Clicky

Islandia. Avistamiento de ballenas en Húsavík


Lo primero que hice esa mañana al despertarme en el Húsavík Cape Hotel, fue levantarme corriendo a mirar por la ventana. ¡Me cachis! ¡Cintia, parece que sigue lloviendo y, lo peor de todo, hay niebla! A ver si al final no vamos a poder hacer la excursión de avistamiento de ballenas que tanta ilusión me hacía… Bueno, mejor no lo pensemos… Aún quedaban un par de horas para que empezara y, tal y como es el clima islandés, podía mejorar la situación entre que desayunábamos y recogíamos las cosas de la habitación…

Una horita después, cuando salíamos del hotel, parecía que nuestra invocación a la madre naturaleza había hecho su efecto y, aunque no hacía un día redondo, por lo menos no llovía. Parecía que al final sí íbamos a poder disfrutar de la actividad…

La ciudad pesquera de Húsavík, Islandia

Para los que estéis interesados en hacer una excursión de este estilo debéis saber que en Húsavík hay dos empresas con las que hacer esta salida mar adentro, pero nosotras nos decantamos por hacerla con North Sailing, que nos ofrecieron un precio más ventajoso. En su web podéis ver el tipo de tours que hacen, sus precios y horarios.

Una media horita antes de la hora de salida de la excursión (que la llevábamos pensada desde España), nos acercamos a la caseta para sacar los tickets y nos dijeron que el mar estaba algo revuelto y que en el barco haría mucho frío por lo que debíamos ponernos ropa de abrigo, guantes, gorro y botas o zapatos impermeables. Nosotras nos habíamos puesto unos pantalones de trekking que abrigaban pero, en vista de cómo nos había pintado la situación la chica de la taquilla y dado que teníamos los pantalones de nieve en el maletero del coche, ni cortas ni perezosas decidimos ir a cambiárnoslos…. Allí nos teníais, al ladico del coche, cambiándonos la ropa… (a nuestro favor diré que no había un alma en la calle y lo hicimos de forma muy discreta).

Así, completamente abrigadas, con nuestros pantalones y botas de nieve, jersey de invierno, chaqueta polar e impermeable, gorro y guantes, nos dirigimos al lugar donde ya estaba a punto de zarpar el barco. Allí, daban a la gente menos precavida un mono (que nosotras no nos pusimos) y una gabardina impermeable naranja fosfi al más puro estilo “capitán pescanova”. Desde luego, llevábamos unas pintas…

Preparadas para avistar ballenas en Húsavík, IslandiaPreparadas para avistar ballenas en Húsavík, Islandia

Con la gente todavía entrando y arropándose, pudimos elegir el lugar en el que ponernos… ¿a babor? Nos perderíamos las ballenas que salieran por la derecha, ¿a estribor? pasaría lo mismo con las de la izquierda, la proa estaba ya ocupada, así que decidimos subirnos a la torre, donde no había nadie aún (aunque luego tuvimos a unos cuantos compañeros).

Con todo el mundo a bordo el barco comenzaba a despegar de tierra. Poco a poco íbamos dejando atrás el coqueto puerto de Húsavík. Mediante un micrófono y a través de altavoces situados por todo el barco, los marineros y el capitán del barco nos dieron la bienvenida, algunas explicaciones de lo qué podíamos ver (en base a los avistamientos que se habían estado realizando los días anteriores) e instrucciones de seguridad y acerca de qué hacer en caso de mareo. De hecho después comprobamos como varias personas que no se cogieron bien a la barandilla, acabaron rodando por el suelo del barco y hubo algún que otro mareo a bordo… En fin, ¡cosas que pasan en los barcos!

Avistamiento de ballenas en Húsavík con North Sailing, Islandia

Una de las cosas que nos dijeron era que, cuando se quiere avistar ballenas, tiene que darse la conjunción de dos factores: suerte y paciencia, y es que, estuvimos una hora y media de camino hasta que el capitán divisó la primera ballena y se encaminó hacia ella. Al parecer, ese año, las ballenas no se habían adentrado tanto en la bahía como hasta la fecha acostumbraban a hacer, sino que para poder verlas era necesario ir a aguas más abiertas.

Eso sí, una vez las vimos aparecer la sensación fue maravillosa. Tener un animal de semejantes dimensiones (eran ballenas jorobadas) tan cerquita del barco fue algo único. Pero para que os llevéis una idea de lo que os estoy hablando, mejor os lo muestro de forma gráfica a través de un vídeo:


Después de estar media horita o tres cuartos de hora, dando vueltas por la zona y avistando diferentes ballenas jorobadas (o la misma, que bajaba y subía ¿quién sabe?) y habiendo estado a tan sólo 40 km del círculo polar ártico, emprendimos el camino de regreso a puerto. Otra hora y media de vaivenes que terminaron de revolver algo mi estómago y que hicieron que declinara el chocolate calentito y el pretzel que ofrecieron los marinos en el camino de regreso.

Regreso al puerto de Húsavík, IslandiaPese al frío que tuve en la cara, sobre todo en las orejas (no como Cintia, que con su gorro de espía rusa iba la mar de calentita), la lluvia que en ocasiones hizo acto de presencia y los movimientos del barco, para mí fue una excursión muy bonita (era la primera vez que divisaba ballenas) y desde aquí la recomiendo.  

Y vosotros, ¿habéis realizado actividades similares? ¿dónde? ¿qué os parecieron?

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

21 comentarios:

  1. Me ha encantado el vídeo. Pese al frío que debisteis pasar, tuvo que ser una experiencia increíble. Yo me quedé con ganas de ver ballenas jorobadas en la República Dominicana pero el vuelo a Samaná salía carísimo. Todavía me pena no haber hecho esa excursión...

    ResponderEliminar
  2. Madre mía que brincos daba el barco... Además estando ahí arriba se tendría que notar una barbaridad. Nosotros también hicimos esa excursión cuando estuvimos allí, pero fue con la otra compañia.
    Impresiona mucho tener a esos gigantes dando saltos a unos metros del barco. Sin duda alguna, es una experiencia muy recomendable. Para nosotros fue uno de los mejores días porque esa misma noche vimos la aurora boreal (nos avisó el guía del barco que esa noche había muchas posibilidades de ver las Northern Lights).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Helena!!!

    Con todo esto que comentas de las ballenas, e motivo más que suficiente de ir a conocer Islandia. Tengo la sensaciíon que me queda poco, no sé, pero es un presentimiento que en breve iré allá.

    Un abrazote enorme.

    ResponderEliminar
  4. Ir a ver ballenas es toda una experiencia! yo fui a ver ballenas en Puerto Madryn en Argentina, la ballena franca austral y fue una pasada, se ponían al lado del barco. Aunque hacia frío creo que nos ganásteis y mi barco no daba tantos botes, yo tampoco hubiese podido con el chocolate. El video te ha qyedado genial, es mi asignatura pendiente, a ver si aprendo, que quedan genial. Un besote!!

    ResponderEliminar
  5. Parece un anuncio de pescanova, jeje. Hablando en serio la experiencia debe ser fascinante aunque veo que mucho frío!! me quedé con las ganas he montarme en un barco de esos cuando estuve en Islandia. Aunque desde tierra vimos un ballena a lo lejos y otra muerta en la orilla. que olía a mil demonios... Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tiene que ser impresionante poder ver ballenas. A mi me encantaría poder hacerlo algún día. Ahora... que me da un poco de respeto, también es cierto... Como se le crucen los cables y toque al barco aunque sea por error... A tomar por saco todos. Eso si me da cosilla..

    ResponderEliminar
  7. Tiene que ser una experiencia increíble! Y seguro que a pesar del mareíllo y del frío en las orejas, mereció la pena!
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Es una experiencia fabulosa... La primera vez fue en Sri Lanka y estaba tan mareado después de dos horas mar adentro que ni lo disfruté. Después en Chile, en pleno Estrecho de Magallanes, tuve la fortuna de ver 17 ballenas jorobadas a una cercanía soprendente. No sé si lo viste en su momento. Te lo paso de todas formas:

    http://www.elrincondesele.com/ballenas-jorobadas-estrecho-de-magallanes-chile-forrest-expedicion-fitz-roy/

    Muy buen post y más ganas aún de conocer Islandia.

    Un besazo,

    Sele

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola a todos!

    - Alícia, la verdad es que íbamos abrigadas. Frío no pasamos mucho, sólo en las orejillas (para otra así me compro un gorro como el de Cintia) y en la mano que tenía la cámara que, para poder grabar iba sin guante... pero el cuerpo bien. Eso sí, una experiencia fascinante. Cuando vayas a Islandia (que será pronto), lánzate a hacerla! ;)

    - Notas de un viajero, ¡que suerte! Yo me quedé con ganas de la aurora, pero el clima no acompañó (aparte de que nos dormíamos prontísimo).
    El barco se movía una cosa mala, de hecho hubo varias caídas (dentro del barco) y algún mareo (hubo una chica que la pobre ni se movió para intentar ver las ballenas). Estaba muy revuelto el mar... pero a mí me gustó mucho tener a esos gigantes tan cerquita

    - antonio, ¿nos estás adelantando el próximo destino, jejeje? Fue una excursión muy chula. Eso sí, hay que armarse de paciencia porque estuvimos hora y media de ida (y luego de vuelta) y sólo 30 - 40 min viendo ballenas

    - Calíope, pues me lo anoto para cuando vaya por allí (que ganas no faltan, aunque sí dinero y trabajo).
    El barco se movía muchísimo; de hecho en el vídeo se ve cómo la gente de abajo acabó calada en uno de esos movimientos... Yo, preocupada por cómo lo llevaría Cintia y la que casi no llega a puerto entera fui yo...

    - Fran, la ballena muerta yo también la vi... en Snaefellnes ¿no? Me dio mucha penita (y más después de verlas en el mar) y la gente se hacía fotos con ella...
    En el vídeo hasta cantamos la canción de Pescanova, porque nos sentíamos como dentro de uno de sus anuncios, jejeje ;)

    - Víctor, la verdad es que mejor no pensar eso... porque el barco, acercarse se acerca! Las teníamos prácticamente al lado. A mí me gustó mucho la excursión

    - MC, a mi modo de ver sí. Era la primera vez que veía ballenas y es algo bonito, ver estos enormes animales prácticamente al lado de ti... más cuando sacó la cola para zambullirse en el agua. Muy chulo!

    Un saludo a todos y gracias por vuestros comentarios. :hello:

    ResponderEliminar
  10. Yo no me llevo muy bien con los barcos, soy de mareo fácil, pero estoy segura que la experiencia merece la pena! Tener tan cerca un animal de estas dimensiones tiene que ser una pasada! Y desde la torre teníais unas vistas increíbles. Me lo apunto para el día que vaya a Islandia y si el mar no está muy revuelto me lo pienso! ;-)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Vimos ballenas en Sudáfrica aunque me decepcionó un poco porqué les costaba mucho sacar la cabeza del agua y sólo les veíamos el lomo. Lo que sí me encantó fue ver las orcas en Victoria (Canadá). Eso sí fue una experiencia muy bonita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Buah, qué pasada, tiene que ser una experiencia inolvidable - yo normalmente no aguanto para nada bien el frío, pero así no dudaría en padecerlo unas horibiris :P

    ResponderEliminar
  13. El espectáculo de cachalotes, cormoranes, delfines y pequeñas ballenas que se puede apreciar en el Estrecho de Gibraltar, estoy seguro, que no tendrá comparación con el que tu nos deleitas ahora. En nuestro recorrido por Alaska pude apreciarlas en varias ocasiones y, espero que pronto, podamos desplazarnos a Islandia; desde luego tu nos lo estas pintando muy bien.
    Enhorabuena, Helena, ciudadana viajera.
    www.paradaconfonda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Pues al final cogisteis buen sitio! :) Tiene que ser increíble tener cerca un animal taaaan inmenso... Ojalá pudiera hacer esta actividad alguna vez.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola a todos!

    - Anna, si eres de mareo fácil entonces no es una excursión recomendable (pese a que a mí me mereció la pena). En el barco había una chica que la pobre, desde casi salir de puerto no levantó cabeza, me daba una pena... a lo mejor con mejores condiciones lo hubiera llevado mejor. Eso sí, la experiencia fue muy bonita

    - M. Teresa, pues anotados quedan esos dos lugares. Aquí, como verás en el vídeo, tampoco asomaban mucho la cabeza. En una ocasión una dio un pequeño salto, pero lo hizo en el lateral y no me dio tiempo a pillarlo con la cámara. Lo de las orcas tiene que estar muy chulo.

    - Verónica, por lo menos para hacer una vez en la vida. ¿Quién sabe cuándo podremos volver a vivir una experiencia similar?

    - Judith, no sé si todos los días será igual o tendrá que ver con el estado del mar y el clima que hacía ese día, pero desde luego, lo mejor es no dejar ninguna parte del cuerpo descubierta. A mí se me quedó la mano (en la que llevaba la cámara) congelada!! Pero merece la pena, eso sí

    - José Manuel, por lo menos más variedad de animales si que parece haber en el estrecho... jejeje.
    Yo, en Canarias (en un ferry de una isla a otra) vi saltar a delfines en el mar y me emocioné, es un animal tan mono...
    Alaska es todo un sueño para mi. Si no recuerdo mal, hicisteis un crucero ¿no?

    - Aran, la verdad es que sí, porque además, el agua que entró en alguno de los movimientos del barco no llegaba tan arriba (no sé si has visto en el vídeo cómo cala a la gente de abajo) y teníamos panorámica de todo el mar. Lo malo es que se aprecian mucho más los movimientos del barco y puede ser peor para mareos. Pero al final estuvo muy bien la cosa ;)

    Un saludito a todos y perdonad por la tardanza en contestar :hello:

    ResponderEliminar
  16. Uno de los momentos más emocionantes de mi vida fue el avistaje de ballenas en Península Valdés en la Patagonia Argentina. No exagero, lloré mucho y todavía me emociono al recordarlo.
    Otro motivo más para visitar Islandia.
    un abrazo,

    ResponderEliminar
  17. Alucinante la experiencia! nosotros hicimos algo silmilar en Brasil pero acabamos mareadísimos y la mitad de la gente echando la pota, je je! Aunque algo así es para recordar!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola chicos!

    - Cool, tiene que ser una chulada allí en Argentina... a ver si algún día cae!!

    - Quadens de bitàcola, me suena que leí vuestro post al respecto. En los barcos en cuanto el mar está un poco agitado no hay quien se libre de mareos! jejeje

    Un saludito y gracias por vuestros comentarios ;)

    ResponderEliminar
  19. Uno de esos lugares y actividades que en lo personal siempre los veo como de National Geographic solamente. Que grata experiencia que ha de haber sido, ojalá algún día se me haga realizarla también, saludos!

    ResponderEliminar
  20. Vaya una experiencia más bonita, suerte que el tiempo en la salida os respetó, porque sin duda es una de esas cosas que uno quiere ver y da rabia que las lluvias lo fastidien.

    Saludotes!

    ResponderEliminar