Viajar en Navidad: una escapada invernal a Cracovia y Varsovia


El pasado puente de diciembre, gracias a la invitación a un blogtrip por parte de la Oficina de turismo de Polonia en España y a las oficinas de turismo de Cracovia y Varsovia, tuve ocasión de visitar estas dos ciudades durante apenas 4 días y, aunque me hubiera gustado haber dispuesto de algo más de tiempo para recorrerlas con más calma y a mi ritmo, la impresión que me causaron no pudo ser mejor.

Aunque iré desarrollando de forma pormenorizada alguno de los sitios que tuvimos ocasión de visitar, en esta entrada os daré la primera impresión que me causó la zona y trataré de proporcionaros los datos prácticos básicos para visitar estas ciudades en época invernal. 

¿Cómo llegar a Varsovia y a Cracovia? y ¿cómo ir de una a otra ciudad? 

Nosotros volamos a Varsovia desde Madrid a través de un vuelo internacional operado por la aerolínea polaca LOT. Aunque el avión era pequeñito, pues sólo tenía dos hileras de asientos, con dos asientos en cada una de ellas, era bastante cómodo y había bastante espacio entre asientos.

Vuelos a Polonia con LOT

Con apenas una hora de diferencia tomamos un segundo vuelo para trasladarnos desde Varsovia a Cracovia a través de un vuelo interno de la misma aerolínea. En esta ocasión fue un avión de hélices que en apenas 30 - 40 nos dejó en el aeropuerto de la ciudad con más fama de Polonia.  

Lo malo de los vuelos con escala es que existen más probabilidades de pérdida de equipaje y en este caso (aunque parece ser que la maleta no llegó a salir del aeropuerto de Madrid) @Debocados fue la agraciada que le tocó pasar gran parte del viaje sin ropa de abrigo…

Trenes en Polonia, PKP Intercity
Tras pasar un día completo en Cracovia, visitando la ciudad (que es perfecta para recorrer a pie), regresamos a la capital del país en tren. La conexión de Cracovia a Varsovia en tren está operada por PKP Intercity y en aproximadamente 3 horas y media atravesamos varias de las regiones del sur del país hasta poner nuestros pies en la estación central de Varsovia (Warszawa Centralna).     

Si queréis más información acerca del sistema ferroviario polaco os recomiendo este post que ha escrito Tokitan donde explica con pelos y señales las diferentes clases de trenes y las categorías dentro de cada una de ellas. Al parecer para trayectos nacionales existen dos opciones: la TLK, la tarifa más barata o la EIC, la que nosotros usamos; mientras que los trayectos internacionales se ven cubiertos con la Eurocity, Euronight o International Fast train. 

¿Qué hacer en Cracovia y Varsovia? 

Nosotros en Cracovia apenas estuvimos un día, mientras que a Varsovia le dedicamos día y medio que se me hicieron muy cortos para poder descubrir todos los atractivos que presentan ambas ciudades y, aunque desarrollaré alguno de ellos en entradas propias, quería destacar en esta pequeña guía introductoria las cosas que se pueden hacer y ver en ambas:

¿Qué ver en Cracovia? 

Nuestra visita a la ciudad comenzó en el barrio Kazimierz, concretamente en la calle ancha, lugar en el que antaño se asentaba una importante comunidad judía que, como todos sabemos, fue masacrada durante la II Guerra Mundial. Hoy en día poco queda de la época previa al holocausto: alguna sinagoga, cementerio y escasos restos de algún baño probático. Aunque, poco a poco, van surgiendo nuevos restaurantes y comercios que han hecho que la zona esté resurgiendo de nuevo.

Caminando fuimos dejando atrás la parte nueva de la ciudad (en la que aparecían algunas construcciones de hormigón, de tipo soviéticas), para llegar al casco viejo, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Éste se localiza fácilmente pues hoy en día se encuentra rodeado por un cordón verde en el lugar en el que antes se levantaban las murallas.

Al adentrarnos en la parte vieja comenzamos a advertir los bonitos edificios que dan fama a la ciudad y numerosas iglesias que nos muestran la importancia de la religión católica no sólo allí, sino en todo el país. De hecho, una visita a Cracovia quedaría incompleta sin localizar alguno de los enclaves por los que pasó el papá Juan Pablo II (que era de origen polaco).

Al llegar el centro mismo de la localidad impresiona la grandiosidad de la imponente plaza del mercado, que en esas fechas estaba ocupada por numerosos puestos navideños y donde en esos momentos se estaba celebrando un concurso de belenes. La lonja de los paños, el museo histórico de la ciudad y la torre del ayuntamiento diferenciaban dos submitades en la plaza, a cual de las dos más bonita.

Plaza del Mercado, Cracovia

Mención aparte merece el castillo de Wawel, el lugar en el que, desde el siglo XI al XVII, habitó la monarquía polaca.

En los alrededores de la ciudad muchas son las actividades que se pueden realizar así a poco más de 10 km se hallan las minas de sal de Wielizcka (que nosotros tuvimos ocasión de ver) y que también son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o, algo más alejado (a unos 70 km de distancia), se encuentra el famoso campo de concentración de Auschwitz (que me quedé con ganas de ver). 

¿Qué visitar y ver en Varsovia? 

Pese a lo mal que nos habían hablado de la capital del país, Varsovia fue una grata sorpresa para todos y es que, a pesar de haber sido destruida por completo por orden expresa de Hitler durante la II Guerra Mundial, su casco antiguo fue levantado de nuevo gracias al tesón de los polacos siguiendo el patrón que mostraban antiguas fotografías y algunos cuadros que sobrevivieron a la guerra, devolviéndole su antiguo aspecto a ese casco “histórico” (un arduo trabajo que supuso que éste fuera nombrado también Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO). Un núcleo que, en las fechas navideñas en las que estábamos, nos mostró su mejor cara, con una preciosa iluminación y bonitos adornos navideños.

Pero si la guerra hizo mella en la ciudad y sus huellas aún se pueden ver en el Museo de la Insurrección o en el Ghetto, la época socialista también la marcó y, como símbolo de ello, en el km 0 se levanta imponente el regalo de Stalin al pueblo polaco, el Palacio de la Cultura y la Ciencia.

Palacio de la cultura y la ciencia, Varsovia

Pero Varsovia no acaba ahí. Si visitas la ciudad con la familia, especialmente con niños, deberás pasar sí o sí por el Museo de las ciencias de Copérnico (donde los más pequeños de la casa encontrarán un buen rato de diversión) o si lo que uno quiere es darse un buen paseo por un pulmón verde, deberá acudir al Parque de Chopin, donde pasear y dar comida a las ardillas o pajaritos se convierte en una auténtica delicia. 

¿Cómo moverse por Varsovia? 

Moverse por Varsovia es más sencillo de lo que pudiera parecer a priori. La misma compañía gestiona el metro (del que sólo hay una línea), el autobús y el tranvía por lo que el mismo billete es válido en todos ellos.

Autobús 175 para ir al aeropuerto en VarsoviaLos tickets se compran en cualquier quiosco (que encontrareis sin problemas en el aeropuerto o en los subterráneos del metro o incluso en el interior de algún autobús o paradas) y hay que picarlos para validarlos al subir en el correspondiente medio de transporte que se utilice.

El horario del transporte público va desde las 5:00 h hasta las 23:00 h, aunque también existen algunas líneas nocturnas. Los tipos de billete y tarifas los podéis extraer de la página web de Zarzad Transportu Miejskiego; nosotros usamos el ticket de 3 días. 

¿Dónde dormir en Cracovia y Varsovia? 

En Cracovia nos hospedamos en el Barrio Judío, en una casa que ha sido acondicionada como hotel, el Dom Casimi. La habitación que me tocó era bastante amplia con baño privado y wifi a disposición de los clientes. Desde allí pudimos hacer todas las visitas a pie.

En Varsovia nos alojamos en el Novotel Centrum, una apuesta segura. Situado en el mismo centro de la ciudad (de hecho de la estación de trenes al hotel fuimos andando) y dotado con todos los equipamientos y funcionalidades necesarios. 

¿Qué gastronomía es típica en Polonia? 

¿Dónde comer y cenar en Cracovia? 

Nuestra primera noche en Cracovia cenamos en el restaurante Pod Wawelem. Se trata de un restaurante situado frente al Castillo de Wawel. Con una decoración retro y los camareros vestidos con trajes típicos, es un lugar muy curioso. La comida estaba muy buena y los platos eran bastante grandes. Pedimos algunos entrantes (destaco, por lo mucho que nos gustaron, las pierogi o empanadillas rellenas y la ensalada griega que, al parecer, también es típica en Polonia), una sopa (yo pedí la campesina, que según nos contó la guía era típica de la Polonia rural, un plato fuerte y contundente pero muy rico) y un combinado de carnes para acabar (que yo casi no pude ni probar, pues ya estaba hasta arriba). Sirven también jarras de litro de cerveza, de  malta o blancas (que creo recordar que son de trigo). Si queréis tener más información del restaurante os emplazo a este post de Viaje al Atardecer.

Restaurante Pod Wawelem, Cracovia

El día siguiente comimos en un lugar al que acuden típicamente los polacos en Cracovia, Pod Baranem. Éste es un restaurante de cocina tradicional al que suele acudir la gente de Cracovia. Nosotros pedimos de entrantes steak tartar y arenque (dos especialidades polacas y que en ese restaurante estaban riquísimas), una sopa (o zurek) de setas servida dentro de una hogaza de pan como primero y un segundo de carne de pato en salsa de manzana con guarnición de patatas asadas y puré de espinacas, que la verdad es que estaban buenísimos. Eso sí, son un poco lentos sirviendo (para lo que yo estoy acostumbrada).

Restaurante Pod Baranem, Cracovia

La cena fue libre y por recomendación de la bloguera "De ilusión a recuerdo" acabamos tomando unas cervezas (pues llegamos tarde como para cenar) en un local llamado Singer. Y es que las mesas eran antiguas mesas de coser e incluso en alguna de ellas aún se conservaba la máquina de coser de esa famosa marca. Un lugar muy bucólico que tenía hasta una chimenea y con muy buen ambiente (ahh! y wifi gratis)

¿Dónde comer y cenar en Varsovia? 

El día siguiente en Varsovia comimos en Pod Czerwonym Wieprzem. Se trata de un restaurante muy curioso que está ambientado en el comunismo. El menú que nos sirvieron estaba cerrado y consistía en una sopa de pasta, un plato de carne (parecía de ternera) y un postre, con zumo de uva como acompañamiento.

Restaurante Pod Czerwonym Wieprzem, Varsovia

La cena fue de picoteo en el clubTygmont, donde tenían música jazz en directo y donde trasnochamos un poco para conocer la noche (y el vodka...) Varsoviana.

La última comida del viaje fue en el restaurante Literatka, un bonito restaurante, adornado con multitud de flores y situado casi enfrente del Palacio Real. El menú también estaba cerrado y consistía en una sopa de pasta (similar a la del día anterior), un plato de carne rellena y postre. 

¿Qué moneda se usa en Polonia? ¿Dónde cambiar dinero? 

En Polonia no se usan euros, la moneda oficial es el Zloty (PLN). Aquí en España no se puede conseguir, por lo que habrá que pasar por casas de cambio en destino (allí se las conoce como kantor) o sacar de oficinas bancarias o cajeros.

En el momento de nuestro viaje la moneda estaba entorno a 4 Zlotys por Euro, así que para pasar del precio en Zlotys a Euros sólo se ha de dividir por 4. 

Por último, el idioma: el polaco 

El polaco es uno de los idiomas más difíciles de toda Europa, pero no os preocupéis porque si sabéis (o chapurreáis) inglés no tendréis problemas para comunicaros en ninguno de los lugares que visitéis. De hecho, todas las cartas de menús que nos encontramos, estaban en ambos idiomas

Aún así no está de más conocer algunas frases útiles, por eso os dejo este link donde se indican las palabras básicas a conocer.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

15 comentarios:

  1. ¡Menuda guía más completa! Tengo muchas ganas de conocer Polonia así que me la guardo en mis favoritos para cuando toque. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena guia para conocer las dos ciudades!! Vaya faena lo de la maleta de @debocados, en verano quizas da un poco igual peroen invierno...A Cacovia le tengo muchas ganas, me guardo tu guia!! Un abrazo!!! :-)

    ResponderEliminar
  3. Aunque hemos estado en Polonia, no conocemos ni Varsovia ni Cracovia, extraño, no?. A la próxima seguro que no me pierdo estas ciudades....pero creo que no será en invierno, debe hacer un frrrrrrriiiiiíoooo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena,

    Cracovia es una ciudad bellísima, recuerdo también los famosos bares de leche.
    Nunca olvidaré la visita que desde ahí hicimos por libre al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau y la fuerte tormenta que nos cayó nada más llegar al campo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ay que recuerdos de este verano... Cracovia es preciosa, me esperaba mucho de ella y me dio mucho más. El centro es realmente bonito y muy cuidado. Y las excursiones a las minas de sal y Auschwitz son muy recomendables. Recuerdo que en una sala de un barracón del campo de concentración una chica que estaba a nuestro lado rompió a llorar por todo lo que allí se veía.

    Varsovia, tiene menos que ver, pero sigue siendo una ciudad interesante.

    La comida allí es muy rica y muy muy barata. Me costó terminar el plato que pedí en el Pod Wawelem; pesaba más de un kilo!!!! También me hizo mucho gracia que el agua fuese más caro que la cerveza, increible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Precioso. Me encanta la Navidad y me encanta visitar estos paises en estas fechas. Así que tomo buena nota de todo.

    (una lastima lo de la maleta, en fin, cosas que pasan).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena guía. Qué faena lo de la maleta, a nosotros nos las han perdido en dos ocasiones pero siempre ha sido a la vuelta, con lo cual no nos ha comportado ningún problema! La comida tiene una pinta riquísima!

    Aprovecho para desearos unas felices fiestas!!! :)

    ResponderEliminar
  8. Como siempre excelente información la que nos traes. Queda apuntado para un futuro viaje.
    Un abrazo y felices fiestas :-*

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola chicos!

    - Alícia, me alegro que la encuentres interesante. Han sido dos ciudades que me han gustado mucho y este viaje ha servido como aperitivo para el viaje (más completo) que algún día haremos por el país

    - Babyboom, la verdad es que sí que es una faena pero, gracias a dios, como eran dos (también iba Tokitan) tenían la ropa repartida... me llega a pasar a mí y me matan! jajaja. Cracovia es muy chula, pero Varsovia no te la dejes atrás (sobre todo en estas fechas), me gustaron las dos mucho

    - M. Teresa, no veas el sábado ¡el día que nos hizo! ¡menudo temporal de nieve y viento! pero, gracias a Dios, luego mejoró. Hacía frío pero nada que uno no pudiera soportar abrigándose. En estas fechas (sobre todo Varsovia) me resultaron muy bonitas

    - Víctor, y yo que no vi ningún bar de leche... ¿es un bar normal en el que sólo venden leche? También me quedé con ganas de ver Auschwitz, que debe ser escalofriante (el pasado verano estuve en Dachau y, aunque está reconstruido, estremece). Está claro que tendré que volver. Para mí ha sido un aperitivo para un segundo viaje por la zona en el que seguro descubriré muchos más lugares y poblaciones

    - Alberto, parece que te voy siguiendo los pies, jejeje (entre Islandia, Polonia, ...) jejeje.
    En Cracovia nos faltó tiempo (sólo estuvimos un día), pero Varsovia me sorprendió mucho. Para estar reconstruida completamente es una ciudad muy interesante.
    Muy cierto lo de las comidas, platos enormes y la verdad es que no nos resultó muy caro. En cuanto al agua, no me di cuenta... habitualmente pedíamos cervezas (varias, jejeje) :F
    Por cierto muchas gracias por indicarme por mail el error en el mapa. Ya lo he corregido!

    - María, voy a ver si preparo para la próxima semana precisamente un post más navideño porque con ese frío nórdico parece que la Navidad se vive más, ¿no? jejeje

    - Anna, yo cruzo los dedos porque aún no me la han perdido (¿perdería la mitad de mi blog?, jejeje)
    La comida, una pasada. Son muy soperos, pero es que con ese frío la verdad es que apetece. Un besote e igualmente, felices fiestas!!

    - Cool, muchas gracias e igualmente, que vayan muy bien las fiestas!

    Un saludote a todos y muchas gracias por vuestros comentarios :hello:

    ResponderEliminar
  10. Muy buena guía! Es una pena que pasárais tan poco tiempo en las ciudades... Pero así tienes excusa para volver! Yo cuando vaya a Cracovia quiero ir a Auswith si o sí!
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Madre mia que ganas le tengo a Polonia Helena, no te lo imaginas. Y leyendo tu post y viendo tus fotos más aún!!! Esas sopas me harían muy feliz!!!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Durante las vacaciones en Varsovia estuvimos buscando a un restaurante donde poder comer exquisita comida. Acabamos encontrando New Orleans. Allí nos sirvieron unos platos muy gustosos para toda la familia.

    ResponderEliminar
  13. - Mari Carmen, se nos quedó pendiente el campo de concentración. Seguramente algún día volveré por la zona e iré a visitarlo porque éste en concreto debe abrirnos bien los ojos...

    - Fran, por sopas no será en Polonia... y además todas buenísimas (y mira que yo no soy sopera)

    - Anonimo, gracias por la recomendación

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  14. Cuando estéis en Polonia, vale la pena visitar New Orleans Gentelmen's Club & Night Restaurant, un club de noche en Varsovia. Yo durante mucho tiempo no pude olvidar mi paso por allí.
    www.neworleans.pl/en/?nkpage=5

    ResponderEliminar
  15. En Polonia hay mejores fiestas! Hace poco que he estado por primera vez en Varsovia y junto con mis amigos hemos ido a New Orleans Gentelmen's Club. ¡Con toda seguridad algún día volveré allí!
    www.neworleans.pl/en/?nkpage=5

    ResponderEliminar