Clicky

Visita de la iglesia de Vals y de Mirepoix

Más tarde de lo que esperábamos (a eso de las 17 h) abandonábamos Foix para dirigirnos al siguiente destino de nuestro viaje: Mirepoix. Sin embargo, de camino, vimos un desvío hacia la iglesia de Vals, de la que recordaba que mis compis de Callejeando por el Planeta y Con autocaravana y sin ella habían escrito buenas referencias, por lo que decidimos hacer una pequeña e inesperada parada. 

Visita de la iglesia románica de Vals 

Tras dejar el coche en un aparcamiento gratuito que hay a la entrada de la población nos acercamos a su iglesia, que sobresale por encima de todas las pequeñas casitas que pueblan la localidad y que las preside a lomos de un pequeño promontorio; de forma que, a primera vista, podría parecer un castillo más que una iglesia.

Iglesia románica de Vals, Francia


Al llegar a la base de la iglesia, abrimos una primera puerta, que nos dio acceso a una falla natural de la roca que se utiliza a modo de pasadizo para conducirnos, a través de diez escalones, a la puerta principal, más antigua, de madera y dotada de un cerrojo (que nos costó lo suyo averiguar cómo se abría; taaaaanto, que le tuve que pedir ayuda a una señora del pueblo que salía a pasear al perro) y que daba acceso a la parte inferior de la iglesia, a su primer nivel, del siglo X.

Al fondo, en el baptisterio, aún se conservan algunos de los frescos románicos (con colores originales) que decoraban la bóveda, mostrando escenas de la vida de Cristo y de los santos Miguel, Mateo, Rafael y Gabriel. Las estáticas figuras románicas, con sus colores, sus ropajes y las rígidas posturas tan características del románico no hacen que perdamos de vista el detalle de sus ojos, que parecen mirarnos sea cual sea el lugar en el que nos pongamos.

Iglesia románica de Vals, FranciaIglesia románica de Vals, Francia

A nuestra espalda, varios escalones conducían a la nave principal, que antaño se encontraba más baja, pero que fue transformada en el siglo XIX. Al final de esta nave, una escalera de madera, permitía acceder a la antigua capilla de San Miguel, que se cree que data del siglo XII y en la que se ubica el coro. La torre, que se eleva por encima, se remonta al siglo XIV. Desde sus alturas se divisaban todos los alrededores y facilitó la protección de la ciudad durante la guerra de 100 años.

La iglesia abre todos los días de 10 h a 17 h.

Así, tras esta pequeña parada de escasos 10 minutos, continuamos nuestra ruta hacia Mirepoix.

¿Qué ver y hacer en Mirepoix? 

Nosotras llegamos prácticamente al centro de la población con el coche y no tuvimos ningún problema para aparcar de forma gratuita. Mirepoix es un pueblecito muy pequeño, nosotras apenas estuvimos media hora recorriéndolo pero, a mí me pareció una auténtica maravilla.

Mirepoix, Francia

Se cree que el origen de la ciudad data de la época celta, aunque no fue hasta el siglo XIII cuando ésta vivió su mayor esplendor, momento en el que sus calles estaban pobladas por cerca de 2.000 habitantes y contaba con múltiples comercios e industrias.

Mirepoix, Francia

Sin embargo, una grave inundación (en el año 1279) la destruyó por completo. En el año 1289, se reconstruyó la ciudad en la otra margen del río Hers, en forma de bastida, con una gran plaza central y calles siguiendo dos ejes perpendiculares. 

Mirepoix, Francia

Con los años la ciudad prosperó, se le otorgó un obispado, sufrió un importante incendio y su centro fue de nuevo fortificado, creando un fuerte muro y cuatro portones de acceso para protegerla. Hoy en día, tan sólo queda una de las puertas de acceso (la Porte d'Aval) de todo el complejo de fortificación que se creó en su día.

Mirepoix, FranciaMirepoix, Francia

Aún así, Mirepoix es un pueblo medieval lleno de encanto.

La plaza mayor o central es un regalo para los ojos. Hermosas casas multicolores, construidas en madera y adobe y apoyadas sobre pilares de madera, creando una preciosa galería cubierta. Precisamente es en las vigas que delimitan el contorno de la galería donde se muestra la riqueza de las casas, estando muchas de ellas esculpidas y decoradas. Por ejemplo, la casa de la Justicia du Seigneur que, en el año 1500, se convirtió en la Casa de los Cónsules, muestra rostros de personas, animales y alguna que otra imagen fantástica.

Mirepoix, Francia

La pequeña iglesia de San Mauricio, construida en 1298, se convirtió, con el tiempo, en una catedral. Hoy en día está formada de una única nave de 48 m de largo, 24 m de altura, 22 m de ancho, siendo la segunda catedral más ancha de Europa tras la de Girona. El campanario tiene 60 m de altura. El interior apenas cuenta con tesoros, pero todavía se puede admirar un sagrario, un Cristo en la cruz del siglo XIV y algunas  pinturas de Larivière-Vesontius.

Mirepoix, Francia

Pero sobre todo, esta ciudad invita a pasear y dejarse llevar por el encanto de sus bellos y cuidados edificios.

Tras dejarnos embaucar del encanto de esta ciudad, cogimos de nuevo el coche para dirigirnos hacia Camon.
Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

9 comentarios:

  1. La plaza de Mirepoix es preciosa, un pueblo encantador. Y recuerdo que comimos unas galettes, ummmm

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito! Yo también había leído los post que citas jejeje. Qué gracia lo de la iglesia, fijo que yo tampoco hubiera podido abrir la puerta jajaja. Me encantan esas casitas de colores, ojalá algún día pueda contemplarlas en persona.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  3. Qué pueblo más bonito y no tenía ni idea de que exisitiera! .-O

    ResponderEliminar
  4. Pueblo bonito, bonita iglesia y encima se puede aparcar gratis sin problemas, desde luego combinación perfecta :D

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
  5. Parece de cuento o ... un parque temático en cuanto a lo pintoresco y bonito que es !

    ResponderEliminar
  6. Precioso Helena, no lo conocía y me ha encantado. Suerte en tu nueva etapa profesional!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola a todos! Y perdón por la tardanza en responder...

    - M. Teresa, a mí, es un lugar que me dejó embelesada. Parece sacado de un cuento... Si ya lo acompañas de buena comida, es insuperable

    - Aran, pues están a tiro de piedra. Seguro que algún día os preparais una escapada por la zona. Ya me contarás cómo se te da la puerta...

    - Verónica, es una chulada, ¿a qué sí?

    - José Carlos, la verdad es que en este viaje no tuvimos excesivos problemas para aparcar. Es una zona preciosa. La recomiendo

    - Thewotme, desde luego que lo parece. Es que es una preciosidad. Mires hacia donde mires tienes una calle bonita. Eso sí, es muy pequeñito

    - Calíope, un pueblecito muy cuco, jejeje. Muchas gracias por los ánimos. Aquí estoy intentando acoplarme poco a poco a mi nueva vida (ya hablaremos por whatsApp, a ver si venís a verme!!!)

    Un saludo a todos y muchas gracias por pasaros por aquí :hello:

    ResponderEliminar
  8. Ay qué casitas más cuquis, me han enamorado!

    ResponderEliminar