Clicky

Península de Istria. ¿Qué ver en la zona norte?


Amanecíamos en la península de Istria, la parte más occidental de Croacia, limitante con Eslovenia. Al parecer, la zona ha ido cambiando de manos, de croatas a italianas durante siglos, por lo que no es extraño oír hablar italiano; de hecho se la conoce por la “Toscana croata”. Había leído que ésta era una de las zonas más bonitas de Croacia y la verdad es que no defraudó, pues nos dejó muy buen sabor de boca.

Mapa Istria, Croacia

La jornada nos llevaría de paso por pequeñas poblaciones con mucho encanto, que iré desgranando próximamente en diversas entradas: Hum, Roc, Buzet, Motovun, Groznjan, Buje, Novigrad, Porec, Rovijn, Bale y Pula.

Recorriendo Hum, la ciudad más pequeña del mundo

Nuestro camino empezaba en Hum, la que ostenta el título de ser la ciudad más pequeña del mundo, contando únicamente con 17 habitantes censados (en base a datos del año 2001). 

Hum, Istria, Croacia

Su fundación data del año 1102 cuando se levantaron las murallas defensivas y algunas casas al abrigo de éstas. En aquel momento la ciudad se llamaba Cholm, que derivaba de la palabra italiana Colmo. Siglos más tarde (en 1552) se construyeron el campanario y la torre reloj, mientras que la iglesia de San Jerome (Sveti Jeromim) fue construida en 1802 por un maestro local.

Recorrer Hum, con sus bonitas calles empedradas y ese encanto medieval, es como hacer un viaje en el tiempo, pues casi todo se ha conservado prácticamente intacto. Hoy en día, gracias al creciente turismo, la ciudad cuenta con un pequeño restaurante, un museo y una tienda en la que hay una exposición acerca de la ciudad.

Hum, Istria, Croacia

Hum, Istria, CroaciaPero Hum no solo despierta curiosidad por el hecho de ser la ciudad más pequeña del mundo, sino también a nivel cultural ya que en aquella zona se originó la escritura glagolítica. Así a lo largo de la carretera que comunica Hum con Roč encontraremos 11 monumentos realizados en 1967 en homenaje a la más antigua escritura eslava. De hecho, ya nos habíamos topado con ellos en la puerta de entrada a la ciudad donde habíamos visto algunos inscritos glagolíticos dando la bienvenida a los visitantes.

Al abandonar la ciudad, ya en el coche, de camino a Roč tuvimos ocasión de ver alguno de esos monumentos. 

Visita de Roč

Con menos fama que la vecina Hum, al cobijo de unas pequeñas murallas del siglo XVI, encontramos la pequeña ciudad medieval de Roc. Tiene pocos monumentos destacables, tan sólo los escasos restos de sus murallas, una pequeña muestra de lápidas romanas dentro del arco de la puerta de entrada principal al pueblo y la iglesia románica de San Bartolomé (Crkva svetog Bartula), pero es agradable dar un pequeño paseo por ella.

Roc, Istria, CroaciaRoc, Istria, Croacia

Cuando terminamos de recorrer la población, montamos de nuevo al coche y pusimos rumbo hacia Buzet, la segunda ciudad más grande del interior de Istria. 

¿Qué ver y hacer en Buzet?

Buzet, Istria, CroaciaY aunque la mayor parte de la población vive ahora la nueva ciudad, el antiguo asentamiento se halla en la cima de una colina. Hasta allí nos acercamos directamente con el coche, donde no nos resultó muy difícil aparcar. 

Al llegar recorrimos alguna de sus antiguas calles adoquinadas viendo alguno de sus palacios (como el Palacio del Capitán), alguna iglesia (como la Iglesia Parroquial de la Asunción de la Bienaventurada Virgen Maria del siglo XVIII, la iglesia de San Jorge del siglo XVII o la iglesia de San Vid del siglo VII) y nos asomamos sobre los restos de las murallas de antiguas fortificaciones medievales para ver el valle del Mirna y la cordillera gris del Ćićarija a lo lejos… pero poco más había que hacer, así que pusimos rumbo hacia el siguiente pueblo de la ruta, Motovun.

Buzet, Istria, Croacia

Buzet, Istria, Croacia

Visita de Motovun

Motovun, Istria, CroaciaAl igual que el anterior, este pueblo se encuentra en lo alto de una colina. Nosotras accedimos en coche hasta el punto más alto que nos fue posible. A las puertas del casco del pueblo, en ambos márgenes de la carretera de acceso, han habilitado un aparcamiento de pago, donde dejamos el coche. El resto de subida se ha de hacer a pie.

Montona o Motovun estuvo habitada predominantemente por personas de habla italiana que en la década de 1940 partieron hacia Italia, dejándola prácticamente despoblada (al igual que ocurrió en otras localidades de Istria). Sin embargo en la década de 1960,  Krsto Hegedušić, un reconocido artista croata, se trasladó a la ciudad, haciéndola resurgir y convirtiéndola en una colonia de artistas. Aún hoy perviven muchos de los estudios de aquella época y tiendas de artesanía que, en la actualidad, abren sus puertas a los turistas. Aunque más allá de esta faceta “cultural”, la ciudad tiene su encanto pues está formada por bonitas casas medievales. 

Así, de entrada nos topamos con sus murallas, desde las que obtuvimos unas bonitas vistas del propio pueblo y del valle a sus pies. Además en la puerta fortificada de entrada al casco viejo pudimos ver un “león de Venecia”.

Motovun, Istria, Croacia

En seguida dimos con la plaza Andrea Antico, donde se encuentra la iglesia de San Esteban (o Crkva Svetog Stjepana) del siglo XVII y la torre campanario que, con su estilo gótico-románico del siglo XIII, domina la población. Allí encontramos también el edificio secular más grande de Istria, el Ayuntamiento, en estilo románico. 

Motovun, Istria, CroaciaMotovun, Istria, Croacia

Recorrimos la ciudad sin rumbo fijo, callejeando, dejándonos guiar por nuestro instinto. 

Motovun, Istria, Croacia

Tras patear la ciudad, regresamos al coche para poner rumbo a la siguiente población que teníamos planeada en nuestra ruta: Groznjan, que resultó la sorpresa del viaje. 

El remanso de paz de Groznjan

Se trata de un pueblecito encaramado a una colina a 228 metros sobre el nivel de mar, de empedradas calles y un aire rústico de gran belleza. En Groznjan no nos encontramos con hordas de turistas, siendo aún posible recorrerlo tranquilamente, casi en completa en soledad. Además su complejo medieval se ha mantenido prácticamente intacto hasta la fecha.  

Groznjan, Istria, CroaciaGroznjan, Istria, Croacia

A nivel histórico, aunque se sabía de su existencia ya en el siglo XII (como parte del patriarcado bizantino de Aquilea), debe principalmente su apariencia  actual al periodo de dominación veneciana. En esta época el pueblo fue fortificado con importantes murallas, fue dotado de silos para trigo y de tinas para aceite, se construyeron dos iglesias (la Parroquia de San Vito, Modesto y Crescencia y la iglesia católica de San Cosme y Damián) y se levantó el Palacio de Spinotti Morteani con un patio típico veneciano. La influencia italiana terminó al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando la población de habla italiana se marchó (al igual que ocurrió en Motovun). 

Groznjan, Istria, CroaciaGroznjan, Istria, Croacia

Después de caminar sin rumbo fijo por la ciudad, descubriendo multitud de rincones con encanto, decidimos aprovechar para comer allí, como no podía ser menos, un plato de pasta condimentado con la famosa trufa istriana.

Al terminar de comer, regresamos al coche para continuar la ruta.

Buje

Conforme íbamos en el coche divisamos una ciudad encaramada en lo alto de una colina que nos llamó la atención y decidimos parar a conocerla. Se trataba de Buje, la población medieval conocida como la Atalaya de Istria. Y es que su emplazamiento antaño era un lugar estratégico, pues permitía controlar dos importantes rutas, la de Pula a Trieste y la de Umag a Buzet.

La iglesia de Sveta Servula, del siglo XVI, es quizás su monumento más destacado aunque, debido a las relaciones centenarias con Roma y Venecia, también encontraremos un palacio aristocrático, el campanario y los restos de un castillo y de sus torres defensivas.

Buje, Istria, Croacia

Buje, Istria, CroaciaLa iglesia actual fue erigida en el siglo XVIII, sobre los restos de una iglesia románica-gótica del siglo XIII. Los elementos del antiguo edificio fueron incorporados al nuevo siendo aún visibles. Su interior esconde obras de gran valor. Aparte de siete altares abundantemente decorados y un órgano de 1791 construido por Gaetano Callido, las estatuas en mármol de Carrara de San Sebastián y San Servilio, son las obras de arte del maestro veneciano Giovanni Marchiori (del año 1737).

Junto a la iglesia se encuentra el campanario, desde el que se pueden llegar a divisar cuatro países: Eslovenia, Italia, Austria y Croacia. Es uno de los más altos de Istria, junto al de Vodnjan que tiene 63 metros. Debido a ello recibió el apodo de "guardia de Istria", siendo la imagen del sello de la ciudad en el siglo XIII. Fue renovado en el año 2011 para permitir visitas a un mayor número de turistas, pero nosotras no nos sentíamos motivadas a subir escalones ese día…

Existe un segundo campanario en Buje, ligeramente más bajo pero también imponente, situado junto a la Iglesia de la Madre de la Misericordia.

Buje, Istria, Croacia

Y aunque la ciudad tenía su encanto, me pareció algo sucia y descuidada, por lo que tras dar un paseo, continuamos nuestro camino en dirección a Novigrad.

Novigrad

Nuestra siguiente parada fue en esta pequeña ciudad de calles adoquinadas que aún guarda la disposición de la época romana. La primera referencia escrita a la ciudad se remonta al año 599 con el asentamiento romano de Emona, que posteriormente tomó el nombre de Neapolia y más tarde el de Civitas Nova.

Novigrad, Istria, Croacia

Novigrad es hoy en día una ciudad de pescadores, hecho que se advierte en su importante puerto marítimo y su dique rompeolas, pero cuenta también con multitud de edificios que nos llevan de viaje a través de una ajetreada historia por la que han pasado romanos, bizantinos, venecianos y austro-húngaros, dejando cada uno de ellos su estampa en el patrimonio de la ciudad.  

Andando por sus calles encontramos la Iglesia Parroquial de Santa Maria (también conocida como de San Maximiliano o de San Pelagius, patrón de la ciudad), combinando el estilo románico (en el que fue iniciada) con el barroco (por una remodelación que sufrió en el S. XVIII). Aunque no es la única iglesia de la ciudad donde también están la de la Virgen del Carmen, patrona de los pescadores y la de San Antonio.

Novigrad, Istria, Croacia

Novigrad, Istria, Croacia

Las murallas del siglo XIII, con sus dos torres circulares, han abrazado y protegido la ciudad durante siglos. 

Por si queréis completar la visita, en los alrededores de la ciudad, concretamente en Karpinjan encontrareis los restos del Palacio barroco de la Familia Rigo, así como los restos de un yacimiento romano en Dajla.


Así tras dar un paseo por la ciudad continuamos la ruta en dirección a alguna de las más conocidas ciudades de Istria… Aunque eso será objeto de una próxima entrada. 

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario