Clicky

Muiderslot y Naarden, ¿qué ver cerca de Amsterdam?


Para terminar la jornada que nos había llevado de ruta por sitios tan dispares como Keukenhof y Harlem, Zaanse Schans o la comarca de Waterland, decidimos acercarnos a otros dos puntos de interés que teníamos anotados por si nos daba tiempo a visitarlos…

Muiderslot

No muy lejos de Amsterdam, a escasos 15 kilómetros, se encuentra una pequeña pero bonita fortaleza medieval denominada Muiderslot. “Slot” significa castillo en holandés, y éste se sitúa en el pueblo de Muiden. Era relativamente tarde (serían en torno a las 18:30 – 19:00h), por lo que nos imaginábamos que estaría cerrado pero aun así decidimos acercarnos aunque fuera a verlo por fuera…

Muiderslot, Holanda

Se trata de uno de los castillos medievales más conocidos de Holanda y dicen que visitarlo merece la pena. Por lo que he leído debe ser similar al que hace unos años vimos en Austria, Hohenwerfen. Al parecer se pueden visitar las salas del castillo, que están decoradas tal y como lo estaban en el siglo XVII, por libre, recorriendo sus torres y mazmorras siguiendo paneles interactivos, ver exposiciones de armaduras, hacerte fotos con los disfraces y artilugios medievales que hay por allí. En verano, el jardín y la huerta se llenan de color y también se pueden ver exhibiciones de vuelo rapaces.  

Muiderslot formaba parte de un importante sistema de defensa. Fue construido por el Conde Floris en 1285 en un lugar estratégico: en la desembocadura del río Vecht al mar Zuiderzee (el actual lago IJselmeer). Para hacerse con los fondos para financiarlo comenzó a cobrar un peaje a todo aquel que quisiera navegar hacia Ámsterdam a través del citado río...

Floris V fue conocido como "Der keerlen god” que significa “el dios de los pobres”, porque creó su propia orden de caballería y ayudó a muchos hombres sin título alguno a convertirse en caballeros.

Con el paso del tiempo el castillo se convirtió en el punto de encuentro de escritores holandeses, como Jacob Cats, Joost van den Vondel y Pieter Corneliszoon Hooft (al que se le conoce como “el Shakespeare holandés”).

Hoy en día este castillo medieval es patrimonio de la Unesco y un lugar bastante conocido al que hacer una excursión desde Amsterdam.

Cuando llegamos dejamos el coche en un parking que había a las afueras de la población y echamos a andar por ella... Pero, cuando llevábamos 5 minutos caminando por la ciudad, que aunque no tiene ningún monumento especial, es bonita, otro de esos típicos pueblos holandeses, nuestro destino todavía se encontraba todavía lejos, así que regresamos al coche pensando que seguro que podíamos acercarnos algo más con él… Efectivamente, había un aparcamiento prácticamente enfrente de la entrada el castillo, que estaba cerrado como habíamos predicho.

Muiderslot, Holanda

Desde fuera nos pareció un castillo bonito y seguro que merece la pena visitarlo por dentro, pero nos lo dejamos pendiente para otra ocasión.

Cómo llegar a Muiderslot

Nosotras llegamos en el coche que habíamos alquilado pero también se puede llegar allí también con transporte público. Desde Ámsterdam, habría que ir en tren desde la estación central hasta la Amstel Station y allí combinarlo con un autobús a Muiden, puede ser el 101 o el 157.


Naarden

Después de ver el castillo por fuera, nos acercamos a la última población que veríamos ese día: Naarden, la ciudad amurallada con forma de estrella. Sí, sí, con forma de estrella… Para muestras no hay más que verlo en Google Maps… Un lugar con semejante apariencia desde el aire, no podía ser feo, ¿verdad? Así que allá fuimos…  

La ciudad es un ejemplo viviente de la arquitectura defensiva del siglo XVI que ha llegado en muy buen estado hasta nuestros días aunque, evidentemente, a nivel de suelo no se aprecia de forma tan directa y clara el contorno o silueta de la fortificación.

Naarden, Holanda

En la época medieval, Naarden dominaba una zona de paso hacia el río Vecht, de forma se encontraba expuesta en la ruta unía Amsterdam con las tierras del Este. Para defenderse de las posibles amenazas o de alguna invasión extranjera, la ciudad adoptó un sistema revolucionario de fortificaciones importado de Italia. No fue la única ciudad en tomarlo ya que hubo otras ciudades de Holanda, Francia y Alemania que adoptaron ese “modelo estrella” pero son pocas las que lo han conservado hasta nuestros días…

Naarden, Holanda

Debido a esa situación estratégica, la ciudad ha vivido buen número de conflictos, siendo el peor de ellos el que tuvo lugar contra los españoles en 1572. En aquella época la ciudad se encontraba controlada por la Corona Española, pero cuando un grupo de opositores empezó a agitar los ánimos, las tropas españolas reaccionaron rápidamente sitiando la ciudad… Cuando la situación se hizo insostenible, Naarden ofreció una tregua e invitó a los soldados españoles al antiguo ayuntamiento (la actual “Casa Española”) para escuchar una propuesta de paz; sin embargo éstos acabaron con la “rebelión” de una manera tajante, matando a todos los que estaban allí reunidos (unas 700 personas) y prendiendo después fuego a la ciudad.

Naarden, Holanda
La iglesia de St Vito o Grote Kerk (del siglo XV), es uno de los pocos supervivientes de aquella época. El Ayuntamiento se volvió a edificar más tarde y una parte del edificio se empleó como casa de pesos “De Waag”, aunque actualmente se ha transformado en un museo.

Ahora si algo es representativo de la ciudad son sus murallas y podremos aprender más de ellas en el Museo de la Fortificación, situado en uno de sus bastiones. Allí podremos realizar un recorrido subterráneo por los túneles y las casamatas y completar la visita con material audiovisual.

Naarden es una ciudad pequeñita que se puede visitar en pocas horas. Nosotras, como ya fuimos de noche nos encontramos todos estos puntos de interés cerrados y, tras dedicarnos a callejear por las murallas y el casco antiguo de la ciudad, buscamos un restaurante donde cenar…


Habíamos exprimido a tope el día y tocaba regresar al hotel, dormir y retomar fuerzas para afrontar el siguiente día, el último, con ganas. 
Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario