chiquillos recogían chatarra y se emociaban y nos saludaban al vernos pasar por allí… se veía mucha pobreza. Creo que nunca olvidaré la cara de aquel chiquillo que con su gorro de Papa Noel agitaba las manos contento al vernos pasar por allí.

Richis

Richis

Sighisoara

Una vez atravesamos el pueblo, continuamos siguiendo las indicaciones del gps, pero cada vez nos mosqueábamos más. La carretera se estaba poniendo bastante peor, ya no quedaba asfalto (todo era grava) y empezaba a haber socavones de consideración, por lo que decidimos volver sobre nuestros pasos hacia la carretera principal por la que sabíamos que se accedía a Sighisoara, la ciudad que mi hermana me había recomendado encarecidamente visitar y no le faltaba razón ya que se encuentra en la lista de ciudades patrimonio de la humanidad por la UNESCO.  

Restaurante de la Casa de Drácula, Sighisoara
Al llegar dejamos los bártulos y el coche en la Pensiunea Citadele (excepcionalmente bien situada y con una relación calidad/precio sin igual) y nos marchamos a comer al restaurante que ocupa la casa en la que antaño vivió el padre de Drácula.

Con las pilas ya recargadas, nos dispusimos a echarle un vistazo a la ciudad. Al ser lunes casi todos los lugares turísticos estaban cerrados, pero eso no le resto encanto a la ciudad que me resultó verdaderamente bonita.

Torre del reloj y casa de Drácula en SighisoaraSin lugar a dudas lo que más llama la atención es la torre del reloj que con sus 64 m de altura se ve desde casi cualquier lado de la ciudad y además, un poquito antes había sido nuestra puerta de acceso al casco antiguo de la ciudad. La torre fue construida en el siglo XIV y hasta el siglo XVI fue sede del consejo comunal, pero hoy en día su interior acoge el museo de historia, pero como os he comentado estaba cerrado por ser lunes.

Continuamos nuestra ruta acercándonos a la contigua Piata Cetati la plaza principal en la que antaño tenía lugar el mercado y se realizaban castigos públicos. La rodean una serie de edificios históricos renacentistas y barrocos de animados colores y que en su mayor parte han sido ocupados por restaurantes y hoteles, de los que el más característico es la Casa cu Cerb (o del ciervo), llamado así por la cabeza de ciervo que hay en su esquina. 

Scara Scolii en SighisoaraTomamos la calle scolii hasta llegar a la Scara Scolii una escalinata cubierta de 177 escalones de madera que se construyó en 1642 para que los niños pudieran acudir al colegio, ya que éste se encuentra en la cima de una colina.

Al subir por ella vimos el Liceul J. Haltrich, la actual escuela del siglo XX que sustituyó a la anterior del siglo XVI, la iglesia de la colina y el cementerio.

Bajamos de nuevo a la ciudadela, esta vez por la calle, y nos encaminamos a la parte noroeste de la ciudad para ver las murallas del siglo XIV y alguno de los torreones que se conservan (hoy en día sólo sobreviven 9 de los 14 que había), hasta que desembocamos en la Piata Cimarilor que se encontraba en obras y donde destaca la iglesia católica.

Calles de Sighisoara

Continuamos dando un paseo por el entramado de calles de la medieval Sighisoara, con sus coloridas y escalonadas calles, sus murallas y sus torres de defensa.

Calles de Sighisoara

Pasamos frente al ayuntamiento y a la Iglesia del Monasterio Dominico y abandonamos la ciudadela para observar las vistas de la ciudad desde la parte baja, desde la parte moderna. En la Plaza Hermann Oberth, entre sus bonitos jardines, obtuvimos otra bonita estampa del casco viejo.

Sighisoara desde la Plaza Hermann Oberth

Entrando a la ciudadela de Sighisoara

Restaurante de la casa de Drácula
Nuestro recorrido por la ciudad apenas nos había llevado una hora. Todavía teníamos toda la tarde por delante, pero siendo lunes y ya cerca de la 18:00 h cualquier sitio al que fuéramos estaría previsiblemente cerrado, así que, tras hacer una pequeña parada en nuestra pensión para pegarnos una ducha, nos pasamos el resto de la tarde tomando unas cervezas en el restaurante en el que habíamos comido, en la antigua casa de Drácula.

Cenamos en uno de los restaurantes de la Piata Cetatii (por movernos un poco) y tras dar un pequeño paseo por la iluminada ciudadela nos fuimos a la pensión a dormir.

Piata Cetatii en Sighisoara

Torreón de Sighisoara

Visto lo visto, y más nosotras que somos de madrugar bastante, ese día nos habría dado tiempo de sobra para ir a Alba Iulia, pero con el agua-nieve que caía no nos atrevimos. En otra ocasión haré más caso a mi instinto…  porque nos sobró muchísimo tiempo en Sighisoara.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

19 comentarios:

  1. La verdad es que Rumania es un lugar que me apetece muchísimo visitar, la gente habla maravillas, una lástima lo del tiempo.

    Y por cierto, la anécdota negativa con el teléfono no hay más que ''El sentido común a veces no es tan común'' si llamas al teléfono deuna atracción turistica es porque quieres entrar, y que no hablen inglés es más que lamentable!

    Me han gustado las imagenes de las casitas de colores.

    Jesús Martínez
    Vero4travel

    ResponderEliminar
  2. Bonitas fotos, es una pena que no pudierais entrar en las iglesias, pero el del teléfono podía haberse tomando la molestia de acercarse a la puerta. Es lo que dices, si llamas es porque quieres entrar, no? XD

    ResponderEliminar
  3. Qué gracia lo de la iglesia fortificada y la barrera del idioma, la verdad es que tienes razón, si tienen el teléfono y les llama un guiri podían pensar en que la quieren visitar, jejejeje. También curioso lo de la prisión matrimonial. Unos pueblos preciosos, qué ganas de volver!!! Un besote. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Que sitios tan fantásticos, nos quedó por recorrer esta parte y ya me están entrando ganas de volver. Rumanía es bastante desconocida y tiene sitios increíbles.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja! Vaya tela con el señor de Axente Server. Anda qué lástima que no supierais ni alemán ni rumano y el español o inglés... pero al menos se podría haber molestado en bajar y abriros la puerta, ¿no?

    ResponderEliminar
  6. Hola Helena. La verdad que Rumanía es el país de lo tejados, preciosos, diversos cada uno de ellos. La primera foto tiene una casa que me mira con cinco ojos (delirium tremens diría yo...). Saludos

    ResponderEliminar
  7. A excepción de Sighisoara no conozco ninguno de estos pueblecitos que mencionas. Me han encantado Valea Viilor y Biertan, sus colores y sus paisajes. Muy, muy bonitos. Habrá que volver!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola a todos!

    - Jesús, al final no nos podemos quejar del tiempo que nos hizo porque las previsiones que vimos en España eran horribles. Sólo nos llovió fuerte, un día, el resto fue más o menos bien.
    Lo de que no hablen inglés es comprensible. Al final, no dejan de ser pueblos y seguramente el teléfono que habría allí sería el del parroquiano de turno. Bastante es que hablen alemán. Pero como tú dices, un poquito de sentido común, por Dios!!

    - Artabria, eso mismo pensaba yo... Pero de verdad que con el idioma encontré una barrera muy fuerte en Rumanía (en cuanto sales de zonas turísticas; en los sitios más visitados se habla inglés a la perfección). Entre eso y lo del restaurante del día anterior... no quiero ni pensar si me voy a China que haré, jejeje

    - Babyboom, lo de la prisión matrimonial es un puntazo. Te aseguro que si me quiero divorciar de mi pareja jamás querría que nos encerraran en una torre hasta la reconciliación... Son unos cachondos estos rumanos, jejeje

    - Carfot, a mí las visitas de este día me gustaron mucho. sobre todo Biertan y Sighisoara, era como meterte en un cuento de la Edad Media... Hay que volver!! ;)

    - Isabel, está claro, tengo que darle caña a los idiomas... Lo dicho, no sé que haré si algún día viajo a China o a Rusia (que no entenderé nada de nada)

    - Viajero Impresionista, los tejados son preciosos, con esas buhardillas ventiladas en forma de ojos y esos requiebros... y luego, cada casita de un color. Son estampas que no se olvidan.
    Ahh! Y lleva cuidado con esa primera foto que en cuanto te guiñe uno de sus ojos, estás perdido, jejeje ;)

    - M. Teresa, la zona era preciosa, totalmente rural, con el sol que medio salía, medio no... Cada pueblecito con su enorme iglesia fortificada. Muy, muy bonito. Y Biertan a mí me encantó. Desde luego, hay que volver!!

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar
  9. Qué bonita me está pareciendo Rumanía! la verdad es que no la tenía yo entre mis futuros destinos, pero habrá que tenerla en cuenta.
    Vaya tela con el del teléfono que no sabía inglés!!! Para eso que no pongan teléfono, no?
    Y Medias a juzgar por las fotos no me ha parecido nada fea con ese colorido que tiene. Aunque sin duda, la mejor fue la última ciudad, así que no me extraña que esté declarada Patrimonio de la Humanidad.
    Yb abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.C.
      Me alegro de haberte descubierto un nuevo lugar.
      Medias para mi fue una gran sorpresa. Había leído que era muy industrial y que ni siquiera parara pero, la ciudadela me pareció muy chula... aunque la parte moderna sí que es industrial.
      Sighisoara es un must en un viaje a Rumanía, pero con 2 horas tienes suficiente (yo me empeciné en dormir allí).
      Un saludo y gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar
  10. Qué sitios tan bonitos! Las iglesias fortificadas chulísimas, lástima que estuvieran cerradas y el poco interés por abrirla. Sighisoara es precioso, aunque os sobrara tiempo, así pudísteis disfrutar más del sitio. Me ha encantado la entrada! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Calíope!
      Me alegro de que te hayan gustado los sitios visitados.
      La zona era muy bonita pero es una pena que no se tomen más molestias en abrir las iglesias al público...
      Un saludo ;)

      Eliminar
  11. Puesss, me ha sorprendido gratamente éste Post, ... me ha gustado de verdad, ... el pueblo, los castillos, las casas! ... RUmanía es un lugar que tenemos un tanto olvidado por aquí (España) ... pero que merece muy mucho, la pena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Pues de mucho vale el teléfono si llamas y te hablan en rumano... XD

    Anda que lo de la prisión matrimonial no deben estar al tanto los de Gran Hermano, estos te montan ahora mismo un programa 24 h con esa temática y la audiencia fijo que los acompaña bien jaja

    Saludotes!!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola chicos!

    - Alfonso, me alegro de haberte descubierto un rincón, jejeje, que siempre es al revés. Rumanía tiene zonas muy bonitas y es cierto que no se encuentra por la red mucha información de este país

    - José Carlos, no te extrañe que algo así salga en la tele... Si en el fondo está todo inventado, jejeje

    Un saludo chicos y gracias por pasar por aquí y comentar ;)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Helena!
    Es curioso que existiera una cárcel matrimonial para arreglar "desaveniencias" conyugales, ¡será que el roce hace el cariño!:) Podrían abrirla al público como destinación vacacional: "Biertan, viva una experiencia única de reconciliación con su pareja" je je!

    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola chicos!
      Desde luego una experiencia única sería, jajaja. Pero a mí que no me metan...
      Un saludito y gracias por vuestro comentario :)

      Eliminar
  15. Estoy leyendo todos tus relatos de Rumania porque pronto viajaremos allí... que bonito Helena, que ganas de que llegue ya después de leer tus post y ver vuestras fotos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo tengo que volver... que dejamos muchas cosas pendientes!
      Si necesitas cualquier cosa, ya sabes, sílbame, jejeje ;)

      Eliminar