Descubriendo la Cerveza de Salzburgo


Cuando decimos escaparnos un par de días a Austria en nuestro viaje del año pasado a Baviera y Salzburgerland, no éramos conscientes de lo importante que llega a ser la cerveza en el país y hasta llegar allí, a Salzburgo, cuando hicimos un tour centrado en dicha bebida espirituosa, no supimos que éste es uno de los países que más cerveza consume del mundo (en concreto, el segundo, tras la República Checa)… Un paraíso para mi querida compañera de viaje (@MundoMiope), aunque ¿para qué negarlo? Yo tampoco le hago ascos… ;-)

Y es que en una ciudad con más de 600 años de historia cervecera no hay nada mejor que dejarse embaucar por ella y descubrir todo lo que tiene que ofrecer.

Así pues, temprano por la mañana vino a recogernos al hotel en el que nos hospedábamos, nuestra guía, Martina Gyuroka, que nos llevó en una ruta de alrededor de tres horas, entre las barrocas calles de Salzburgo plagadas de edificios históricos y monumentos a conocer la otra cara de la ciudad: sus cervezas y… ¿cuál fue el primer sitio que visitamos? Pues ¡¡un cementerio!! (estaba claro, ¿no?): el cementerio de San Sebastián.

Cementerio San Sebastián, Salzburgo
Y diréis ¿qué tiene que ver un cementerio con la temática de nuestro tour…? A priori poco, pero Martina nos llevó a descubrir alguna tumba interesante… Aparte de las de la familia Mozart (de las que os hablaré cuando escriba acerca de la ciudad) nos acercamos a ver la tumba de los Schlammsche, una familia noble que fue una de las pioneras en la fabricación de cerveza en la ciudad, o la de  Teofrasto von Hohenheim “Paracelsus” el médico, alquimista y filósofo del siglo XV que en el fondo se convirtió en uno de los fundadores de la industria de la cerveza de Salzburgo.

Salimos del cementerio para adentrarnos por las calles de la ciudad y hacer una primera parada en Alchimiste Belge, un moderno bar que abre sus puertas a partir de las 18:00 h (hasta las 2 de la madrugada) en el que sirven una amplia variedad de cervezas, con especial predilección por las belgas.

Un poquito más adelante descubrimos el lugar en el que se ubicó la primera cervecería comercial de la ciudad (en 1374) y cuya cerveza fue elaborada originalmente sólo por mujeres, aunque hoy en día se trata de un bloque de viviendas.

En nuestro caminar alternábamos la visita a lugares turísticos como los Jardines de Mirabell, la casa Nacimiento de Dopler o la famosa Calle de los Cereales, con otros menos conocidos como el Wein Bar Restaurant, un restaurante con una decoración muy cuidada y pintoresca, un lugar con encanto perfecto para hacer una comida/cena romántica.

Cerveza en Zipfer Brau, Salzburgo
Pero… a lo que íbamos: ¡la cerveza! Al poco llegaba la hora de realizar la primera degustación que venía incluida en el tour. Zipfer Brau fue el lugar al que nos llevó Martina para probar nuestra primera cerveza en la ciudad. La cervecería se ubica en una casa con solera, la “casa Steinhauser”, un edificio construido en el año 1300 en el que vivió un famoso historiador de Salzburgo, Hofadvokat Jude Thaddeus Zauner, la hermana de Wolfgang Amadeus Mozart, “Nannerl”, y donde nació en 1902 el musicólogo Erich Schenk. En el año 1977 pasó a manos de Reinhold Schwarz que fundó un restaurante / taberna clásica, que ahora está siendo regentada con mucho gusto por la segunda generación de la familia.

Tras una buena cerveza de litro y un pretzel (por barba), algo más calientes (jejeje), continuamos con nuestra ruta. La casa de nacimiento de Mozart, el ayuntamiento, la casa más estrecha de la ciudad, o la famosa fábrica de bombones First fueron otros lugares por los que pasamos antes de finalizar nuestra visita en otra cervecería de renombre de la ciudad: la Kaiser Karl.

Y es que la historia de la cerveza se remonta a unos 1.200 años atrás, a la época del emperador Carlomagno y, de las muchas historias que se han creado entorno a su figura, hay una que se originó en Salzburgo, la leyenda de la "Kaiser Karl en Unterberg". Ésta cuenta que el emperador no habría muerto, sino que duerme profundamente en el interior de la montaña “Unterberg” y que así lo hará hasta que los cuervos dejen de volar sobre su cumbre. Cuentan que el emperador se despierta cada cien años, para comprobar que los cuervos siguen volando alrededor de ésta, y después vuelve a dormir tranquilo otro siglo más. Se dice que durante su sueño su barba va creciendo alrededor de una mesa redonda y, al final de la tercera vuelta, se sucederá el fin del mundo (de momento, dormid tranquilos, que se ve que lleva dos vueltas)… Y precisamente de esta historieta proviene el nombre de esta cervecería / restaurante en la que Karl Reitsammer elabora su propia cerveza de trigo y que fue donde nosotras decidimos comer. 

Cerveza en Kaiser Karl, Salzburgo

Durante la ruta y en las conversaciones que mantuvimos con nuestra guía, entre cerveza y cerveza, Martina nos habló de otros muchos lugares que tanta fama han dado a la ciudad a nivel cervecero; lugares tan míticos como Stiegl (que Cintia y yo visitamos poco después), que comenzó con la elaboración de su cerveza “Salzburger Märzentyp” en 1492. No es ningún secreto que al mismísimo Mozart le encantaba pasar la tarde degustando una buena Stiegl. La Cervecería Stiegl es, además, la mayor cervecería privada de Austria y en sus instalaciones (en el museo Stiegl-Brauwelt) se puede asistir al proceso de elaboración de cerveza en directo e incluso degustar los hasta 10 tipos de cerveza que preparan en una recién restaurada sala de fermentación que data del año 1863.

Stiegl, Salzburgo

Si la Stiegl es conocida, la ciudad es la cuna de muchas otras marcas populares, como Trumer Pils (conocida por su gran creatividad ya que, allí, los visitantes pueden elaborar su propia cerveza con ayuda de un maestro cervecero), la Edelweiss Weizen, la Brauhaus Gusswerk, (que con unos innovadores procesos, es la única cervecería del mundo que elabora auténtica cerveza ecológica certificada con el sello de calidad Demeter) o la Cervecería Die Weisse que fue la primera fábrica de cerveza que combinó la fabricación de la misma con la restauración en el país (y que fue precisamente donde habíamos intentado cenar nosotras la noche anterior, aunque al final no lo logramos porque estaba hasta los topes).

Pero si hay un lugar de renombre (a nivel cervecero) en la ciudad se encuentra en la colina Mönchsberg, la Augustiner Brau, una de las cervecerías más antiguas de Salzburgo. Fue fundada por monjes agustinos en 1621 y, hoy en día, la fábrica sigue produciendo su cerveza Märzenbier al estilo tradicional: vertiendo de barriles de madera a jarras de piedra de medio litro o litro.

Según Martina, Benjamin Franklin dijo una vez que “La cerveza es prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices viviendo” y, viendo lo alegres que estábamos con nuestro ir y venir de jarras, no seré yo la que rebata su frase.

Vistas desde Stiegl, Salzburgo

Así que, si estáis interesados en el mundo de la cerveza y queréis hacer un tour temático por Salzburgo, podéis encontrar información detallada sobre actividades y los acontecimientos que haya en la página web “Salzburger Bierkultur” 

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

11 comentarios:

  1. diossss que paraiso para mi!!! Yo en alemania me puso las botas de cerveza y sin duda tengo que ir algún día a Salzburgo!! Un abrazo y viva la cerveza!

    ResponderEliminar
  2. Iba a preguntarte en dónde habías conseguido la guía para hacer el tour de la cerveza pero al final nos has puesto la dirección. Genial! si me acerco por allí, la haré seguro!
    Un abrazo, viajera!

    ResponderEliminar
  3. Viva la cerveza Fran y Helena!!! jajaja
    apuntado queda este tour para un futuro viaje a la ciudad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que bien suena esta ruta cervecera, además es una ciudad que tiene una "pinta" buenísima jejeje, así que apuntado queda!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, desconocía esta faceta de Salzburgo, la próxima vez que vaya haré un tour cervecero por la ciudad aunque espero ir antes de que la barba haya dado las tres vueltas, jejejeje. ;-)

    ResponderEliminar
  6. Qué rica la cerveza! a nosotros nos encanta y dimos buena cuenta de ella cuando estuvimos por allí, qué buenos recuerdos me ha traído tu entrada :-)

    ResponderEliminar
  7. Pues yo soy la nota discordante porque a mi la cerveza la verdad es que no me va mucho, pero a Augustiner Brau y a Stiegl creo que iremos seguro, aunque yo me tome una coca cola :-) por lo menos dejaré que Miguel Angel disfrute de la faceta cervecera de la ciudad. Un beso!

    ResponderEliminar
  8. No sabía yo que la cerveza tuviera tanta importancia en Salzburgo, pero claro,. nosotros solo pasamos unas horas en esta ciudad y no nos dio tiempo a descubrir tantas cosas!! Por cierto, entre tanta cerveza, ¿cómo acabásteis el tour? jejejeje
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Pues mira, Helena, yo también estoy de acuerdo con Franklin; así que, para el siguiente viaje por esos lares, además de Martina! cuenta conmigo....salud! ciudadana viajera...

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola chicos!

    - Fran, un duelo entre Martina y tú a cervezas no sé cómo acabaría (aunque en el fondo creo que ella te tumba... jejeje)

    - Con autocaravana y sin ella, yo a la visita le añadiría el ver una fábrica por dentro, así sales de allí con una idea completa de la importancia de la cerveza en la ciudad

    - Dany, jejeje. La verdad es que sí. "Pintas" para todos gustos y colores

    - Babyboom, menudas historietas se cuentan por allí, ¿eh? Sé yo que a Carfot le gustaría hacer un tour de este tipo...

    - Calíope, sí, recuerdo que leí todos los posts de tu viaje para planificar el mío (como siempre). Buenas cervecitas se hacen por allí, ¿eh?

    - Laura, hay bastante gente a la que la cerveza no le gusta, pero a Stiegl tienes que ir aunque sólo sea por ver el ambiente y las vistas desde la ventana :)

    - M. Carmen, desde luego lo acabamos más calientes, jajaja...

    - José Manuel, otro aficionado a la cerveza!! Veo que somos unos cuantos por aquí... ;)

    ¡Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios! :hello:

    ResponderEliminar
  11. Hombre, la verdad es que Salzburg es de mis ciudades favoritas, y con el encanto que tiene, no podía ser de otra manera que la cerveza no fuera la leche! Un saludo y nos vamos viendo, nos encanta tu blog!

    ResponderEliminar