Clicky

Visita del recinto arqueológico de Numancia en Soria


El broche final a nuestro paso por tierras sorianas a bordo del Tren Campos de Castilla llegaba con la visita de la histórica Numancia, la ciudad que (al más puro estilo galo, con Asterix y Obelix a la cabeza) resistió durante décadas el empuje romano.

El yacimiento arqueológico de Numancia se encuentra a escasos 7 km de Soria, en las cercanías de la población de Garray y, aunque sólo quedan ruinas allí, el valor histórico y simbólico de la ciudad va mucho más allá y es muy recomendable una visita.

Al llegar al recinto y comprar la entrada se accede a una sala de audiovisuales en la que se muestra un documental explicativo para poner en situación a los visitantes.

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

¿Qué pasó en Numancia? 

Numancia era un importante punto estratégico. La ciudad, en lo alto de una colina, dominaba el valle de los ríos Duero, Tera y Merdancho y controlaba la comunicación del valle del Ebro con la Meseta. Su riqueza ganadera y el suministro de diversos alimentos a través del río les aseguraba el abastecimiento para pasar el duro invierno soriano.

Roma ansiaba conquistarla para convertir Hispania en una provincia del imperio, pero la resistencia que opuso la ciudad a la romanización, nada menos que 20 años de luchas, hizo que su leyenda y mito crecieran a partes iguales.

11 cónsules fueron derrotados a las puertas de la ciudad. Pero todo comenzó en el año 153 a.C., cuando los arévacos de Numancia derrotaron a Nobilior. Se dice que el cónsul romano, aparte de atacar la ciudad con un enorme ejército de soldados, contaba también con diez elefantes (traídos de África), pero tal fue el ojo de la defensa numantina que acertó a dar en la cabeza a uno de los elefantes y asustado o enloquecido la emprendió contra el propio ejército romano. Seis mil romanos murieron en aquella batalla y a partir de entonces el día 23 de agosto (día de la masacre) fue declarado “funesto” o “condenado a salir mal”, para que ningún general romano librara batalla en el futuro en tal fecha.

Durante los siguientes 20 años, los ejércitos de otros cónsules posteriores fueron cayendo a manos de los numantinos (Quinto Pompeyo u Hostilio Mancino entre otros) y tal llegó a ser la fama de la ciudad entre las tropas que, según cuenta el cronista Apiano, las mujeres romanas fueron al Senado a pedir que sus hijos y maridos no fueran a Hispania a librar batalla (porque creían que iban a encontrar una muerte segura).

Pero en las luchas los numantinos contaban con un aliado, el frío del invierno soriano. Y es que, por aquel entonces, se declaraban los nuevos cónsules en marzo (que era el primer mes del año, de ahí que el resto de etimologías para los meses del año como octubre que era el octavo, noviembre el noveno o diciembre el décimo) así, para cuando tenían organizado el ejército y llegaban a Hispania se plantaban en invierno, teniendo que lidiar, aparte de con los rudos guerreros numantinos, con el frío del invierno.

Cercado de Numancia
Las cosas cambiaron cuando Escipión Emiliano, que había sido el destructor de Cartago, se declaró cónsul, ya que lo hizo en enero (al parecer dio una especie de golpe de estado), adelantando el comienzo de año y llegando a Numancia todavía con buen tiempo. Además, vino a Hispania con 2 ejércitos consulares (cada uno tenía 30.000 hombres) y cambió la estrategia, en lugar de atacar la ciudad, lo que hizo fue formar siete campamentos en los cerros cercanos uniéndolos por murallas (9 km de muralla) con torreones de vigía, un foso y llegaron a instalar lanzas y rastrillos en el Duero para que los numantinos no pudiesen escaparse buceando.

Encerrados, la táctica de Escipión era sencilla: sólo era cuestión de esperar.

Sin arqueros y sitiados, la situación de Numancia no era muy halagüeña, tan sólo podrían vencer mediante una batalla a campo abierto pero, pese a las provocaciones de los Numantinos, Escipión continuó con su táctica, dejarles encerrados y esperar.

Pese a todo, el guerrero Retógenes Caraunios (junto con 10 hombres) consiguió escapar del cerco para pedir ayuda a otras ciudades arévacas. Éstas, por miedo a represalias de los romanos, les negaron la ayuda. Tan sólo Lutia envió un pequeño batallón de 400 hombres a los que, Escipión, al conocer la noticia, mandó apresar y cortarles la mano derecha.

Tras diez meses de asedio, los alimentos se habían agotado y ya no quedaba esperanza alguna. Sin comida que ingerir la gente comenzó a caer muerta… los pocos que aguantaban comenzaron a comerse a los muertos. Esta situación para los guerreros de la ciudad suponía una deshonra y muchos pelearon entre ellos hasta la muerte, para morir combatiendo (aunque no deja de ser una especie de suicidio). Cuando el tiempo de asedio alcanzaba los 11 meses, en la ciudad sólo quedaban aquellos que aún no habían caído muertos pero que tampoco se atrevían a suicidarse, que finalmente abrieron las puertas de la ciudad y se rindieron.

Al llegar Escipión, sólo quedaba muerte y desolación. Era el verano del 133 a.C. La ciudad había caído por inanición, siendo vendidos los supervivientes como esclavos. Fue mandada quemar y dejaron que los aliados romanos se quedaran a vivir en ella, por lo que hoy en día se ven los restos de dos ciudades superpuestas. La primera celtibérica y la segunda romana.

La visita del recinto arqueológico 

Recinto arqueológico de Numancia, Soria
Una vez hemos entendido lo que pasó en la ciudad, desde el centro de visitantes,  comienza la visita del recinto arqueológico. Llaman la atención, a la entrada, dos monumentos conmemorativos: un obelisco en honor a D. Ramón Benito Aceña que fue inaugurado en 1905 por el Rey Alfonso XIII y un segundo monumento, del que sólo está construido el pedestal que comenzó a levantarse en 1842.

La ciudad romana se edificó sobre la celtíbera, manteniendo la estructura de ésta, con dos largas calles que la recorrían de norte a sur, mientras que las múltiples calles que se sucedían de este a oeste tenían encuentros escalonados para que cortaran los fuertes vientos de la zona. Así pues no es la típica ciudad romana.

El agua se almacenaba en aljibes o depósitos, que se llenaban cuando llovía o se traía del río a mano. Éstos o bien se levantaban en las esquinas de las manzanas para uso público o en los patios de las casas.

Aljibe en Recinto arqueológico de Numancia, SoriaAljibe en Recinto arqueológico de Numancia, Soria

Y, aunque la ciudad se levantó siguiendo la cuadrícula original de Numancia, sí se introdujeron ciertas mejoras, como realizar casas de mayores dimensiones. Y esto se entiende muy bien recorriendo las dos reconstrucciones que se han realizado en el recinto: una de una casa celtibérica y otra de una ciudad romana.   
La vivienda celtibérica era muy sencilla y pequeña. Con una planta rectangular estaba dividida en tres salas: la primera que se dedicaba a labores artesanales con una trampilla en el suelo para acceder a la bodega, la segunda habitación era el lugar de reunión familiar, con sitio para dormir y comer y la última que era el almacén. Tenía las paredes y muros de piedra, madera y adobes, con techados de paja.

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

Por el contrario, las casas romanas eran más grandes. Tenían un pequeño patio por el que se accedía al vestíbulo desde el que se podía pasar a la cocina y a las habitaciones. El corral o granero también se encontraba en el interior de la casa.

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

La ciudad estaba rodeada por una muralla de 3 km de perímetro y hasta 6 m de espesor, de la que se ha reconstruido también unos metros y a la que se puede subir. Tenía la base de piedra mientras que la parte superior estaba rematada por un murete de adobe y madera.

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

Nuestra visita concluyó en la zona sur del yacimiento, en la que se conservan los restos de lo que eran viviendas de ciudadanos acomodados.

Recinto arqueológico de Numancia, Soria

Allí finalizaba nuestra ruta por esta mítica ciudadela. Un lugar que me resultó muy interesante para gente a la que le guste la arqueología. 

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

14 comentarios:

  1. A mí, junto la visita a la Laguna Negra, fue una de las cosas que más me gustó! Si es que vamos para Indiana Jones, eh?? jejejeje

    ResponderEliminar
  2. He estado un montón de veces en Soria y nunca nos hemos acercado a ver estas ruinas. Seguro que me encantarán por lo que he podido ver en tu entrada.
    Un besico,

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría visitar Numancia! Me ha encantado la introducción histórica, sobre todo ahora que me estoy leyendo una novela sobre los Escipiones, jeje

    ResponderEliminar
  4. Que alegría me da ver un yacimiento limpio y libre de matojos, que lamentablemente es lo común en este país. No he estado por Soria pero cuando vaya no me dejaré detrás Numancia, porque independientemente de los restos es un lugar emblemático en la historia antigua de España que estudiamos desde pequeños, así que es un imprescindible. Muy buena entrada, felicidades! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no es lo mismo visitar un lugar por tu cuenta que ir con un entendido en la materia, se aprenden muchas cosas. Numancia tiene una gran importancia histórica a pesar de que ahora sus ruinas no la muestren. Está bien que hayan reconstruido algunas casas, por lo menos para que podamos hacernos una idea de como vivían en aquella época. Un buen lugar para visitar en Soria!!! ;-)

    ResponderEliminar
  6. 20 años de lucha, madre mia! Una interesante lección de Historia, la verdad es que poco conocía sobre Numancia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Otro lugar lleno de historia! Y que historia :S además se ve bien y conservado...desde luego, si algún día voy por la zona, será parada obligatoria!.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  8. Esta es una de las visitas que tengo pendiente!!

    ResponderEliminar
  9. Ufff cuanta historia hay en este post.
    De cosas que ya ni recordaba y me las refrescó.
    Interesante lugar para conocer y también por su valor arqueológico, sin duda.
    Saludos
    Carlos :)

    ResponderEliminar
  10. A mediados de noviembre tengo planificada una escapada a Soria capital. Estando tan cerquita trataré de acercarme a visitar este recinto arqueológico porque parece muy interesante. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. No sabia que tenia esta historia de guerras y durante tantos años. Es una visita perfecta para hacer una escapada a Soria.
    http://itsebcblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. En Soria estuve hace muchísimo tiempo y a parte de la capital, vi la Laguna Negra y poco más. Tengo pendiente volver así es que me vendrán bien tus entradas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola a todos!

    - M.C. y eso que queda poco en pie... pero es un lugar de mucha importancia arqueológica. a mí también me gustó mucho

    - Cool, pues es eso... poco queda de lo que fue pero tiene mucha importancia como yacimiento arqueológico por el tema de las guerras numantinas. Es una visita interesante

    - Verónica, entre las series históricas y los libros que te lees... te lo vas a saber todo, jejeje. Me alegro de que te haya parecido interesante la entrada

    - Calíope, qué razón llevas. La verdad es que lo tienen bastante cuidado. Es un lugar histórico y que todos hemos estudiado de pequeños (aunque mentes como la mía ya no se acordaran, jejeje)

    - Babyboom, la verdad es que con las reconstrucciones te llevas una idea más completa y, con un entendido (o guía) siempre se aprecian detalles que a simple vista pasarían desapercibidos (como las superposiciones de aceras que vimos). Estuvo bien la visita

    - M. Teresa, tiene una historia similar al reducto galo de Asterix y Obelix, jejeje... que con muy pocos guerreros, vencían siempre al ejército romano

    - Verónica, sí que es un lugar interesante y con una cuidada puesta en valor... Recomendable por lo que fue y lo que pasó allí

    - Rubén, pues ya sabes para cuando visites Soria ;)

    - Carlos, veo que eres de los míos. También era una historia olvidada para mi hasta nuestra visita... sin duda, interesante

    - Alícia, pues si lo haces, ya me comentarás qué te parece el recinto

    - Eider, es un lugar histórico español, sin duda. Hay que visitarlo más por lo que fue, que por lo que realmente es hoy en día...

    - Con autocaravana y sin ella, yo también dejé cosas pendientes por lo que ambos le debemos una visita, jejeje

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios :D

    ResponderEliminar