Clicky

Pueblos con encanto: Aínsa en Huesca


A algo más de una hora de Huesca en dirección norte llegamos a la capital de la Comarca del Sobrarbe, Aínsa, la que dicen que es una de las villas o pueblos más bonitos de España. Y no en vano pues, con su origen medieval, cuenta con un bonito casco antiguo datado en el siglo XII que fue declarado, en 1965, conjunto histórico-artístico.

Visitando Aínsa en Huesca

La localidad, situada en la confluencia de los ríos Cinca y Ara, domina la comarca sobre un cerro de 589 m de altitud y es la puerta de entrada a lugares tan conocidos como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido,o la Sierra de Guara. Nosotras, gracias a Central de Reservas pudimos conocerla unos meses atrás.

Casi todo el casco antiguo de la ciudad es peatonal por lo que para realizar la visita lo más conveniente es dejar el coche en el parking gratuito que hay al lado del castillo y comenzar la ruta desde allí.

El castillo hoy en día se encuentra en estado de ruina histórica y sólo se conservan ciertos tramos de muralla y alguna de sus torres. La parte más antigua es la Torre del Homenaje (del siglo XI) que ha sido reconvertida en Museo mientras que el resto de construcción data de los siglos XVI y XVII cuando Felipe II la fortificó para defenderse de posibles amenazas francesas o del propio Aragón.

Antiguo castillo de Aínsa en Huesca

Desde allí, en lo alto de las murallas, se obtiene una estupenda vista de la plaza mayor (del siglo XII), a la que se puede acceder caminando. Llama la atención su grandeza y los numerosos soportales que hay en ella, así como observar la disparidad de tipologías de arcos. Antiguamente en esos mismos soportales se celebraban ferias o mercados, pero hoy en día es un lugar de paso de turistas y de terrazas o tiendas de souvenirs.

Plaza Mayor de Aínsa en Huesca

En uno de los extremos de la Plaza Mayor, tras el ayuntamiento, se halla la iglesia de Santa María, que en un sobrio estilo románico fue levantada a finales del siglo XI y declarada Monumento Nacional Artístico en 1931. Su interior consta de una nave y un ábside semicircular, existiendo una cripta subterránea bajo éste. De igual modo, en uno de sus laterales se halla un claustro, que construido entre los siglos XIII y XIV tiene una curiosa forma irregular. La torre de 5 alturas (puede visitarse) y fue usada como campanario, torre de vigilancia y tribuna. Al lado de la iglesia un arco del siglo XII la une con el antiguo hospital de la villa.

Iglesia de Aínsa en HuescaIglesia de Aínsa en HuescaIglesia de Aínsa en Huesca

Caminar por sus calles observando las diversas fachadas de las casas históricas de la villa, con sus cuidadas portadas (símbolo del prestigio de sus dueños), sus llamadores o sus pequeñas ventanas con las que se resguardaban del duro clima de la zona es una auténtica delicia. La calle de Santa Cruz estuvo habitada por artesanos (¡vamos!, era la zona obrera) mientras que la calle Mayor, o calle de los nobles, se convierte en un lugar de paso obligado por sus múltiples casas señoriales como la Casa Fes, la casa Arnal o la Casa Bielsa (dicen que la más bonita de la villa), con unos miradores “con estilizado parteluz” con los que pretendían realzar el aspecto de la fachada y así ostentar y remarcar el gran prestigio de sus propietarios. De hecho, ésta es una de las pocas viviendas del casco que conservan escudo de armas.

Calles de Aínsa en HuescaCalles de Aínsa en Huesca

Al final de la calle, podremos ver una de las dos puertas de acceso a la ciudad que se conservan de las originales (aunque antaño existían tres).

Puerta de entrada a Aínsa en Huesca

Visita teatralizada con las Encantarias de AínsaA mí, personalmente, me encantó la visita teatralizada que nos hicieron de la ciudad las Encantarias y que, sin lugar a dudas, os recomiendo… Nos contaron muchas anécdotas, tradiciones y nos reímos mucho con la forma tan graciosa que tenían de contarnos la historia de la ciudad.

Una de las historietas que nos contaron fue la leyenda de la Cruz del Sobrarbe. Según ésta, corría el año 724, cuando los cristianos, que habían huido del dominio musulmán y habían desistido de la reconquista de Jaca, se reorganizaban de nuevo para intentar tomar por sorpresa Ainsa. Cuenta la tradición que, la aparición sobre una carrasca de una cruz envuelta en llamas, dio las fuerzas necesarias a las tropas, dirigidas por Garci-Ximeno para recuperar la ciudad. Y aún hoy se conmemora la victoria en las fiestas bianuales de “La Morisma”, que tienen lugar cada septiembre de los años impares en la Plaza Mayor.

Así, en una llanura al norte de Aínsa, en el lugar donde se cree que se libró la batalla, podemos encontrar la denominada Cruz Cubierta, un monumento que honra la aparición de esta milagrosa de la Cruz de Sobrarbe. Tal es la importancia de esta historia en la zona que la cruz sobre la carrasca es el símbolo del Sobrarbe y aparece en uno de los cuarteles del escudo de Aragón.

Pero no sólo por su casco histórico es conocida Aínsa, sino que también es una población altamente relacionada con la naturaleza y el ocio, siendo el centro neurálgico al que acuden montañeros, geólogos, aficionados a los deportes de aventura, al BTT, esquiadores, etc. en busca del gran número de actividades que brinda la magnifica geografía de la zona.

En nuestra visita, nosotras nos acercamos a conocer la Cueva del Oso, ya que la climatología no acompañaba para hacer actividades de barranquismo, pero si sois más sedentarios también podéis descubrir la naturaleza de la zona visitando el Ecomuseo Luis Pallaruelo, una fundación que muestra la flora y fauna típica, haciendo especial hincapié en el quebrantahuesos, pero que además cuenta con un recinto dedicado a la conservación de algunas especies del Pirineo.

Aínsa, Huesca

Por último, muy ligado a la localidad, merece una mención especial “las nabatas”. Y es que, en la antigüedad, el sector de la madera era el sustento de muchas familias; los árboles de la zona se talaban y eran transportados a través del río Cinca hasta las serrerías que había a lo largo del río Ebro y en las cercanías del mar Mediterráneo. Para su traslado los maderos se ataban unos con otros formando una especie de embarcación que, en Aragón, reciben el nombre de nabatas. Con ellas también nació un oficio y así los nabateros eran los que se encargaban de talar los troncos del bosque, bajarlos por los barrancos, montar las plataformas y trasladarlas a través de los ríos. Sin uniones rígidas (pues no tenían ni tornillos ni clavos, sólo ramas flexibles) se trataba de una embarcación con una gran navegavilidad, pero a la vez muy peligrosa y se trataba de un trabajo muy duro. Tras largas jornadas de navegación a través de bravos ríos (en las que algunos nabateros perdían la vida) la vuelta a casa la tenían que hacer a pie (en varias jornadas). Se llevaban a cabo entre mayo y junio, que era cuando se producían las crecidas primaverales de los ríos por el deshielo. Hoy en día, para no olvidar esta antigua profesión y a modo de homenaje y fiesta, el penúltimo fin de semana de mayo se realiza el Descenso de Nabatas entre las localidades de Laspuña y Aínsa y, debe ser algo curioso de presenciar. 

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

16 comentarios:

  1. He oído hablar muy bien de Aínsa y tras leerte me he acabado de convencer. Me encantaría hacer una de esas visitas teatralizadas. Además, apenas conozco un par de pueblos de la provincia de Huesca y éste realmente tiene mucho encanto. Habrá que ir a conocerlo. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No había oido hablar de este pueblo y es realmente precioso. Gracias por compartir.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Que completa te ha quedado la entrada. Ya sabes que somos enamorados de la zona y concretamente de Ainsa. Un pueblo maravilloso y con mucho por ofrecer al viajero.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Nos quedamos con ganas de ir allí el año pasado, y viendo tu post nos morimos de la envidia :P Cómo mola!

    ResponderEliminar
  5. Visitamos Aínsa casi por casualidad pues hicimos una parada para desayunar cuando íbamos camino del Valle de Chistau. Me quedé con ganas de volver y dedicarle más tiempo porqué es realmente bonito.

    ResponderEliminar
  6. Me quedé con ganas de ir a Aínsa el año pasado y ahora leyendo tu entrada más aún. La visita teatralizada tiene una pinta estupenda!!!

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasa como a Edu y Eri. Yo también me quedé con las ganas de poder ir, y después de haberos seguido en directo esos días y de leer el post, todavia me da más pena no haber podido ir

    La verdad que Ainsa es un pueblo precioso, y todo ese valle y zona del Pirineo es una maravilla. Fui mucho en el pasado y tengo muchas ganas de volver por allí. Esas visitas teratralizadas seguro que le daban un aire mágico al pueblo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un placer haber compartido escapada contigo de nuevo!! Ainsa es un sitio precioso y muy recomendable!!

    ResponderEliminar
  9. Un pueblo con mucho encanto, sin duda. Apuntado para cuando toque escapadita por la zona.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena pinta tiene el pueblo, pena el estado del castillo, pero la Plaza Mayor y la iglesia de Santa María tienen mucho encanto.

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
  11. ¡Madre mía! Perdonad la tardanza en contestar!!

    - Alícia, pues es un pueblecito precioso, ¡¡pero vamos!! para hacer una visita como Dios manda y pasar un rato estupendo, sin duda haz la ruta con las Encantarias. Lo que nos pudimos reir con su forma de explicar las cosas y encima, aprendimos bastante de la zona

    - Carmen O. pues suele salir en las listas de los pueblos más bonitos de España. Si tienes ocasión, escápate a conocerlo

    - Libreta Viajera, que bien lo pasamos por allí ¿eh? Es que vaya maravillas tenéis por Aragón!! ;)

    - Edu y Eri, desde luego que la zona es preciosa pero, conociéndoos, seguro que pronto os dejáis caer por ahí

    - M. Teresa, entonces fue una agradable sorpresa en el camino. Se ve rapidito el pueblo porque es muy pequeño pero, desde luego, tiene mucho encanto

    - M. Carmen, no veas lo que me reí con la visita de las Encantarias. Tienen mucha gracia para hacer la ruta amena e interesante

    - Carol, yo estuve cerca (por Ordesa) también en mi viaje de estudios de 8º EGB... No veas lo que ha llovido... y, la verdad es que la zona bien merece la pena volver. Todos pueblecitos de la zona son una maravilla

    - Xipo, desde luego, estuvo muy bien hacer esta escapada en vuestra compañía. A ver si nos vemos en otra (pero ya sabes, que haya cuevas, que últimamente sólo visito cuevas, jejeje)

    - Verónica, eso sí, no te lo dejes pendiente si vas por allí :D

    - José Carlos, sí, de la zona del castillo queda muy poco en pie; es una pena, pero pasa en muchos sitios. Lo bueno es todo lo que conserva

    Un saludo y todos y perdonad que haya tardado tanto en contestar :hello:

    ResponderEliminar
  12. Un pueblo precioso, nos quedó pendiente hacer la visita teatralizada porque llegamos tarde pero tiene muy buena pinta. Tanto Aínsa como los alrededores son una auténtica pasada, ya tengo ganas de volver!!! ;-)

    ResponderEliminar
  13. Un pueblo a añadir en la lista que tengo de "pueblos preciosos que no me puedo perder", ahí lo dejo apuntado para cuando viaje por la zona, se ve realmente bonito y con mucho encanto. Un saludito :-)

    ResponderEliminar
  14. Hace mucho tiempo que tengo ganas de ir a Ainsa, una vez vi imágenes del pueblo nevado en invierno y me encantaron, aunque veo que en verano es igual de precioso. Viviendo en Madrid me quedaba a 5.5h lo que es mucho para un finde, ahora he reducido 1,5h así que tendré que aprovechar que lo tengo mejor!! :ok: Saludos!!

    ResponderEliminar
  15. Me lo apunto también, el pueblo se ve precioso en las fotos. Me puedes recomendar algún alojamiento en la zona ? muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sonia,
      Nosotras nos alojamos en el Hotel los Arcos, en plena plaza del pueblo. Puedes leer más en el capítulo de preparativos: http://www.mimaletayyo.com/2013/10/reservingtrip-en-ainsa-huesca.html
      Un saludo!!

      Eliminar