Clicky

Un paseo por Labastida de la mano de Thabuca

Gracias a Thabuca el pasado fin de semana del 6-7 de octubre del 2012 me vi disfrutando de un nuevo blogtrip.
En esta ocasión, la tierra que me acogió fue la Rioja Alavesa, y como no podía ser menos, en semejante entorno y con tal empresa anfitriona, el vino se convertió en el protagonista aquellos días. Tanto fue así, que en reiteradas ocasiones estuve tentada a cambiar mi nick a “Mi botella y yo”…

Pero Thabuca no sólo nos permitió disfrutar del maravilloso vino del lugar, sino que también nos descubrió alguna de las bellas poblaciones de la región. La primera población a la que nos acercamos y de la que hoy os quería hablar es Labastida.

Según nos contó @Thabuca se han encontrado evidencias de que la zona estaba poblada ya en el siglo V a.C., pero no fue hasta el siglo X cuando los reyes navarros se percataron de la importante posición estratégica del lugar y la gente que hasta ese momento vivía dispersa comenzó a agruparse allí, conformando un primer núcleo urbano que se desarrolló en la parte alta de la actual población (alrededor de la fortaleza del Santo Cristo). De hecho, todas las poblaciones de la zona se sitúan sobre cerros, lo que da idea del carácter defensivo de las mismas (por si el nombre de la población aún no nos hubiera hecho pensar en ello).

Ya en el siglo XIII se integró al Reino de Castilla y le fueron concedidos los fueros de Palacio en el año 1242 por el rey Fernando III, obteniendo de este modo los fueros de Castilla y los de Navarra.

En el siglo XV pasa a manos de la Hermandad de Álava, ya muy similar a la provincia actual, y a partir de ese momento la gente comienza a descender desde la parte fortificada y a construir en la parte baja de la actual ciudad. Alrededor del siglo XVII es cuando se produce el mayor esplendor y desarrollo económico de la ciudad, levantándose bonitos palacetes y edificaciones en torno a la que se convirtió en la principal vía de transporte del vino (que ya se comercializaba en la zona), la calle Mayor.  

Y precisamente en la Calle Mayor de Labastida comenzó nuestro recorrido por la ciudad. A partir del Arco Larrazuria, que da la bienvenida a la ciudad, multitud de casas señoriales, decoradas con muy bien conservados blasones, se abrían a nuestro paso.

Blasón en Casa Señorial de Labastida

Una de las más famosas es el Palacio de los Paternina donde, al parecer, el mismísimo Napoleón Bonaparte pernoctó dos noches de camino hacia Madrid. No en vano, este palacio construido a mediados del siglo XVI, era la mejor casa de la población pues era el lugar donde en aquellas fechas (siglos XVIII a XX) se celebraban recepciones a las que asistían “la crème de la crème” de aquella época. Actualmente es una propiedad privada, pero sus ocupantes pueden decir orgullosos que Napoleón ha sido el turista más importante que ha acogido su casa.

Casi frente a éste, otro palacete, el de los Garaizábal, refleja el pasado noble de la villa. Su imponente blasón se conserva a la perfección y su fachada, restaurada recientemente, hace que nos traslademos a épocas pasadas.

Al llegar a la Plaza de la Paz se abrieron ante nosotros otros bellos edificios como el Ayuntamiento, el Palacio de los Salazar y Quintano, donde se encuentra la Casa de Cultura u Oficina de Turismo de Labastida y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (que más tarde visitaríamos) y que son vivos ejemplos de la época dorada de este municipio.

  • El Palacio de Salazar y Quintano, es decir, la actual oficina de turismo, debe su nombre a un personaje que fue muy importante para el desarrollo vinícola de la zona, D. Manuel de Quintano. Este fraile, aunque en su tiempo fue tomado por loco como tantos otros visionarios, trató de implantar un método de crianza para el vino en la zona (que había oído ya se realizaba en Francia) mediante el uso de barricas de roble y, aunque en aquel momento, no tuvo la aceptación que a él le hubiera gustado, en realidad fue el precursor del Rioja Moderno. 
Pero el Palacio ha tenido toda clase de suerte. Fue cárcel, escuela, casino, cuartel… hasta que finalmente pasó a manos del Ayuntamiento y fue destinado a la oficina de turismo

  • El Ayuntamiento se sitúa en el interior de un Palacio construido en el siglo XVIII para servil como tal y que ha sido declarado Monumento Nacional 
Ayuntamiento de Labastida

En nuestra ruta bordeamos la iglesia (por la Subida al Olmo) y ascendimos hacia la Plaza del Olmo, la que fue la plaza mayor en la Edad Media, el lugar en el que se celebraba el mercado y que era el punto de reunión de la población local. Pero no sólo eso, en esa zona se ubicaba la judería. Y de tal importancia era este barrio que aún hoy a los habitantes de Labastida se les conoce como rabudos (y es que, en aquel entonces se decía que los judíos tenían rabo).

Plaza del Olmo de Labastida

Muy cerquita de allí, aún se conserva la antigua puerta de acceso Norte a la población, el Arco del Toloño. Tras esta puerta, a lo lejos se divisa el Toloño, el monte que con sus 1.271 m de altura protege esta zona y le proporciona ese clima cálido y soleado propio del Mediterráneo (no hay que olvidar que esta zona, delimitada por el Toloño y el río Ebro tiene el único microclima mediterráneo, lejos de este mar, de Europa) y que propicia el cultivo de viñedos, así como de olivos, almendros y algunas plantas aromáticas. Cerca de su cima, aún se conservan los restos de una antigua fortaleza. Aunque, si por algo es famoso este monte es por las rutas de senderismo que se pueden realizar en él.

Continuamos nuestra ruta acercándonos a la iglesia – fortaleza que dio origen a la ciudad: la iglesia del Santo Cristo. Con un carácter fuertemente defensivo, fue mandada levantar por Sancho de Navarra en el siglo XII, siendo la mayor parte de ella románica, aunque más tarde, en el siglo XV, una parte de ella hubo de ser reconstruida en estilo gótico.

Iglesia del Santo Cristo en Labastida

En su interior se puede caminar a través de una tarima acristalada y observar algunas de las excavaciones arqueológicas que han sacado a la luz diversas sepulturas excavadas en la roca de su subsuelo (la mayoría de ellas del siglo XIV y XV), siguiendo la costumbre que se llevaba a cabo en la Edad Media y que perduró hasta el siglo XIX.

Sin embargo, con las excavaciones se descubrieron también una segunda serie de tumbas que presentaban distinta alineación y tipología a las anteriores y que resultaron pertenecer a una necrópolis de una primitiva iglesia prerrománica.

Figura de la iglesia del Santo Cristo en LabastidaTras el altar mayor se halla una imagen muy venerada en la población: un Cristo del siglo XII o XIII con un brazo descolgado que es de autor desconocido. Tiene algunas características típicas románicas, por ejemplo, se representa a José de Arimatea más pequeño (para resaltar la importancia de Cristo) pero también tiene otras del gótico, como por ejemplo que tan sólo hay un clavo amarrando ambos pies del Cristo, o la expresión de su cara…

En torno a esta figura se han relatado muchas leyendas pero quizás la más graciosa de ellas sea la que habla de un enfrentamiento entre el Cristo de Labastida (que tiene la mano descolgada) y el Cristo de Briones (que se encuentra tumbado); dicen que a causa del guantazo que el Cristo de Labastida le propinó al de Briones, al primero se le quedó la mano suelta y el segundo acabó recostado.
    
Otra historia narra como en un lugar cercano a Labastida había una pradera donde las ovejas no querían pastar, pese a la abundante hierba que allí había. Los lugareños extrañados comenzaron a excavar allí y hallaron este Cristo enterrado que, según se decía había sido enterrado allí en tiempos de guerras para evitar su profanación.

Panorámica de Labastida

Tras la visita de esta iglesia, bajamos de la cima de la colina por la otra vertiente, recorriendo un paseo con diversos miradores muy bonito. Pasamos frente al antiguo Ayuntamiento de la ciudad (hoy en día, una casa privada) y continuamos bajando en dirección a la plaza de la Paz, pero nos topamos antes con los restos de un antiguo lagar, el Lagar de la Mota. Al parecer en muchas de las casas de Labastida hay lagares de ese tipo, que se empleaban para la elaboración del vino. En una primera zona llamada “lago”, se realizaba la fermentación alcohólica de los racimos enteros (maceración carbónica) que aún hoy se realiza en la Rioja Alavesa y desde la que a través de un orificio llamado caño se trasladaba el efluente hasta un depósito (denominado torco) del que se recogía el líquido y se trasladaba a cubas de madera.

Nuestra última visita en Labastida fue al interior de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, de estilo herreriano. La iglesia en sí es Monumento Nacional y dentro de ella, su retablo, también es Monumento Nacional, habiéndose convertido en el máximo exponente del barroco en Álava y el primer sitio de Euskadi que tuvo columnas salomónicas. Los frescos del techo y paredes son originales del siglo XVII y, a mí personalmente, me dejaron sin habla.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Labastida. ExteriorIglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Labastida. Interior

A continuación os dejo un vídeo resumen de nuestro paseo por esta bonita ciudad:


Nuestro paseo por Labastida había finalizado pero aún quedaba mucho blogtrip… La siguiente parada, las bodegas de Luis Cañas, un lugar que me acercó más al mundo del vino y que os desarrollaré en otra entrada.  
Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

19 comentarios:

  1. ¡Qué bonito el pueblo de Labastida! Veo que os lo pasastéis súper bien y que Thabuca organizó un gran blogtrip. Qué suerte haber podido participar, ¡yo quiero! :D

    ResponderEliminar
  2. Parece una gran experiencia! Me quedé con las ganas de participar.... porque menuda currada la de Thabuca! ;) A ver si coincidimos pronto!

    ResponderEliminar
  3. Un pueblo con mucho encanto!! Qué bien os lo pasasteis, eh ;-)

    ResponderEliminar
  4. Precioso el pueblo y el retablo de la Iglesia me pareció espectacular! Con una anfitriona como Carol no hay duda que la experiencia va a ser buena. Sinceramente tengo ganas de volver...

    ResponderEliminar
  5. Helena, menudo post más estupendo. Veo además que me prestaste mucha atención. ;) La de datos que das. Está genial! Y el video, me encanta!!!!

    Qué bien lo pasamos eh?

    Deseando leer más sobre tu faceta "mi botella y yo" :P

    Un besote

    Nota para el resto de "comentaristas": Habrá que hacer una segunda parte o un nuevo encuentro, por lo que veo hay ganas. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, allí estaremos. ¡que lo pasamos genial!:)

      Eliminar
  6. Un pueblo precioso Labastida!! Con lo mal que se me da el vino no se por esas tierras como me iría aunque con Carol de anfitriona todo cambia. Que lujo!! Abrazos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola a todos!

    - Isabel, la verdad es que es una población preciosa y Thabuca nos trató de maravilla, explicándonos todo al detalle. Sin duda un lugar para conecer

    - Madaboutravel, hubiera estado bien coincidir contigo por aquellas tierras y desvirtualizarte, pero seguro que habrá otra ocasión

    - Artabria una población muy bonita... Los blasones en las casas eran impresionantes. La verdad es que no nos podemos quejar. Thabuca nos trató a las mil maravillas

    - Víctor, el retablo es de impresión, pero a mí los frescos del techo y paredes me dejaron sin habla, ¡preciosos! Un sitio para volver

    - Carol, me alegro que te guste el post y el vídeo (siempre he sido una alumna aplicada, jejeje y ya sabes que tomé muchas notas). En nada seguimos con la visita a Luis Cañas. ¿Sabes? El otro día en Cáceres en uno de los restaurantes a los que fuimos tenían vinos de Luis Cañas, no lo pedimos porque tocaba conducir, pero inevitablemente mi yo "mi botella y yo" salió a relucir, jejeje

    - Fran eso del vino hay que remediarlo!! Yo llegué a la Rioja Alavesa sin saber apenas de vinos y, con un par de visitas montadas por Thabuca, vuelves aprendiendo muchas cosas nuevas e interesantes. Sin duda, muy recomendable

    Un saludo y muchas gracias a todos por vuestros comentarios ;-)

    ResponderEliminar
  8. Que suerte poder descubrir el bonito pueblo de Labastida de la mano de Carol, no me extraña que no se te escapara ni un detalle jejeje! :D

    ResponderEliminar
  9. Qué buenos recuerdos de Labastida !!

    Hace un par de años cuando el foro de Lonelyplanet agonizaba, Carol organizó una kedada en la Rioja alavesa, hasta allí nos fuimos unos pocos viajeros, pero de pata negra, Carol, Sele, Floren y Ali. Nos enamoramos de esas bellas tierras de la Rioja alavesa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Helena de la botella, mmmmm, no, no cuadra. El viaje, genial, la bastida, preciosa (recuerda su origen y motivo a la de Montauban. Fervientemente espero la entrada del vino. Saludos.
    PD: y la historia de los cristos a tortas, genial!

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito el lugar!!! No lo conocía ni de oidas, la verdad :S Me ha parecido super gracioso lo de la pelea de los cristos jajaja, anda que vaya cosas se dicen.
    Un abrazo Helena!

    ResponderEliminar
  12. Doy fe de lo de Mi botella y tu, jejejeje. La verdad es que has hecho un post completísimo de Labastida, menudo la de datos!!! Qué bien lo pasamos, a ver si es verdad que repetimos como dice Carol, yo me apunto!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola a todos!

    - Dany, la verdad es que lo pasamos de maravilla. Carol a través de Thabuca fue una gran anfitriona

    - Víctor, tuvo que estar fenomenal esa quedada también. Seguro que no faltaría conversación viajera, jejeje

    - Viajero Impresionista, cuadra más de lo que parece ya que, además, es mi apellido, jejeje... Me alegro que te haya gustado la población. La verdad es que Carol nos contó historietas muy graciosas

    - Aran, la verdad es que es una población muy bonita y de la mano de Thabuca se descubren muchos datos curiosos...

    - Babyboom, hay que volver a hacer una quedada ¿eh? Lo pasamos genial y eso que yo no estuve muy fina del estómago durante el viaje

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  14. Vaya pueblo chulo! qué bien haber podido participar de esa reunión. Menos mal que a través de estas entradas somos parte del encuentro. Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Labastida es un pueblo precioso y con Carol como guia ...ni te digo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Vaya alumna aplicada que estás hecha Helena. Un post muy completo. Estoy deseando leer la continuación.
    Ojalá podamos hacer otro encuentro, que lo pasamos genial :)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola chicas!

    - Calíope, desde luego. Fue un encuentro la mar de divertido y con gente realmente maja. Además, Carol nos enseñó muchísimas cosas de la zona. En el próximo que hagan, ya sabes, apúntate, jejeje

    - M. Teresa, espectacular. Pasamos un fin de semana maravilloso y por fin pude desvirtualizar a Carol ;)

    - Pilar, me alegro que te haya parecido completo el post. Voy a meterme ahora a preparar el vídeo de Luis Cañas... Lo pasamos de maravilla en la Rioja Alavesa, ¿eh?. Ojalá coincidamos en algún otro evento.

    Un saludo a todas y gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar
  18. Conozco la Labastida por algún post de Sele donde ha contado sus conferencias viajeras y la verdad que pinta que es un pueblo encantador, lástima que me quede retirado para una visita.

    Anda que lo pasasteis mal en el blogtrip... xDDD

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar