Clicky

El Castillo de Haar y Utrecht, de escapada por Holanda


Antes de partir hacia Holanda, cuando aún estábamos preparando el viaje, me mandó Cintia una foto de un castillo que no pillaba muy lejos de Ámsterdam, a tan sólo media hora en coche, para ver si lo incluíamos en la ruta… fue verla y decir: ¡ahí tenemos que ir! Se trataba del Castillo De Haar, el castillo más grande de Holanda.

Castillo de Haar, Holanda

Situado más o menos a medio camino entre Ámsterdam y Utrecht, decidimos dejar el último día de nuestra escapada para recorrer estos dos lugares.

El Castillo De Haar 

Así, como es habitual en nosotras, nos levantamos temprano para exprimir al máximo el día. Desayunamos en el hotel, empaquetamos las cosas (pues que la jornada acabaría ya en el aeropuerto) y nos montamos en el coche en dirección al castillo. Cuando llegamos a su aparcamiento no había un alma… de hecho, parecía incluso que estuviera cerrado, pero los portones de entrada estaban abiertos. Así que para allá fuimos.

Castillo de Haar, Holanda

Cuando entramos a recepción nos dijeron que iba a tener lugar una carrera que discurriría parcialmente por los jardines del Castillo y que por ese motivo su visita (la de los jardines) era gratuita. Como contrapartida, y debido al mismo motivo, no había visitas guiadas del interior hasta las 11:15h…

Cabe mencionar que su interior no puede verse por libre y sólo puede visitarse en compañía de un guía que detalla aspectos de su construcción, de su interior y de la familia ‘Van Zuylen’ (a la que pertenecía). Las visitas son en inglés, tienen una duración de alrededor de una hora y, según he leído, no está permitido sacar fotos.

Eran las 9:00 h de la mañana y no teníamos claro si los jardines daban como para dos horas de paseo, aunque lo iríamos viendo.

Entramos al recinto y nos encontramos con 55 hectáreas de jardines, repletos de zonas verdes, parques e incluso pequeñas áreas boscosas. Esa zona estaba antaño ocupada por una villa, denominada Haarzuilens, que la familia Van Zuylen decidió trasladar de lugar al adquirir los terrenos, para alejarla de su propiedad.

En el Castillo de Haar, Holanda

En el centro de los jardines se encontraba el castillo. Era impresionante con sus torreones, almenas, su foso y puentes levadizos que le daban acceso. 

Castillo de Haar, Holanda

El castillo original fue construido en el siglo XIV, pero cuatro siglos de abandono le pasaron factura y su aspecto actual pertenece a las restauraciones llevadas a cabo a finales del siglo XIX. En esa época el barón Etienne van Zuylen compró la propiedad (que se encontraba en estado de ruinas) y realizó una importante inversión para restaurarla. Para ello contó con la mano del arquitecto holandés Pierre Cuypers (que también diseñó la Estación Central de Utrecht). Así, 20 años de trabajos en los que se fusionaron partes originales del castillo con nuevas construcciones, dieron lugar a la fortaleza que ahora vemos, con un marcado carácter medieval. Su apariencia exterior es de castillo pero su interior cuenta con calefacción (bajo el suelo de las habitaciones), agua caliente y un generador eléctrico.

Castillo de Haar, Holanda

Se concibió como casa de veraneo y lugar de convites y celebración de fiestas de la familia Van Zuylen.

Nosotras nos dedicamos a pasear por los jardines, construidos de manera análoga a Versalles (con estilo geométrico), caminando por las sendas que discurren al cobijo de los árboles.

Los jardines tienen diversos lugares de interés como el jardín romano (que aún no había florecido), algunas fuentes y una capilla. El recinto se completa con Tuynhuis, un pequeño restaurante de 30 plazas que ofrece una bonita vista del castillo y el Koethuis de Haar, el establo que el barón Etienne construyó en el siglo XIX, para acoger los carruajes de la familia.

Como preveíamos, acabamos nuestro paseo por los jardines mucho tiempo antes de la hora a la que estaba programada la visita al interior, así que decidimos seguir el plan original y marcharnos a conocer Utrecht, la ciudad en la que se celebró el tratado por el que España perdió Gibraltar.

Visita de Utrecht

Aparcamos con relativa facilidad cerca del centro. Podíamos estar en la ciudad tan sólo lo que nos restaba de mañana y no había tiempo que perder. Había leído que Utrecht era una de las ciudades más animadas e importantes de los Países Bajos. Con casi 300.000 habitantes, cuenta con la universidad más grande del país y es conocida por su ambiente universitario y su carácter comercial. Imagino que cuando nosotras fuimos todos esos estudiantes estaban durmiendo (o de resaca), ya que no se veía un alma por la calle. Nos cruzamos con un mercado a medio poner, bares… sí, había bastantes, pero gran parte de ellos cerrados y los que estaban abiertos, vacíos… El hecho de que fuera un día festivo y las condiciones meteorológicas (con llovizna) no ayudaban, desde luego.

Utrecht, HolandaUtrecht, Holanda

Pues bien, al llegar a la ciudad lo primero que uno ve es su catedral, con la imponente torre Dom de 120 metros de altura, así que hacia allí empezamos a caminar. No habíamos leído nada de Utrecht antes del viaje y cuando llegamos a la catedral nos llevamos una sorpresa mayúscula: ¡su torre está separada del cuerpo de la iglesia! Al parecer la violencia de un tornado en 1674 hizo que colapsara parte de la nave central de la iglesia, dejando separado el campanario del resto. Se puede subir a la torre, si los 465 escalones no te achantan, y las vistas desde arriba deben ser impresionantes, pero nosotras nos la encontramos cerrada. Al igual que el Pandhof, el jardín de la torre Dom, que dicen que es uno de los jardines cercados más bonitos de Holanda y que nos quedamos con ganas de ver.

Utrecht, Holanda - Torre DomUtrecht, Holanda - Catedral

Seguimos paseando por la ciudad entrando al conocido como “Museum Quarter”. Utrecht cuenta con 14 museos, algunos grandes como el Centraal (que alberga cosas tan variadas como pinturas de artistas holandeses o un barco vikingo del siglo XII), el Speelklok (un museo musical que acoge relojes de carillón, de viento, de cuco, órganos, cajas de música, etc.), el de la Universidad (que te hace retroceder en el tiempo hasta una clase del siglo XIX, muestra material médico y cuenta con un jardín botánico), el Spoorwegmuseum (centrado en el ferrocarril) y otros más reducidos como el del Aborigen (dedicado al arte aborigen australiano)…

Pero nosotras queríamos simplemente callejear y recorrer algunos de los rincones de la ciudad, así llegamos al canal Oudegracht, que cruza el centro histórico de Utrecht y que cuenta con multitud de bares y restaurantes en sus orillas.

Utrecht, Holanda - Canal Oudegracht

El centro de Utrecht es peatonal y no muy grande, por lo que se puede recorrer sin problema a pie (o quizás en bici) en dos-tres horas.

Utrecht, Holanda - Paseo de la fama
En nuestro caminar nos encontramos con el curioso “paseo de la fama de Utrecht”. Al más puro estilo Hollywoodiense, la calle Vinkenburgstraat acoge diversas baldosas con la impresión de las manos y firma de los miembros más importantes de la industria cinematográfica holandesa. He leído que la ciudad acoge cada año (a finales de septiembre) un importante festival de cine en el que se entregan los premios “Becerro de Oro” a los mejores actores, directores, películas, etc. También hay premios especiales a las películas más taquilleras del año anterior.

Nuestra visita llegaba ya a su fin... Tras tomar un café en un bar, dimos por zanjada la escapada y pusimos rumbo al aeropuerto. Sabíamos que nos habíamos dejado cosas pendientes en la ciudad, como la casa Rietveld – Schöder, Patrimonio Mundial de la Unesco, que dicen que merece la pena visitar por dentro, pero ya habrá tiempo de volver.

Utrecht, Holanda

Así dábamos por finalizada nuestra escapada de Semana Santa a Holanda.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

7 comentarios:

  1. Qué chulo el castillo de Haar! me lo apunto para la próxima vez que vaya a Holanda porque la verdad es que cuando estuve en Ámsterdam recorrí poco los alrededores.

    ResponderEliminar
  2. Ohh que bonito, cada vez me gustan más los castillos y este es una pasada. Y Utrech la verdad es también se merece una visita. Apuntado queda!
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
  3. Precioso castillo, no lo conocía!

    Por cierto, veo algún cambio en el blog, no? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué te parece el lavado de cara? Aún tengo que indagar y cambiar alguna cosilla que no me termina, pero tenía ganas ya de cambiar de plantilla, jejejeje
      Un saludo :)

      Eliminar
  4. ¡Hola chicas!

    - MC, el hecho de habernos tenido que alojar fuera de Amsterdam (por el precio del alojamiento en las fechas que íbamos) y de haber alquilado coche, nos dio mucha libertad para hacer un buen recorrido por los alrededores...

    - Carmen, la verdad es que es impresionante el castillo. Me quedé con ganas de verlo por dentro, así que habrá que volver! Jejejeje

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios :hello:

    ResponderEliminar
  5. Pues confieso que no conocía ese castillo tan molón, me lo apunto para cuando vuelva a Ámsterdam, una ciudad que no me enamoró y a la que quiero darle una segunda oportunidad...de camino, recorreré los alrededores. Yo también he notado cambios en el blog, mola mucho!! Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Calíope!! Tiene una pinta estupenda el castillo, ¿eh? Lástima que no lo visitáramos nosotras por dentro tampoco... Ya volveremos, jejeje
      PD: Me alegro que gusten los cambios (había que modernizarse)

      Eliminar