Clicky

Islandia. Trekking en el glaciar Fallsjökull y visita de las lagunas glaciares de Jökulsárlón y Fjarsárlón

Amanecía en el camping del Parque Nacional de Skaftafell. Y para ese día teníamos arreglada una excursión que yo tenía muchas ganas de realizar… un trekking por el glaciar Fallsjökull, una de las lenguas del Vatnajökull, el glaciar más grande de Europa (que se dice pronto). 

Camping del Parque Nacional de Skaftafell

Para alguien como yo, que nunca había visto un glaciar hasta llegar a Islandia, el mero hecho de caminar sobre un glaciar ya era un aliciente más que suficiente como para levantarse emocionada y, como no, tratándose de mí, bastante temprano, esa mañana… Aunque éste no era el caso de Cintia que, aunque en parte le hacía ilusión la excursión, estaba asustada por si íbamos a poder seguir el ritmo o no.

Siempre soy yo la que planea los viajes y contrata las excursiones y con ésta me había lanzado a la piscina y había contratado la excursión “Glacier Slam” con Glacier Guides que combinaba un trekking por el glaciar Fallsjökull con la visita y paseo en un bote anfibio por la laguna Jokulsarlon, por 95 euros/persona que, para el precio de las excursiones (y en general de las cosas) en Islandia, me pareció muy razonable. En su página web indicaban una dificultad de 2-3 sobre 5 y consideré que lo podríamos llevar a cabo sin problemas… En qué hora…

Antes de la hora pactada, que creo recordar que era a las 8:45 h, llegábamos a las  oficinas que esta empresa tiene frente al centro de visitantes de Skaftafell. Al rato comenzaron a llegar los monitores… todos atléticos, en forma, con unos cuerpazos,… tanto, que cuando uno de ellos se puso a escalar al tejado de la caseta (pues les había gastado una broma la empresa de la competencia y les había subido hasta allí sus bancos)… Cintia y yo nos miramos y tragamos saliva… aunque en fondo yo me decía: ¡mantén la calma!, ¡no puede ser para tanto!

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, IslandiaTras confirmar la reserva, nos equiparon con todo el material necesario: un par de crampones que enganchamos en un piolet, un casco y un arnés. Conforme nos medían y ajustaban a nuestro número de pie los crampones, la cara de Cintia era un clamor… Nos dieron también un bocata, zumo y una especie de galleta islandesa que comeríamos en el glaciar y cuando todos los participantes en esta aventura estuvieron listos, nos subieron en un autobús escolar de los típicos americanos para acercarnos al glaciar.

Hicieron varias paradas por hoteles y campings de la zona para recoger a gente… Cintia y yo les examinábamos… Esa señora tiene pinta de tener nuestro nivel físico. Sí. No la perdamos de vista… jejejeje. Vamos a pegarnos a su culo…

Lamentablemente, cuando llegamos al parking desde el que comenzaba la excursión nos dividieron por grupos de no más de 8 personas y a cada uno se le asignó un guía. Nooooooo…. La señora va en otro grupo. ¡Claro! En el nivel sencillo. Definitivamente somos las que peor forma física tenemos de todo nuestro grupo…  ¡Va! ¡Cintia! ¡Madura!  Seguro que se nos da bien y es una experiencia muy chula… 

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Nuestros primeros pasos en el glaciar Fallsjökull: 

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia. Hielo muerto
Después de dejar una distancia de seguridad frente a otro grupo que había salido en primer lugar, comenzó la aventura. Tras unos 20 minutos de caminata en llano, en los que fuimos atravesando una zona arenosa y de mezcla hielo-arena llamada hielo muerto, que al parecer son fragmentos que antiguamente pertenecían al glaciar pero que, dado el retroceso del mismo, han quedado desconectados y ya no tienen movimiento por lo que generalmente se funden y desintegran en el lugar (es conveniente no pisarlos pues pueden ser inestables), llegamos a la base del glaciar. Nuestro guía, Jacob, nos explicó cómo ponernos los crampones y empezamos la andadura por el hielo.

Era una sensación extraña comenzar a andar con crampones, pero no era difícil. Sentías cómo te ibas clavando en el hielo permitiéndote avanzar sin resbalones. Jacob, nos fue comentando algunos tips de seguridad a tener en cuenta (como por ejemplo, que si se nos caía alguna cámara la dejáramos correr y no nos lanzáramos detrás de ella, ya que eso era bastante más peligroso; ya volveríamos a por ella) aunque, afortunadamente, no nos ocurrió nada a nadie del grupo.

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Poco a poco íbamos ascendiendo por el glaciar. El primer tramo no era difícil e íbamos realizando paradas cada cierto tiempo para que Jacob nos explicara alguna de las cosas que íbamos viendo. Y ya, muy cerquita de la base del glaciar comenzaron a aparecer grietas y pozas en el hielo: los “moulins” o “molinos glaciares”.

Pero ¿Qué es un “moulin” de un glaciar o “molino glaciar”? 

Pues no son más que cuevas y pozos generados en el hielo glaciar, análogas a las cavidades kársticas de los terrenos calizos pero que, a diferencia de éstas que se forman por  la disolución del carbonato cálcico, en el hielo glaciar se generan por fusión friccional, es decir, por la fusión del hielo provocada por el calor que genera el agua al circular por el mismo, que va creando cavidades y haciendo éstas cada vez más grandes…

Jacob nos comentó que el paisaje de un glaciar cambia mucho a lo largo de los meses, va avanzando, se van creando nuevas cavidades, grietas, fisuras, etc. Y es que los glaciares están en constante movimiento (básicamente debido a la fuerza de la gravedad), buscando un equilibrio entre el espesor del hielo y la inclinación de su fondo. Así, en función de las condiciones de contorno que tenga en cada lugar, esta gran masa de hielo va variando su velocidad y se va adaptando. Sin embargo en ocasiones no le es posible o no le da tiempo a adaptarse a esas variaciones y se producen desgarramientos en su superficie que provocan la aparición de diferentes tipos de grietas o fisuras (que responden a cambios en esas condiciones de contorno, como pueden ser obstáculos en la base del glaciar, estrechamientos del cauce, cambios de temperatura etc.).

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Nosotras tuvimos ocasión de entrar en alguna de esas cavidades y observar otras desde su cima… y son impresionantes. Es inevitable pensar que si te caes ahí, no lo cuentas.

En una zona del glaciar nos encontramos con unas piedras cubiertas de musgo. Al parecer, éstas llegaron allí en alguna erupción volcánica pasada y la combinación de agua-sol, durante años, hizo aparecer sobre su superficie ese musgo; eso sí, a base de tiempo y paciencia (nos comentó que para el caso de unas piedras pequeñitas de 4-5 cm2 llegan a cubrirse de musgo por completo en 15 años o incluso más).


Trekking en el Fallsjökull. El gran repecho: 

Hasta el momento todo había ido sobre ruedas. Habíamos ido caminando y haciendo pequeñas paradas en las que íbamos descubriendo curiosidades de los glaciares, pero aún quedada bastante por subir y en este tramo comenzaba lo duro…

Jacob puso la directa y empezó a andar. Las paradas que hasta ese momento eran periódicas, dejaron de serlo y Cintia y yo comenzamos a quedarnos descolgadas (estaba claro que éramos el eslabón débil del grupo). Para colmo de males, se nos puso a llover. La cara de mi compañera de viaje comenzó a cambiar, maldecía el momento en el que contraté esa excursión sin hacerle consulta alguna y por un momento llegué a pensar que acabaría con mi vida allí mismo clavándome el piolet en la cabeza… pero poquito a poco llegamos a la cima. De hecho, luego nos dimos cuenta de que alguna de nuestras compañeras de grupo también estaban en las últimas… Mal de muchos…

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Eso sí, el esfuerzo había merecido la pena. Estábamos rodeadas de las grandes agujas de hielo y pináculos que conformaban el glaciar Fallsjökull. Las vistas eran espectaculares. Te sentías diminuto ante tanta grandiosidad y eso que esta lengua del Vatnajökul no es de las más grandes…

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Allí, en mitad de semejante paisaje, hicimos una parada para reponer fuerzas y comernos el bocata y zumo que nos habían dado al principio de la mañana. ¡Menos mal!  Porque yo creo que si no me llego a tomar el zumo me hubiera dado la pájara y no hubiera sido capaz de terminar la excursión…

Al poco (tras unos 10 minutos de parada) continuamos nuestro camino. Ascendimos un poquito más para tener otra perspectiva de esa zona y emprendimos el regreso.



Bajando el glaciar Fallsjökull: 

El camino de bajada era igualmente espectacular. A nuestra espalda, dejábamos esos enormes pináculos de hielo entre los que habíamos estado minutos antes, obteniendo unas panorámicas que dejaban sin habla y, hacia delante, íbamos esquivando enormes y espectaculares fisuras en el hielo.

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Con el cuerpo más relajado, pues ya íbamos cuesta abajo, disfrutamos de las distintas perspectivas que a nuestra espalda íbamos teniendo del glaciar que habíamos ascendido.

Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia


Excursión con crampones en glaciar Fallsjökull, Islandia

Parábamos por aquí y por allá para hacer fotos y grabar en vídeo… Nuestras caras, más relajadas. Cada vez quedaba menos por recorrer… y casi sin darnos cuenta, estábamos de nuevo a los pies del glaciar. Nos quitamos los crampones y con ellos en la mano recorrimos el camino de vuelta hasta el aparcamiento del glaciar donde debíamos tomar de nuevo el autobús.

Estábamos hechas un cirio. Habíamos sudado bastante, nos había hecho sol, nos había llovido, yo tenía los pies hechos polvo, notaba que ya me habían salido varias ampollas (cuya marca he conservado en mis pies hasta hace bien poquito)… y aún quedaba mucho día por delante.

Eso sí, para mí fue una experiencia única y 100% recomendable. A ver si Cintia se anima a dejar su opinión, porque aunque en ese momento, por el esfuerzo físico realizado y el mosqueo que llevaba conmigo, no fue buena, creo que con el paso del tiempo ha ido borrando lo malo y se ha quedado con lo positivo de la experiencia. 

Continuamos la ruta. Visita de Jökulsárlón y Fjarsárlón 

Pero nuestra ruta continuaba. Jacob nos dejó para hacer de nuevo la ruta con otro grupo. (¡Señor! ¡Qué resistencia tiene este hombre!) Nosotras por nuestra parte montamos de nuevo en el autobús y un nuevo guía nos acercó hasta la famosa laguna glaciar Jökulsárlón

Laguna glaciar Jökulsárlón, Islandia

Nos sacó los tickets del barco anfibio y en menos de 5 minutos (en los que apenas  nos dio tiempo de ir al baño) nos tuvimos que montar rápidamente en él.

La laguna Jökulsárlón se formó hace unos 75 años, cuando retrocedió el glaciar Breiðamerkurjökull, otra de las lenguas de Vatnajökull, que hasta ese momento llegaba hasta la ring road. Es un gran lago, repleto de icebergs que provienen de las fracturas de hielo del citado glaciar.

Laguna glaciar Jökulsárlón, Islandia

Nos subimos en el barco anfibio y realizamos el paseo de media hora por la laguna. Tras circular por tierra un par de minutos y bordear una pequeña montaña en la orilla del lago, el barco llegó al agua y se sumergió en ella. 

Mientras que la barca recorría la laguna e iba pasando entre enormes icebergs, un guía nos iba contando cómo se formó ésta, el por qué de los icebergs y de sus distintos colores y curiosidades diversas. Había bastante niebla y, aunque podíamos divisar los icebergs, el frente del glaciar ni se intuía…

A mitad de trayecto le pasaron un trozo de hielo de la laguna desde una zodiac y mientras nos comentaba la antigüedad de estos grandes bloques de hielo de la laguna nos dio la oportunidad de probarlo alegando que posiblemente ese pequeño trozo de hielo fuera lo más antiguo que hayamos o vayamos a comer jamás.

Laguna glaciar Jökulsárlón, IslandiaLaguna glaciar Jökulsárlón, Islandia. Probando un iceberg...

El tiempo terminó de torcerse a mitad de paseo, empezó a llover bastante más fuerte y tuvimos que guardar las cámaras pues iban a acabar empapadas. Pero esto nos permitió tener la vista centrada en el lago y yo llegué a distinguir una foca en su interior. ¡Lo que me gustan esos animales! Imaginaos la ilusión que me hizo… Me puse a gritar como una loca: a seal! a seal!

Laguna glaciar Jökulsárlón, Islandia

Ya de vuelta decidimos pasar por la tienda para resguardarnos de la lluvia y entrar en calor tomándonos un café calentito, pues no habíamos oído que la gente de Glacier Guides nos iba a comprar un chocolate y un pastel… que después nos tomamos en el autobús ya de vuelta.  

Cuando ya pensábamos que la excursión se había acabado y nos llevaban de vuelta al punto de partida, nos sorprendieron con una parada extra en Fjarsárlón, otro lago glacial con icebergs provenientes del glaciar Fjarjökull. Había leído que este lago era incluso más bonito que el Jökulsárlón, ya que por su menor tamaño se ve el frente del glaciar del que se desprenden los trozos de hielo y en días de buen clima llegan a oirse sus crujidos. Lamentablemente el tiempo no nos estaba acompañando y de crujidos nada de nada. Eso sí, las vistas, pese a la lluvia, sí que eran bonitas.

Laguna glaciar Fjarsárlón, Islandia

Y ésta sí que fue la última parada del día. Nos acercaron de nuevo al centro de visitantes de Skaftafell donde dimos por finalizada la visita. A mí fue una de las excursiones que más me gustaron de todas las que hicimos en el viaje, aunque imagino que esto en otros glaciares como el Perito Moreno de Argentina tiene que ser espectacular… o quizás sea justo lo contrario y al ser más pequeñito este glaciar tenga más encanto… espero en un futuro poder hacer yo misma la comparación.

Pensando en ello ahora, retrospectivamente, creo que hubiera optado por hacer por la mañana el trekking en glaciar con ellos, pero la visita a las lagunas las hubiera hecho por mi cuenta. Quizás hubiera contratado el paseo en lancha motora por la laguna… aunque con el tiempo que nos hizo puede que ni eso.

Al llegar al camping, decidimos darnos una ducha (que, en ese camping, había que pagar aparte) y hacer ronda por los albergues y hoteles de la zona a ver si encontrábamos alguna habitación disponible, pues después del día que nos habíamos echado a la espalda necesitábamos descansar en una cama y algo guarecidas de la incesante lluvia…

Yo no tenía mucha esperanza de encontrar una habitación, pues había leído que suelen estar completas en esa época del año, pero finalmente en Litla-Hof II encontramos una habitación libre con una cama de cuerpo y medio con la que nos quedamos sin dudar, a razón de unos 100 euros.

Con el alojamiento ya cerrado, después del duro día que llevábamos andado, decidimos pegarnos un homenaje e ir a cenar a un hotel que habíamos pasado cuyo restaurante tenía buena pinta, pero cuando entramos a preguntar nos dijeron que sólo atendían a gente que estuviera alojada allí… Finalmente vimos que la única gasolinera de la zona donde paramos a repostar, tenía un bar/restaurante que hacía hamburguesas bastante económicas y la verdad es que cenamos de maravilla allí.

Así, regresamos a nuestro alojamiento a descansar del intenso día de habíamos vivido. Soñamos con glaciares, lagos e icebergs.


Nota: Según leí en el blog de David y Neus, hay otra empresa que realiza trekkings en glaciares en la zona: Icelandic Mountain Guides. Al parecer lo hacen en el glaciar Svínafellsjökull que tiene mayor tamaño que el Fallsjökull. No sé cuál será mejor, pero desde luego, yo quedé muy contenta con la excursión realizada con Glacier Guides y su trato y desde aquí los recomiendo.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

26 comentarios:

  1. Uff! no me extraña que quedarais extasiadas, pero si el resultado mereció la pena, eso es lo que cuenta. Las fotos son espectaculares!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Magnífico relato, Helena. Tuvo que ser una experiencia única. A mí me encantaría hacer trekking en un glaciar pero con mi forma física creo que lo pasaría aún peor que vosotras. Enhorabuena por las fotos y los vídeos. Son chulísimos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. que maravilla de excursión Helena, aunque veo que durilla... Me quedé con las ganas de andar por los glaciares pero los precios son tan altos.....que faena el tiempo en la laguna no?? Islandia tiene estas cosas, cada 5 minutos cambia el tiempo... Felicidades por la experiencia y gracias por compartirla con nosotros!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya día completo! andar por un glaciar es una experiencia inolvidable, yo hice el minitrekking por el Perito Moreno y fue increible, aunque fue menos duro que vuestra experiencia, a nosotros paseito y no recuerdo haberme cansado (y yo tengo fondo físico cero). El paseo por el lago espectacular...lo de que os lloviera un poco rollo, pero bueno. Yo también hubiese buscado una buena cama para descansar después de ese día tan intenso. Un besote y me ha encantado el vídeo, eres toda una profesional.

    ResponderEliminar
  5. A Cintia la incorporaba YA a mi equipo de expedición que me parece que haríamos buenas migas ;) Ni le cuentes que en Nueva Zelanda las excursiones a los glaciares se pueden hacer en helicóptero ahorrandote tanto sufrimiento a la subida! Y otro metodo para ahorrar esfuerzos son unos bastones...siempre los llevamos con nosotros para esos trekkings nivel bajo pero que a mi me pare en la maratón de NY.

    Estupendo y muy ameno relato!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola chicos!

    - M. Teresa, para mí fue una experiencia única. Una de las cosas que volvería a hacer. Eso sí, necesito ir al gimnasio antes, jejeje

    - Alicia, créeme, si yo he podido, tú puedes... jajaja. Diría que fue el día del viaje que más me gustó. Yo, que nunca había visto un glaciar, y ahí estaba, de escalada...

    - Fran, pues esta excursión era de las más baratas y, si tienes en cuenta que el paseo en la barca anfibia creo que eran 35 euros, sale a cuenta. Las que te llevan al interior de la isla sí que son un ojo de la cara...
    A nosotras aquí ya se nos torció el tiempo. El día siguiente fue horrible. No paró de llover, pero bueno, cosas que pasan!

    - Calíope, no veas cómo acabamos el día... entre lo que sudamos (porque a ratos hacía calor), lo que nos llovió, lo que andamos,... bueno, estábamos hechas un Cristo. Pero valió la pena. Yo repetiría.
    Imagino que escalar el Perito Moreno tiene que ser brutal.

    - Verónica, mejor no se lo decimos, jajaja... Casi me mata. En serio, no se había enfadado así conmigo en la vida. Iba por ahí diciendo ¡grado medio! ¿a quién se le ocurre? ¿es que no nos conoces? ¿no sabes cuál es nuestro estado físico? Y eso que ella, a lo tonto, tiene bastante más resistencia que yo...
    En fin, a mí me gustó mucho pese al esfuerzo.

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios y por compartir el post en redes sociales ;)

    ResponderEliminar
  7. Pero qué campeonas!! Yo creo que me habría plantado en el medio del camino, jeje. Luismi siempre me dice que me vengo abajo a la mínima :-O. Sin duda el paisaje mereció la pena el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Helena,

    Qué chulo el trekking por el glaciar,el gran esfuerzo mereció la pena. Me ha recordado mucho a la visita que hice al glaciar briksdalsbreen en Noruega.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante todo lo que cuentas sobre los glaciares. Menuda experiencia, yo no me veo capaz, tendría que madurar mucho la idea. Desde luego se ve que pese al esfuerzo vale la pena porque tanto las fotos como los videos son impresionantes, pero impone. Agujetas por un tubo, ¿no? Jeje, yo es que tampoco soy muy atlética, la verdad.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Me parto cuando te leía diciendo que no sabíais si aguantaríais el ritmo jejejeje... Yo muchas veces pienso lo mismo jejeje.

    Desde luego que es impresionante la excursión, y las grietas todo un acojone, de verdad... Yo vi mi primer glaciar en Noruega y quedé maravillado. No hicimos la excursión por él porque tampoco teníamos nada preparado, pero llegamos hasta su punta y Eva se metió por algunas de sus grietas...

    Impresionante, de verdad.

    ResponderEliminar
  11. Hola,

    Ahora repetiría el trekking pero ¡En aquel momento! ¡El pobre guía llegó a preguntarme si era feliz!
    El camino hasta la lengua del glaciar no fue de 20 minutos... ¡Una hora! Encima, en el único momento que nos sentamos a comer, el agua que circulaba por el glaciar terminó dentro de mi pantalón!
    No quiero pensar en lo que me habría quejado con las ampollas de Helen.
    Y para terminar, en el lago la lluvia hizo que yo no pudiera ver ¡Ni una foca ni nada!
    Aún así, con el tiempo, le agradezco que organizara ese día... ¡Aún se lo debo! :F

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  12. Hola Helena!

    Que recuerdos que nos trae la excursion con crampones por el Fjallsjokull! Al reservar la excursion temimos no haber elegido "el glaciar correcto", ya que Icelandic Mountain Guides iba a otro mas grande. Pero despues no nos arrepentimos, fue una excursion increible, es uno de los recuerdos que mas nos quedaran de nuestro viaje a Islandia!

    Saludos

    PD: Felicidades por tu blog! :)

    ResponderEliminar
  13. Menuda experiencia "trekinera". Estás hecha toda una campeona, Helena, llegaste viva!!! Me he reido mucho con tu relato, sobre todo al principio. Y claro que es una experiencia que recomiendas al 100%, pues las sensaciones deben de ser maravillosas.

    Yo no me animé a hacer el treking por el Perito Moreno, en Argentina, y la verad es que estoy arrepentido pues no sé si tendré una nueva oportuinidad en la vida, aunque bueno, como entre unas pocas me estáis poniendo los dientes largos, lo mismo me animo a conocer Islandia, que te confieso que era nuestra idea inicial de viaje de novios. Tenemos el gusanillo y tal vez vayamos, pero cuándo?

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  14. Los glaciares son impresionantes. Nosotros, los más chulos los hemos visto en Alpes, y por las fotos el Fallsjökull es una maravilla. Me resulta curioso que cualquiera pueda ir y contratar sin más una excursión por el glaciar, porque es una actividad que tiene, además de como dices exigencia física, un alto nivel de riesgo. Imagino que será una zona muy controlada, si no, no lo entiendo.
    En cualquier caso, seguro que lo habéis disfrutado a tope. ¡Mucha envidia! :-)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué pasada! :-D Venimos a sumar un granito de arena a las toneladas de envidia sana que has generado con este post :-P ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola chicos!

    - Artabria, no te creas que Cintia decía que se plantaba a mitad... pero luego volvían por otro lado... esa no era una opción. Pero mereció la pena. Yo recomiendo la excursión

    - Víctor (el mundo a tus pies) imagino que luego todos los glaciares tienen que ser similares. Para mí era el primero al que me acercaba y me dejó impresionada... Recordaba cuando los estudiaba en clase de pequeña y pensaba: esto es... ¡Muy chulo!

    - Carol, nosotras tampoco somos muy atléticas (no hay más que vernos), pero era una cosa que cuando lo vi en el blog de David y Neus dije: ¡lo tengo que hacer! y para nada me arrepiento. De hecho, lo recomiendo. Eso sí, es durete. Ahora ya me he apuntado al gimnasio, no digo más, jejeje

    - Víctor, cuando leí tu relato de Noruega pensé: estos chicos no tienen cabeza. La verdad es que los glaciares son muy peligrosos... fíjate en el final del primer vídeo (creo que sobre el minuto 3) el "moulin" con el que nos encontramos... si te caes ahí no lo cuentas.
    El guía nos decía que había gente que se había metido sola por allí y había muerto perdida y agotada. Hay que llevar mucho cuidado.
    Eso sí, son impresionantes, ¿eh?

    - Cintia, ¡que calladito te lo tenías! Con el tiempo se ve todo de otra forma.
    Y lo monas que estamos con el casco y el arnés, jejeje. Eso si que no tiene precio... jajaja

    - David y Neus, vuestro blog fue una referencia clave para la preparación de mi viaje (y así lo señalo a lo largo de los relatos). Cuando leí que vosotros habíais hecho un trekking por este glaciar y vi las fotos no lo pensé...
    Bueno, matizaré, no sabía si coger la excursión fácil o ésta de nivel medio, pero pensé: ¡chica! ¡tampoco tenemos tan mala forma!... Al final me resultó durilla, pero merece mucho la pena y no me arrepiento de haber cogida ésta, así que ¡gracias chicos!

    - Antonio, claro que sí... quién sabe por dónde irán vuestros pasos en el futuro. Los vuelos a Islandia cada vez tienen mejores precios con las líneas de bajo coste...
    Es un país que os encantará y no me quiero imaginar, conociéndote, las fotos que puedes traer de allí, jejeje ;)
    La verdad es que sería un buen viaje de novios... ¿dónde fue al final? ¿Argentina?

    - Guisante Verde, imagino que lo tienen altamente controlado, porque llevas mucha razón al decir que los glaciares son muy peligrosos. Al final del primer vídeo (sobre el minuto 3) nos enseñaron un "moulin" de esos que si te caes, no lo cuentas... es flipante. Toda una experiencia

    - Edu y Eri, la verdad es que es brutal esta excursión. Sin duda, muy recomendable

    Un saludo a todos y muchas gracias por pasar por aquí y animaros a comentar :D

    ResponderEliminar
  17. Hola Helena, hicimos dos viajes de novio, un previaje a la Isla de La Palma, en Canarias, a hacer treking y tres meses después a ver las ballenas y media Patagonia a Argentina. El previaje de novios lo hicimos por hacer algo, pues nos daba cosa no hacer un viaje de novios hasta 3-4 meses después, y claro, hacerlo por hacerlo tras la boda y no ver ballenas lobos y elefantes marinos... como que no.

    Vuela Ryanair a Islandia? Es que hemso heblado esta misma tarde del próximo viaje y estamos entre Suecia, Noruega o Islandia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, ¿dos viajes por una boda?, jejeje. ¡Me apunto a eso! ;)
      En lo de los vuelos, Ryanair no... pero Wow-air, con la que nosotros fuimos es de bajo coste y creo que ahora Vueling ha abierto rutas también desde España.
      Luego están las típicas Icelandair o Lufthansa.
      Ya me dirás dónde acabáis.
      Un saludo

      Eliminar
  18. Aunque fuera duro el trekking, veo que la experiencia mereció la pena, no??? Aunque en ese momento a Cintia no se lo pareciera...

    ResponderEliminar
  19. Qué risa me he pegado leyendo tu relato, el culmen de la risa ha sido cuando he leído que Cintia estuvo a punto de clavarte el piolet en la cabeza, como me he sentido identificada con ella, jejejeje. Si voy yo fijo que os hubierais pegado a mí porque yo soy de las vuestras!!! A pesar de las penúrias veo que el trekking mereció mucho la pena, qué chulada!!! Un abrazo para las dos!!! ;-)

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno el relato, yo que llevo tantas rutas de senderismo a mis espaldas, se cuando el cuerpo te dice basta y maldices haber salido a "disfrutar de la naturaleza", lo principal es mantener la calma, ir a un ritmo propio y no intentar dar de más y disfrutar, como se comience a pensar en los kilómetros que quedan, peor aún xDDDD

    Muy buena pinta esta excursión, la verdad que con esos paísajes cualquiera se apunta, menuda maravila :D

    Un abrazo fuerte! Estáis hechas unas campeonas :D

    ResponderEliminar
  21. Que experiencia más guapa! Ya sabéis, a practicar senderismo que es muy sano para no terminar axfisiado.
    Muy buenas las fotografías. Dan ganas de estar allí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola chicos!

    - MC, ya te digo que a mí fue de lo que más me gustó del viaje pese al sufrimiento y dolor de pies...

    - Babyboom, no veas lo que me acordé de ti. Pensaba, ¿qué haría ella aquí? Pero veo que te ves reflejada en Cintia. Tú ríete, pero hubo un momento que temí por mi vida... Digo, ésta me mata aquí, tira mi cuerpo a un moulin y aquí paz y después gloria... jejeje
    Ahora se ve de otra forma y para mí mereció mucho la pena. Es espectacular estar ahí en medio y tú tan pequeño

    - José Carlos, conociéndoos, para vosotros habría sido un paseíto. Yo no digo más que ahora voy al gimnasio por lo que pueda venir... Porque cosas así uno no se puede perder

    - Con autocaravana y sin ella, sí... hay que coger de nuevo forma física que sino nos perderemos muchas cosas bonitas en la vida

    Un saludo chicos y gracias por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  23. Hola! voy a Islandia en agosto y me gustaría hacer varios trekkings, y uno de ellos el del glaciar. Me gustaría saber si lo contratasteis desde aquí o allí, sobre la marcha, y a parte de crampones y piolets dejan bastones y casco?

    Un saludo, me encanta vuestro blog, me resulta muy útil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Creo recordar que lo llevamos contratado desde España ( yo no quería que nos quedáramos sin plaza).
      Allí daban todo lo necesario: los crampones, piolet, casco e incluso comida (bastones no nos dieron). De todas formas, no sé si ahora será distinto; en caso de duda escríbeles un e-mail y pregúntales.
      Un saludo y que vaya genial el viaje!!

      Eliminar
  24. Hola, Helena! Eso es lo que pensaba, porque no quiero perdérmelo (aunque dudo entre cojer el combo o hacer glaciar y ver lo de las zodiac o el barco anfibio aparte)...eso, y unas cuantas cosas más...me da que, por ejemplo: Askja, va a ser que no porque toma mucho tiempo, en fíns...

    Oye, lo de la pasta cómo hicisteis, cambiasteis aquí o allí?

    Gracias, guapa, y reitero lo dicho, el blog está muy bién y me está resultando muy útil!

    ResponderEliminar