Visita de la Cueva de Hielo de Eisriesenwelt


A tan sólo 40 km de Salzburgo, cerca de la cumbre del hermoso macizo montañoso de Tennengebirge, situado en la ciudad de Werfen, se halla la mayor cueva de hielo accesible al público del mundo.

¿Una cueva de hielo? Sí, sí, estás leyendo bien. Al parecer, sobre una cueva natural, las bajas temperaturas hacen que las corrientes de aire que circulan por la misma moldeen  el agua y hielo que recubre la gruta y, no sólo eso, sino que a medida que pasa el tiempo, el hielo se derrite y va modificando su apariencia y las formaciones existentes, por lo que estas cuevas son siempre un misterio en constante cambio, cosa que las hace aún más atractivas.

Eisriesenwelt, Werfen, SalzburgerlandEisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

De hecho, no son pocos los turistas que cada año acuden a conocerlas y se cuentan por más de 200.000 los que cada año se quedan prendados del maravilloso interior de estas cuevas austríacas.

No fue hasta 1879 cuando Anton von Posselt-Czorich, un explorador de Salzburgo, las descubrió y, a día de hoy, se conoce la existencia de un sistema de 42 km de galerías (aunque no toda la cueva está llena de hielo) de los que únicamente el primero de ellos es visitable y, sólo, durante la época estival.

¿Quieres conocer la mayor cueva de hielo del mundo? Fechas de apertura y horarios 

Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland
Las cuevas están abiertas al público del 1 de Mayo al 26 de Octubre, desde las 9:00 h a las 15.30 h. Además, es aconsejable madrugar y estar allí muy temprano para coger el primer turno del teleférico, pues a media mañana hay bastante cola para acceder a la cueva. 

¿Cómo llegar a Eisriesenwelt? y ¿cuánto dura la visita? 

Aunque desde Werfen está bastante bien indicada la subida a las cuevas, éstas tienen siguientes coordenadas GPS: 47.498333 - 13.1941666

La visita en sí de las cuevas dura 1 h – 1,5 h, pero hay que contar con la subida y bajada del macizo montañoso por lo que mínimo os llevará entre 3 y 4 horas. 

Nuestra experiencia: 

A eso de las 8:15 h nosotras ya estábamos dejando el coche en el último de los parkings que existen allí, el más alto de todos ellos (situado al lado de la caseta de venta de tickets). A esas horas no había un alma, ¡vamos! Creo recordar que sólo había un coche más allí aparcado y debía ser de la chica que vendía las entradas (pero no os confiéis con el tiempo que cuando bajamos había coches aparcados hasta en la carretera de acceso y otra chica iba indicando si quedaban sitios libres y dónde dejarlos de lo concurrido que estaba aquello).

Me acerqué a sacar las tickets. Sin lugar a dudas,¡con teleférico! (porque existe la posibilidad de realizar el ascenso totalmente a pie, sumándole hora y media más de caminata a la ruta), pero ya bastante sufrimiento iba yo a tener como para encima querer realizar la subida a pie. Éste costaba 20 €/persona.

Y empezamos la subida… Unos 30 minutos por una carretera de montaña con unas bonitas vistas hacia el valle y la fortaleza Hohenwerfen que nosotras visitaríamos por la tarde. La lluvia iba y venía. Y cuando vimos un desvío por un túnel ni lo pensamos, camino corto sí o sí.

Hohenwerfen desde Eisriesenwelt, Werfen, SalzburgerlandAscensión a Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Al poco llegamos a una caseta (con un pequeño bar y tienda de souvenirs) desde la que  coger el teleférico. Tuvimos que esperar un poco y vinieron un par de grupos que se unieron a nuestra espera, tres amigos vascos y una familia formada por 2 señores “mayores” y su hijo. Así, todos juntos subimos al teleférico, en el primer turno.
 
Aunque yo me quería hacer la valiente, para que Cintia no se me acojonara, no tenía muy claro cómo iba a llevar yo la subida en teleférico dado mi miedo a las alturas, pero sin apenas mirar por la ventana, aguanté como una campeona (sin desmayarme) los escasos 3 minutos que dura el ascenso (se puede decir que pasaron volando).

Al “aterrizar” llegamos a un segundo centro de visitantes que contaba con un restaurante, pero donde lo mejor eran las fascinantes vistas que había, los paisajes dejaban sin habla: el impresionante valle, los cortados de la montaña que estábamos ascendiendo, las cumbres nevadas, las nubes que minutos antes nos lanzaban agua, ahora quedaban debajo de nosotras…

Ascensión a Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Ascensión a Eisriesenwelt, Werfen, SalzburgerlandPero no nos podíamos demorar mucho, aún quedaba otra media hora de ascenso. Eso si, desde allí ya podíamos localizar nuestra meta, la entrada a la cueva. Y, aunque la subida resultaba bastante durilla, con todas las paradas que íbamos haciendo para grabar, hacer fotos, etc. se hizo más o menos llevadera.

Por supuesto, los dos grupos con los que habíamos subido en el teleférico habían llegado a la cumbre unos cuantos minutos antes que nosotras así que, nada más llegar a la entrada de la cueva, casi sin pasar por la casilla de salida, nos cogió el que sería nuestro guía por banda y nos preparó para la visita. Nos dio unos candiles (vienen a dar uno cada dos personas) ya que, junto con una las barras de fósforo que él utilizaría para iluminar determinadas formaciones, esa sería la única luz que tendríamos dentro de la cueva y nos explicaron que estaba totalmente prohibido hacer fotos en el interior y ¡¡pa’dentro!!

Llegamos a Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Yo había leído que dentro de las cuevas (de hielo) hace bastante frío y que había que ir abrigado (pues las temperaturas en el interior son generalmente inferiores a cero, de ahí el hielo…), así que me pertreché con braga en el cuello, forro polar, chaqueta de nieve, etc. ¡Ay! Pero conforme subía escalones… ¡no veas que calor! Yo iba hasta sudando... Braga fuera, chaqueta fuera y a seguir… Aunque sí que recomendaría llevar guantes, porque la barandilla estaba bastante fría.

Pero volvamos al tema, empezaba nuestra visita. ¡Terror! Había que subir un total de 700 escalones, discurrir por un pequeño camino de madera y luego volver a bajar otro tanto número de escalones.

Y empezamos fuerte… ¡300 escalones del tirón! Yo que empecé la visita detrás del guía, para no variar, acabé la última de la fila… Hasta la abuelilla de la familia me adelantó. Y encima, sólo con la luz de un candil, como para quedarte descolgada!! A los 300 escalones, nuestro guía apenas dijo unas palabras y continuó a por los otros 300 también del tirón!!

Menos mal que en la parte de arriba comenzaba lo chulo y, cuando ya me iba a dar la pájara, comenzó a hacer paradillas. El guía de repente desaparecía y aparecía entre las formaciones de hielo que, con una barra de fósforo, iluminaba para mostrárnoslas.

Eisriesenwelt, Werfen, SalzburgerlandEisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Sin duda, la parte superior merece la pena, pero has de ir mentalizado al sufrimiento que conlleva la subida (sobre todo si tu estado de forma es tan lamentable como el mío). Recuerdo que me gustó especialmente un tramo de escaleras (ya de bajada) que discurría por completo en un túnel de hielo.

Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Desde allí ya sólo quedaba bajar. Otros 700 escalones y ya estábamos abajo. Devolvimos el candil y todos fuera de la cueva. Ya comenzaba a llegar gente y los grupos con los que nos cruzamos de subida se veían mucho más numerosos.

Tocaba entonces hacer un primer tramo de bajada a pie, viendo cómo la gente subía, pero además gente bastante mayor… como siempre en mucho mejor estado de forma que nosotras. Subida al teleférico (esta vez de bajada) y de nuevo, los 20 minutos de rigor andando, hasta nuestro coche. Habíamos superado con éxito la escalada. Eso si, las agujetas que me salieron el día después me acompañaron durante todo el viaje (y juro que en la vida había tenido unas agujetas tan dolorosas como éstas)… 

Eisriesenwelt, Werfen, Salzburgerland

Pusimos entonces.....rumbo a Hohenwerfen.... pero eso mejor os lo cuento en otro post. 

Algunos consejos para visitar Eisriesenwelt 

  • Es mejor hacer la visita a primera hora de la mañana para evitar aglomeraciones. Nosotras estábamos en las taquillas a las 8:30 y a eso de las 11:30 ya habíamos terminado la visita (justo cuando empezaba a llegar bastante gente)
  • Dentro de la cueva se suben y se bajan en total 1400 escalones. Piensa a ver si los puedes aguantar o no
  • Dentro de la cueva no se permite hacer fotos ni vídeo. Nosotras ni siquiera subimos la cámara (que tampoco era cuestión de cargarnos con peso innecesario...)
Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

16 comentarios:

  1. ALUCINANTE!!! me he quedado boquiabierta por la belleza de la cueva... a pesar del sufrimiento, que ya sabes que yo también sufro mucho con las subidas :?
    Sois dos campeonas por haber llegado enteras hasta arriba :-D
    Besos

    ResponderEliminar
  2. WOW!! Esto no quiero perdérmelo, impresionante!

    ResponderEliminar
  3. Ni la mas remota idea tenía de este lugar!! y hace poco estuve en Salzburgo... Me alegro de descubrirlo porque aún me queda patearme ese país, y el día que lo haga, sin duda visitaré esta cueva.

    Muchas gracias por descubrírmela!!

    ResponderEliminar
  4. Me quedo sin palabras, desconocía este lugar por completo y me parece una maravilla, muy bien descrito y estupendas imágenes, anotado queda seguro que vamos cuando pasemos por Salzburgol además su distancia invita a una escapada muy cómoda :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Impresionante Helena! Ni idea tenía de este lugar, gracias por enseñárnoslo xq ahora ya lo tengo apuntado... Tengo q verlo!!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, ¿1400 escalones? Yo seguro que me lo pensaría aunque las cuevas son mi perdición, eso sí, me quedaría la última como tú. Desconocía de estas cuevas, cuando estuvimos por allí no fuimos a visitarlas pero tienen muy buena pinta así que a la próxima no se nos escapan!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola chicos!

    - Libreta Viajera, te confesaré que hubo un momento que yo pensé que no lo subía, pero miré a Cintia y, aunque iba ahogada, la veía tan fresca subiendo que dije "Eso sí que no! No puede estar ella en mejor estado de forma que yo", jajajaja. Si hicieran paradas más a menudo y tal no tendría problema pero es que sólo hacen una en toda la subida... No veas. Pero, como ves, merece la pena...

    - Verónica, como ahora estás hecha toda una montañera y no paráis de hacer rutas de senderismo, seguro que vosotros lo lleváis con mucha más dignidad que nosotras :S
    Están muy chulas!!

    - Víctor, pues fíjate que sí que son conocidas... y, de hecho, hay que ir prontito porque a media mañana se ponen a tope. Yo creo que a vosotros os gustarían mucho

    - José Carlos, bueno, el mérito de las imágenes es suyo que, como no dejan sacar fotos en el interior, me las pasó la oficina de turismo de Salzburgerland para el post... aunque in situ creo que era incluso mejor, con mucha menos luz y yo creo que había hasta más hielo...

    - Dany, pues me alegro de haberos descubierto el lugar... por los comentarios parece que por aquí, por España, no es muy conocido este lugar

    - Adela, mira la respuesta que le he dado a Libreta Viajera y ríete un rato de mí... De verdad que casi muero allí y cada vez tenía más calor, jajaja. Al final me sobraba hasta el candil (adivinas quién acabó con él, no?) Eso sí, una vez arriba (y habiendo tomado aire) se pasaban todos los males. La cueva es muy chula

    Un saludito a todos y muchas gracias por pasaros por aquí y animaros a comentar :ok:

    ResponderEliminar
  8. Ayy solo de leerte ya me he cansado!! Qué duro es llegar hasta la cueva y recorrerla!!! Yo creo que no sería capaz... mi forma física creo que debe ser incluso peor que la tuya jijiji Pero la verdad es que a juzgar por las fotos, mereció la pena las agujetas, no? Lo que no me mola es el tema de no poder hacer fotos!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Guaaau! Qué pasada... Ojalá pueda visitar algún día esta cueva. Me ha parecido impresionante. Iré poniéndome en forma para esos 1.400 escalones :O
    Me alegra ver que el teleférico de Fuente Dé es un poco más barato que ese jajaja. Aunque no mucho más...
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué sitio más increíble! Visto lo visto, sin duda merece la pena el esfuerzo pero yo no sé si sería capaz con tantísimos escalones. Mi capacidad pulmonar creo que no daría para tanto... De todos modos, tomo nota de todo por si algún día se tercia visitar esta cueva tan alucinante. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Una pasada de sitio al que hay que ir sí o sí, es una maravilla. En cuanto a los escalones me matan…pero qué remedio ¿no? al menos merece la pena y mucho. Las fotos son alucinantes Helena, imagino que disfrutaríais cantidad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Yo tampoco conocía nada sobre esta cueva y me ha parecido una pasada! Aunque fuera cansado llegar supongo que merece la pena el esfuerzo pero 700 escalones son muchos!!! ;-) Me lo apunto, habrá que ir a valorar pero cuando esté algo más en forma... jejeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Impresionante la cueva! No tenía ni idea de que existía, me la apunto porque todo esa zona aún la tengo pendiente y los sitios así me encantan...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ufffa! 700 escalones! Bueno, por lo que vemos merece la pena. Si algún día coincidimos en un teleférico (me encantan), se te quita el miedo o no subes a ninguno mas, jajajaja. Siempre cuento anécdotas entretenidas, teleféricos colgados, que se caen.... :) Ahora en serio, no conocíamos esta cueva, y con lo que nos gusta la montaña la verdad, y tras nuestra experiencia por Suiza, dan muchas ganas de recorrer Austria, de monte en monte.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Pensaba que no podías hacer fotos, como siempre hay gente que se salta las normas, así luego tenemos esta fama!! yo tambíen estuve hace unos años, y mi recuerdo de dentro es una postal que compre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Aunque me puede llegar a halagar que pienses que soy capaz de hacer esas pedazo fotos en un lugar totalmente oscuro, no es así. Ya en el post (en el último punto, para ser exactos) digo que ni siquiera nos subimos la cámara.
      Verás que las fotos que hago yo, de normal, llevan el logo del blog. Las otras me las pasó la oficina de turismo cuando les contacté para decirles que iba a hacer una entrada del lugar.
      Te las puedes descargar sin ningún problema y que contribuyan a mantener vivo el recuerdo de tu visita.
      Un saludo

      Eliminar