Clicky

El Museo de la Insurrección de Varsovia (Polonia)


Entrada al Museo de la Insurrección, Varsovia, Polonia
El museo de la insurrección de Varsovia, ubicado en el edificio de una antigua central de tranvía, fue inaugurado en el año 2004, cuando se cumplieron 60 años del estallido de Varsovia, como homenaje sus habitantes, que lucharon y murieron por la libertad del país.

A través de un recorrido interactivo en una superficie que ocupa unos 3000 m2, dotado de fotografías, sonidos y reproducciones, las distintas salas y expositores muestran la complicada situación que vivieron los participantes en el alzamiento de Varsovia, con el terror nazi y la posterior ocupación comunista.

Recorriendo el museo podremos hacernos una idea de la historia de los días previos al levantamiento, de sus distintas fases y de cómo acabó la insurrección y la propia ciudad de Varsovia. 

Museo de la Insurrección, Varsovia, Polonia

Las fases previas: el levantamiento del gueto de Varsovia 

Las explicaciones en el museo comienzan poniéndonos en situación ante la barbarie nazi. 

En julio de 1942 los nazis habían trasladado ya a 500.000 judíos al gueto de Varsovia. El hecho de que sólo les dieran una comida al día que apenas llegaba a las 170 calorías, hizo que muchos de ellos murieran de inanición. Sin embargo, los nazis comenzaron a trasladar a muchos de ellos a “campos de trabajo rurales”. Entorno a 300.000 judíos habían sido exterminados cuando, a principios de 1943, llegó la noticia al gueto de que esos “campos de trabajo” eran, en realidad, las cámaras de gas de Treblinka.

En ese momento, una recién formada Organización judía de combate (ZOB) se rebeló para tratar de detener las deportaciones. Así, el 19 de abril de 1945, se produjo lo que se conoce como el levantamiento del gueto de Varsovia. Heinrich Himmler tuvo que enviar a 2.000 efectivos de las SS para poder hacer frente a la ZOB y la guerrilla que, con pistolas y bombas de fabricación casera, fueron capaces de plantar cara al ejército nazi durante 4 semanas, hasta que vieron agotar sus municiones.

La batalla duró hasta el 16 de mayo, cuando el jefe de las SS declaró que el gueto de Varsovia ya no existía. Fueron 28 días de levantamiento en los que más de 40.000 judíos murieron pero, en los que, al menos, lo hicieron dignamente. 

¿Qué fue la insurrección de Varsovia? 

Paralelamente, en el centro de Varsovia, se fue formando un ejército de fuerzas armadas insurgentes organizado bajo el mandato del Gobierno Polaco Clandestino que contaba con unos 400.000 miembros. Estos insurgentes querían liberar la capital de la ocupación de Hitler antes de la entrada del ejército soviético y garantizar así la soberanía de Polonia después de la guerra.

Organización del Gobierno Polaco Clandestino, Museo de la Insurrección de Varsovia

Pero eran conscientes de que no podían hacerlo solos. Necesitaban a los soviéticos como aliados. Así, el 31 de julio, cuando las unidades del Ejército Rojo (soviético) estaban cerca de la urbanización de Praga (una barriada de Varsovia situada a orillas del río Vístula), se dio la orden de iniciar la sublevación.

El día siguiente, 1 de agosto de 1944, a “la hora W” (por la inicial de las palabras “libertad” y “lucha” en polaco, “Wolnosc” y “Walca”), a las 17:00 h, empezó el ataque por parte de los polacos, de los cuales sólo un 10% estaban armados. Los primeros días de lucha los insurgentes lograron tomar muchos objetivos estratégicamente importantes y comenzaron a verse banderas de Polonia en las calles.

Fases de la ocupación de los insurrectos, Museo de la Insurrección de Varsovia

Caminar por túneles a oscuras, Museo de la Insurrección de VarsoviaPero, aunque el número de insurgentes fue creciendo conforme pasaban los días de batalla, el regimiento alemán fue también fortalecido y fue capaz de mantener el control del centro de la ciudad y de las principales vías y puentes. Poco a poco, los alemanes fueron reconquistando la ciudad y la dividieron en pequeñas “islas insurgentes” que comunicaban a través de túneles y alcantarillas. Las explicaciones en el museo se ven reforzadas por una recreación que permite experimentar las sensaciones que se pueden tener caminando por un túnel totalmente a oscuras…

Y, aunque en un principio, se preveía que las luchas duraran pocos días hasta la llegada del Ejército Rojo, el 8 de agosto, Stalin (a pesar de los intentos del primer ministro del gobierno de Polonia) dio la orden de retroceder y cesar los ataques en la región de Varsovia, pues pensaba que los insurgentes le atacarían a él también.

Reproducción de cápsulas de ayuda aérea, Museo de la Insurrección de VarsoviaNi siquiera permitió que los aviones de transporte de los aliados (como el B42 americano que se muestra en algún documento del museo) aterrizase en alguno de los aeropuertos soviéticos, lo cual imposibilitaba el suministro de materiales por el aire.

Algo de ayuda fue enviada por parte de Inglaterra (por tierra) desde el sur de Italia. Pero no era suficiente. Sin el apoyo de los soviéticos, los insurgentes estaban condenados al fracaso. Faltaban alimentos, medicamentos, agua… y el número de víctimas cada vez era mayor.

Varsovia que, antes de la guerra, era conocida como la “París del Este” quedó reducida a escombros. Se cumplió la sentencia que Heinrich Himmler hizo sobre la ciudad: “Todo ciudadano ha de ser asesinado. No serán tomados prisioneros. Varsovia tiene que ser arrasada. Que sea un ejemplo para toda Europa.”  Así, la pequeña parte de la ciudad que había sobrevivido a los ataques de la guerra fue destruida a posteriori por los soldados alemanes.

Cuando los insurgentes estaban a merced de los alemanes, entonces llegó Stalin como libertador.

La Insurrección no alcanzó los objetivos perseguidos pero, para todos los polacos, es el símbolo de la valentía y determinación de su pueblo en la lucha por la libertad. El levantamiento duró apenas 63 días pero se convirtió en el acto de resistencia más grande en  toda la Europa ocupada por los nazis. 

Reproducción de la sirena de Varsovia, Museo de la Insurrección de Varsovia
Fotografías de la época, esculturas (como la del monumento de la Sirena de Varsovia que tiene la cara de Krystyna Krahelska, una poetisa que formó parte del ejército y murió el 2 de agosto de 1944, tras el primer día de batalla y que fue la autora de una de las canciones más populares acerca de la Insurrección, 'Hej Chłopcy bagnet na Bron'), material bélico (como la réplica del avión bombardero Liberator B-24J) hacen que el recorrido por este museo se convierta en una auténtica lección de historia y una visita imprescindible si se quiere entender el pasado de la ciudad.

La visita al museo finaliza con una enorme estatua de metal (que atraviesa todos los pisos del edificio), en cuyas paredes se muestra la cronología del alzamiento y dentro de la que se puede escuchar el sonido del latir de un corazón, simbolizando las ganas de vivir de la Varsovia del año 1944.  

Columna central con logo de la Insurrección Polaca, Museo de la Insurrección de Varsovia

Horarios y tarifas del museo de la Insurrección: 

Horarios del museo:

Lunes, miércoles y viernes: 8:00 – 18:00 h
Jueves: 8:00 – 20:00 h
Sábados y domingos: 10:00 – 18:00 h
Cerrado los martes

Tarifas del museo: 

Entrada regular: 14 PLN  (3,40 €) / reducida: 10 PLN (2,40 )
Domingos: visitas gratuitas
Visitas guiadas: para grupos 50 PLN/persona (12,05 €) / individual:  70 PLN (16,85 €)+ 7 PLN/persona (1,70 €)
Grupo con guía propios: 7 PLN/persona (1,70 €)
Documental - The City of Ruins: 2 PLN (0,50 €) (también los domingos)

Audioguías (en 18 idiomas): 10 PLN (2,40 €)

     [Tarifas en su página web]

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

8 comentarios:

  1. Estos son los museos que me gustan, en los que puedes aprender un trozo de la historia. Tiene que ser conmovedor visitarlo.

    ResponderEliminar
  2. A mi también me interesa mucho este tipo de museos, una historia tan reciente que estremece aun más por lo cercana que la tenemos.
    como siempre una entrada impecable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la entrada. Ilustra un hecho objeto de estudio social, como un puñado de hombres armados y empleando la violencia son capaces de someter a otro grupo muchísimo más numeroso. El ejército y los estrategas alemanes, aplicaron a la perfección esta máxima y logro conquistar grandes territorios y someter poblaciones con efectivos en ocasiones escasos.
    Hasta que los sometidos se dan cuenta de la ventaja de su número. Muchos morirán, seguro, pero liberarse es posible, como se demostró a menudo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Estos Museos siempre te dejan un sabor agridulce pero son un testimonio excelente de la cruel Historia de Europa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo también tuve la oportunidad de visitar este museo y doy fe de que es una visita imprescindible para entender la Historia de Varsovia, la esencia de lo que es la ciudad de hoy.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Un museo muy interesante para conocer la historia oscura de Varsovia!! Un abrazo!! ;-)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola a todos!

    - Verónica, nos llevamos una señora lección de historia. Sin duda, es un lugar interesante

    - Libreta Viajera, hasta pasar por allí poco sabía yo de este movimiento que hubo en la Polonia ocupada por los nazis... Es una visita interesante si te interesa la historia

    - Guisante Verde Project, desde luego. Lo que comentáis queda perfectamente expuesto en el museo. Mucha gente se rebeló pero con escasos medios, muchos murieron y, en este caso, no pudo ser... pero por lo menos lo intentaron

    - M.Teresa, llevas mucha razón, aunque otros lugares son mucho más duros. Aquí simplemente se expone la historia tal y como ocurrió

    - Javier, después de visitar el museo y ver fotografías de cómo quedó la ciudad, por lo menos a mí, me pareció alucinante cómo Varsovia resurgió de sus cenizas. Una visita muy interesante, como comentas

    - Babyboom, un lugar para entender el pasado de Varsovia

    Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros comentarios :)

    ResponderEliminar
  8. Me encantan este tipo de museos, además la historia y todo lo que rodea a la Segunda Guerra Mundial siempre me ha llamado poderosamente la atención, por lo que anotado queda :D

    ResponderEliminar