Clicky

Islandia. En busca de focas en Vatnsnes


Nos despertamos al día siguiente en nuestra cabañita dispuestas a continuar la ruta. Para ese día teníamos pensado recorrer la península de Vatnsnes en busca de unos animalitos que a mí me chiflan: focas. 

Recorriendo la península de Tröllskagi 

Así que tras recoger todo de la cabaña y acercarnos a desayunar al restaurante del hotel a la hora a la que habíamos quedado el día anterior con la dueña, cogimos el coche para continuar bordeando el Eyjafjörður en dirección hacia Siglufjörður.

Estaba lloviendo y, en ese estado, las vistas de los fiordos no eran ninguna maravilla, así que fuimos un poco a piñón fijo…  Tomamos el túnel de Strákagöng que con un único carril y algún sobreancho para permitir el paso a los vehículos que se acercaran en el otro sentido, atraviesa en apenas 800 m de longitud el Siglufjardarfjall.

Al poco llegamos a Siglufjörður, una localidad  enclavada en el vértice más septentrional de la península de Tröllskagi, que tuvo su apogeo en la década de los 40 por la fiebre del arenque. Con el tiempo, la merma en la demanda de este pescado provocó una crisis en la ciudad que ha quedado reducida a una pequeña villa con su puerto de pesca y en el que se ha instalado el Síldarminujasafn o Museo del Arenque, que rinde homenaje a los años dorados. Nosotras no teníamos especial interés por verlo así que continuamos con la ruta.  

Por el camino vimos un desvío en la carretera que conducía a una iglesia, Grafarkirkja y decidimos entrar a verla. Aunque está situada en un terreno privado se puede visitar de forma pública. Hay una valla en el camino de acceso que se levanta (y que se ha de cerrar tras el paso) y unos pocos metros después se llega a un parking donde dejar el coche y continuar a pié.

Grafarkirkja, Islandia

Se cree que es la iglesia más antigua de Islandia, pero también la más pequeña. Al parecer el edificio en el que se asienta es del siglo XVII aunque anteriormente ya había allí una pequeña ermita.

La iglesia, hecha en madera y con cubierta vegetal, tiene un interior muy coqueto. Su emplazamiento, el hecho de visitarla en completa soledad, de tener que abrir y cerrar nosotras mismas las puertas hizo que fuera una visita que me gustara mucho.

Grafarkirkja, Islandia

Pero debíamos continuar. Tomamos de nuevo el coche y al poco tiempo llegábamos a Hofsós uno de los pueblos comerciales más antiguos de Islandia que data del siglo XVI. Allí, en un almacén del siglo XVIII, se ha instalado un museo de la naturaleza pero nosotras no teníamos interés en ver más museos y continuamos la ruta.

Pasamos de largo por Varmahlid y Blönduós (una localidad grande y bastante comercial  situada a orillas del fiordo Húnafjördur) hasta llegar a nuestra siguiente parada: Thingeyrar, una de las mayores granjas islandesas.

Thingeyrar, Islandia

El lugar tiene bastante importancia histórica porque allí, se reunían asambleas y en 1133 se construyó un monasterio. Hoy en día hay una iglesia construida en 1864. Nosotras sacamos el ticket para visitarla por dentro pero la verdad es que no nos dijo mucho.

Thingeyrar, Islandia

Península de Vatnsnes: en busca de focas 

Desde allí nos dirigimos ya hacia la península de Vatnsnes haciendo una primera parada en una fortaleza de la que nos habló el guía de la iglesia: Borgarvirki. Al parecer se trata de una estructura basáltica natural (un “cuello volcánico”) que, según dicen, fue modificada por los vikingos y usada como fortaleza. Y no es de extrañar ya que desde allí se tenía un control visual absoluto de toda la zona circundante.

Borgarvirki, IslandiaBorgarvirki, Islandia

Esquema de un cuello o tapón volcánico
Por si os interesa, comentaré que un “cuello o tapón volcánico” se forma cuando un volcán se extingue y la roca fundida que existía en el tubo o cuello se enfría y se convierte en roca ígnea sólida. Por lo general, ésta roca es mucho más dura que el resto de materiales de la montaña que el viento, la lluvia y la nieve van erosionando, dejando el tapón o cuello expuesto.
Mapa de Vatnsnes, islandia
Desde allí nos dirigimos hacia Ósar y Hvítserkur, que están juntas. Dejamos el coche en un parking y, aprovechando que había un merendero, nos hicimos unos bocatas para comer antes de continuar con las visitas.

La primera que hicimos (y la única que estaba indicada) a Hvítserkur. A través de un sendero, fuimos a parar a un mirador desde el que se divisaba esta curiosa formación  rocosa (situada a unos 15 metros de la costa) que surge del mar y que se dice que es un troll que quedó petrificado por el amanecer cuando intentaba destruir el monasterio cristiano de Thingeyrar, aunque otros ojos dicen que se asemeja más a un rinoceronte.  

Hvítserkur, Islandia

Realmente la formación es el resultado de la intrusión de material ígneo en una fisura de rocas más antiguas. Con el tiempo, estos materiales fueron erosionados al formarse la bahía de los fiordos, quedando Hvítserkur al descubierto.

De vuelta al parking, vimos como salía otro sendero hacia la playa y decidimos seguirlo pues en la zona debía haber focas (según indicaban los planos turísticos  y carteles informativos de la zona). Allá íbamos. Yo parecía un niño con zapatos nuevos, en busca de focas… ¡Qué ilusión me hacía! Cuando llegamos a la orilla de la playa seguimos caminando, pues en la orilla de enfrente parecían intuirse focas… ¿o eran rocas? No sé. No se veía nada claro…

Con un buen zoom en la cámara ya empezamos a distinguirlas. ¡Sí! ¡Son focas!

Focas en Ósar, islandia

Estuvimos un ratillo por allí, haciendo fotos a diestro y siniestro, grabándolas en vídeo e incluso llegamos a ver alguna más dentro del agua. Al parecer en la zona hay una colonia de alrededor de 200 focas. Os dejo aquí un pequeño vídeo de nuestro paso por allí aunque, como no tenía trípode, está un poco movido: 



Pero era hora de seguir. Retornamos al parking y continuamos bordeando con el coche la península.

No vimos ninguna otra indicación hasta llegar a Illugastaðir, otro de los puntos desde los que se pueden avistar focas. Dejamos el coche en un parking que han habilitado dentro de la propiedad privada de una granja (en la que hay hasta aseos para los visitantes) y caminamos por un camino bordeando la costa hasta llegar a una caseta en la que se encontraba el punto de observación.

A lo lejos, pudimos ver alguna foca tirada, tomando el sol sobre las rocas. En este punto había menos animales pero, aunque estaban lejos, me parecía que estaban más cerca que en el otro punto. Os dejo otro vídeo de esta zona:


Tras estar un ratillo allí y yo emocionada a más no poder… volvimos al coche y continuamos la ruta.

Según el plano en Svalbarð había otro punto de observación de focas, pero no dimos con el lugar.

Continuamos haciendo kilómetros sin una meta fija… ya habíamos visto todo lo que queríamos ver ese día y lo único que queríamos era acercarnos lo máximo posible a la zona de Snaefellness, península que recorreríamos el día siguiente… así que empezamos a echar kilómetros.  

Finalmente cuando llegamos a Buðardalur decidimos hacer noche en una guesthouse que vimos económica. No había mucho que hacer por allí, así que pasamos el resto de tarde descansando y tomando unas cervecitas en el bar.

Caballos en el valle de Thingeyrar, Islandia

El día había dado bastante de sí y, aunque me quedé con ganas de ver también Kolugljufur, que en el relato de David y Neus se veía bonito, el día siguiente recorreríamos otra de las zonas de Islandia que se quedan en la memoria del viajero.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

19 comentarios:

  1. Islandia es un país maravilloso... En el que se pueden vivir las 4 estaciones del año en un solo día :) Y los volcanes son parte intrínseca de su geografía y personalidad. Nosotros no tuvimos ocasión de ver focas pero sí lugares tan llenos de encanto como los que mencionas en el post.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que había que buscar focas donde fuera... XD Me ha parecido interesante cómo intentan facilitar el acceso de turista en zonas que son privadas. Y el paisaje se me antoja infinito, naturaleza y más naturaleza y con poca gente alrededor, ideal para sacar tomas sin que miles de turistas le quiten protagonismo al entorno.
    Muy curiosa la iglesia más pequeña y antigua de Islandia, casi parecía la casa de los 7 enanitos, jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Tiene que ser muy chulo esto de ver focas en su hábitat. Tuvisteis un montón de bonitas experiencias en Islandia, así que va ganando puntos! ;-) Y la iglesia me ha parecido una monada.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Increíble, que paisajes tan chulos!!! A mí también me encantan las focas así que si alguna ez voy para allá está claro que este lugar es parada obligada. La roca con forma a mí me parece más un troll que un rinoceronte aunque está claro que si te dicen que es un loro pues al final acabas viéndolo, jejejeje. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola a todos!

    - Viajes, Islandia es un país que se queda en la memoria de cualquier visitante, llevas mucha razón. Gracias por pasar por aquí y animarte a comentar.

    - Carmen, yo también me quedé alucinada con lo de entrar en una granja privada (para ver focas en la costa) y que tuvieran habilitado para los visitantes hasta baños, que imagino que luego ellos mismos limpiarán. Hicimos visitas muy curiosas este día.

    - Anna, lo malo es que estaban lejos, lejos... hay que tener un buen zoom en la cámara. Eso sí, la experiencia es muy bonita. Son unos animales que me encantan...

    - Babyboom, pues ya verás los paisajes de la próxima entrada de Islandia, te vas a quedar sin habla. No sé cómo seleccionar fotos...
    Yo, parecía la loca de las focas. Todo era obsesión por verlas. Había visto ya una en Jokulsarlon (me tenías que haber visto en el barco gritando "a seal" "a seal") pero el verlas en grupo ahí tiradas me pareció chulísimo. ¿Se nota que me encantan?
    Dicen que parece un rinoceronte de perfil bebiendo agua... si lo miras de nuevo seguramente lo identifiques, aunque yo también le veo cara de troll, jejeje.

    Un saludote a todos y gracias por vuestros comentarios :hello:

    ResponderEliminar
  6. Helena, ya he leído más entradas tuyas de Islandia y me parece increíble... Entran unas ganas terribles de visitar el país. Por cierto, este verano estuve apuntito de ir, pero al final no surgió y me fuí en coche a Francia a la zona de Las Landas...

    Una entrada genial, y chica yo tampoco veo el rino, pero será, será,...

    Un saludo,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Ahí sí que disfrutaría! Siempre que hay posibilidad de ver fauna, no lo dejamos perder.
    Islandia es un país con muchísimos atractivos naturales y ese tipo de viaje me encanta.
    A ver, a ver cuando...

    ResponderEliminar
  8. Qué majas las focas!! Nosotros cuando estuvimos por allí no tuvimos la suerte de ver ninguna... qué envidia. Aunque a cambio se nos cruzo una manada de caballos, con sus potrillos, y se puso a correr delante de nuestro coche; espectacular.

    Me están gustando mucho las entradas de Islandia, qué recuerdos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes que siempre que podemos avistar algún animal en libertad allí que vamos, así que está excursión me ha parecido preciosa. Y la pequeña iglesia, me ha encantado.
    Besicos

    ResponderEliminar
  10. No teníais especial interés en visitar el museo del arenque? Anda que.... jajaj. Vaya experiencia verlas tan de cerca, yo a lo que tengo muchas ganas de ver son a las tortugas. Tu "fijación" por las focas es igual que la mía por las "tortugas" ;-)

    ResponderEliminar
  11. Anda! cuando leí el título de la entrada pensé que habías visto las focas desde un barco, je je, mola verlas tan cerca y desde tierra, son chulísimas. Me ha gustado la primera iglesia tipo chozo (por la cubierta vegetal), es un tipo de edificio que no es la típica para una iglesia. Una estupenda entrada, Islandia gana puntos, aunque el frío me sigue echando para atrás!! Un besote!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola a todos!

    - Trini, vaya, entonces seguro que pronto cae el viaje... aunque es un país muy caro y hay que ahorrar bastante para ir.
    Seguro que en Las Landas también lo pasasteis de maravilla, yo tengo pendiente esa zona

    - M.Teresa, lo malo de la parte norte-noroeste del país es que hay que hacer más kilómetros entre puntos de interés y por eso, mucha gente lo deja aparcado y se centra en el sureste de la isla, pero también tiene mucho que ofrecer... A mí, que las focas me encantan, tenía éste como un punto a visitar sí o sí y, aunque, lejos, muy lejos, las pudimos ver

    - Notas de un viajero, sí, esa es otra de las cosas típicas. A nosotras también nos pasó en un par de ocasiones. De hecho, la manada que se ve en la foto que cierra el post poco antes había pasado por nuestro lado. Es lo que tiene el país, naturaleza a raudales...

    - Cool, es que cambia mucho de ver los animales en su hábitat, sueltos y libres a verlos en un recinto cerrado. Las focas eran monísimas, ahí tiradas a la bartola tomando el sol...

    - Verónica, ¡anda! lo que descubre una... entonces hay que ir a Costa Rica a ver el desove, ¿no?
    El museo lo dejamos para otra ocasión :P La verdad es que hay museos curiosos en Islandia. Ya veréis el que visitamos dos días después...

    - Calíope, sí, sí... vistas desde tierra, pero gracias a un buen zoom en la cámara, sino sólo las intuyes (y podrían ser rocas).
    La iglesia fue una pequeña sorpresa en el camino. No habíamos leído nada de ella y desde luego, no sale en las guías.
    Fíjate, yo huía del calor de España ese año y allí estaba en la gloria; aunque el viento de los últimos días era ya demasiado.

    Un saludo a todos y gracias por pasar por aquí y comentar :ok:

    ResponderEliminar
  13. Que experiencias más guapas! Ver focas al natural... Veo tan difícil escaparme a Islandia que disfruto leyendo tus entradas. Sigo viajando contigo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Le tengo unas ganas locas a Islandia y poder vivir esta experiencia de las focas, no hace más que acrecentarlas! Qué maravilla!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  15. Fenomenal, Helena! Menuda excursión en busca de focas... Con lo que me gustan a mí las focas... Unas imágenes panorámicas preciosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Que sitio tan chulo! Me encantaria poder ir y ver las focas en persona.
    http://itsebcblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. Si me dicen que esa iglesia es un granero me lo creo, cualquiera lo diría xDDD

    Que panchas se ven las focas ahí tumbadas, toda una experiencia verlas tan cerca.

    Un saludote!

    ResponderEliminar
  18. Qué chulos paisajes!! Y qué curiosa la iglesia Grafarkirkja!! La verdad es que no hubiera imagianado que era una iglesia. Qué suerte poder verla así en soledad! Y lo de ver focas tiene que ser de esas experiencias que nunca se olvidan, no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola a todos!

    - Con autocaravana y sin ella, no veáis lo que ha dado de sí el viaje, que hace más de un año que fuimos y aún sigo con los posts...

    - Moonflower es que son unos animales que me encantan... el verlas ahí, tiradas en su hábitat, es otra de esas experiencias que teníamos ganas de vivir y que pudimos cumplir allí

    - Antonio, pues seguro que con tu arte en el manejo de la cámara cuando vayas seré yo la que se quede con la boca abierta...

    - Eider, pues nada, ya sabes uno de los lugares en los que encontrarlas, jejeje

    - José Carlos, es que hay lugares que no dejan de sorprender. Ahí en medio de la nada, una bonita iglesia que, como dices, podía haber pasado por un granero. Y las focas, monísimas...

    - MC, no sé si parará mucha gente en la iglesia porque es un lugar desconocido que no aparece en guías. Tenían un libro de visitas/firmas y allí dejamos nuestra imprenta. Y las focas, sin palabras, me encnantaron (aunque las vimos muy lejos)

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios :hello:

    ResponderEliminar