Real Time Web Analytics

Una tarde en la capital de Alsacia: Estrasburgo


Finalmente, después de hacer una breve parada en Sélestat, llegábamos por fin a la aclamada Estrasburgo, la capital de la Alsacia francesa que, a orillas del Rin, es Patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1988.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Los orígenes de Estrasburgo se remontan al año 12, cuando se formó un primer campamento romano con el nombre de Argentoratum. Esta pequeña población fue creciendo hasta convertirse en una de las ciudades más importantes del Sacro Imperio Romano Germánico. De esa época datan la mayoría de edificios históricos de la ciudad, como la catedral o el precioso conjunto de edificios que conforma la pequeña Francia. En 1681, al unirse a Francia, vive una segunda época de desarrollo, en la que se construyen edificaciones de estilo parisino, como el Palacio Rohan.

Sin embargo, los años posteriores son convulsos y Estrasburgo comienza a pasar de unas manos a otras: a la corona prusiana (entre 1871 y 1918), de nuevo a Francia, a la Alemania del III Reich y finalmente, con la liberación de la ciudad por parte del general Leclerc en 1944, vuelve a manos francesas.

Y pese a esta convulsa historia reciente, la ciudad no solo ha salido a flote sino que además ha sido nombrada sede de varios organismos europeos, como el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa o el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Muchas eran las preciosas imágenes que yo había visto de la ciudad y le tenía muchas ganas… Por fin había llegado el momento de recorrerla. 

Una tarde en Estrasburgo : las visitas imprescindibles 

Lo cierto es que Estrasburgo es una ciudad bastante grande, sin embargo, su casco histórico que es donde se encuentran la mayor parte de sus atractivos turísticos, se sitúa en una isla (denominada Grande Île) formada en el cauce del río Ill.

Mapa de Estrasburgo, Alsacia, Francia

Tras dar un par de vueltas con el coche, logramos aparcar en las cercanías del hospital… No nos habíamos situado mal para empezar a recorrerla a pie. Y como no, lo primero que divisamos al acercarnos hacia el casco urbano era la Catedral. Imponente desde casi cualquier punto de la ciudad se trata de una de las catedrales más bonitas del mundo. No había más alternativas, hacia allí nos dirigimos.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Pero ahí donde la vemos la Catedral de Notre Dame comenzó siendo un templo románico, cuya construcción comenzó en el año 1015. En 1176 se decidió agrandar esta pequeña iglesia (según los nuevos cánones de la época), finalizando su construcción en el año 1439 y convirtiéndose en una obra maestra del gótico. Aunque a lo largo de su historia ha sufrido diversas restructuraciones, es indudable que su fachada principal es espectacular, con un precioso tímpano en el pórtico central, dedicado a la vida de Cristo y el Juicio final, con esa torre que se eleva hasta los 142 m y con su piedra arenisca rojiza que toma diferentes tonalidades según la hora del día y la estación. 

Estrasburgo, Alsacia, Francia
Su interior conserva verdaderos tesoros como sus vidrieras (de los siglos XII a XIV), el rosetón, un bonito púlpito, el órgano o su famoso reloj astronómico. Este reloj es una joya del Renacimiento, aunque el mecanismo actual data del año 1842. Con un sistema de figuras que simbolizan el paso del tiempo, además de la hora solar, el reloj indica el día de la semana, del mes y del año, así como el signo del zodiaco, la posición de varios planetas y la fase actual de la luna. Se pone en marcha cada día a las 12.30 horas.
[ Ver horarios de visita de la Catedral de Estrasburgo ]

También se puede completar la visita subiendo a la azotea de la Catedral, pero no estábamos motivados a enfrentarnos a los 332 escalones de la escalera de caracol que te llevan hasta una plataforma situada a 66m de altura. La entrada cuesta 5€ para adultos y 3,5€ para niños.
[ Ver horarios de visita de la torre de la Catedral ; el primer domingo de cada mes la entrada es gratuita]

Anexo a la catedral se encuentra el museo de la misma, que muestra muchas de sus piezas originales. Ahora mismo tiene unos horarios particulares puesto que están haciendo reformas, consulta su página web si tienes interés en visitarlo .

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Haciendo esquina frente a la torre de la catedral, al lado de la oficina de turismo, se halla la casa Kammerzell, un notorio edificio medieval del año 1427 que se ha convertido en una de las construcciones civiles mejor conservadas de la arquitectura gótica de la ciudad. Fue erigida por un comerciante de quesos. En su fachada de madera podemos encontrar multitud de elementos decorativos que dan buena cuenta de la finura de los trabajos de aquella época. En la actualidad acoge un restaurante.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Al otro lado de la plaza, hacia el lado del río, hay varios museos que se pueden visitar, como el Museo Arqueológico, el Museo de Artes decorativas o el Museo de Bellas Artes. Nosotros no entramos a ninguno de ellos, pero es muy llamativo el edificio que los alberga, el Palacio Rohan, que, construido entre los años 1732 y 1742, fue antigua residencia de obispos y cardenales.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Alejándonos de la catedral (por la parte trasera), dimos a parar con la Plaza du Marché Gayot, una emblemática plaza de suelo adoquinado llena de terrazas que invitan a hacer una pausa.

Seguimos caminando en dirección hacia el río. Al cruzarlo nos adentramos en el barrio alemán, que fue construido por éstos para acoger los organismos administrativos de la ciudad. A lo largo de sus calles se construyeron numerosos edificios de estilo gótico renacentista tales como la Universidad (que construida en el año 1884 pudo contener en tiempos de ocupación alemana a catedráticos de renombre), parques como el Jardín Botánico y grandes avenidas y plazas, como la de la República, donde se agrupa un curioso conjunto de edificios barrocos: el Palacio del Rin, el Teatro Nacional y la Biblioteca Universitaria... 

En el barrio alemán encontramos también el Palacio de Justicia, un espectacular edificio del siglo XIX que alberga actualmente el Tribunal de Gran Instancia, el de lo Penal y el Registro de comercio y sociedades de la ciudad.

Después de esta pequeña incursión (o más bien excursión), regresamos de nuevo a la isla para acercaros al Ayuntamiento (Hôtel de ville), también conocido como el Hôtel de Hanau, un imponente edificio del siglo XVIII situado en la plaza Broglie. El edificio ha sido clasificado como monumento histórico desde el año 1921.

Cerca de éste nos encontramos con la iglesia de San Pedro el Joven (Eglise Saint-Pierre-le-Jeune Protestant) una hermosa iglesia gótica que comenzó a construirse en el año 1031 sobre una antigua capilla merovingia. Al parecer su cripta se remonta al siglo V y su claustro al siglo XI. La colegiata conserva aún muros del edificio románico y tiene frescos del siglo XIV. 

Pusimos rumbo hacia la Place du Marché Neuf, donde se encuentra el Templo Nuevo, una bonita iglesia de culto protestante. Y desde allí nos dirigimos a la impresionante Place Kléber donde se levanta orgullosa la estatua de éste hijo pródigo de la ciudad, que fue comandante de Napoleón y que se encargó de compendiar en un solo tomo todos los descubrimientos arqueológicos e históricos llevados a cabo en Egipto.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Pasamos por la iglesia de San Pedro el Viejo (Saint-Pierre-le-Vieux Catholique), que destaca por las tallas de madera del siglo XV y los retablos pintados, trasladados a esta iglesia desde otras que fueron destruidas, antes de llegar a La Petite France, quizás el barrio más popular de Estrasburgo.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

El barrio debe su nombre al hospital que había allí en el siglo XVI y es el barrio mejor conservado de la ciudad. En la zona el río Ill se divide en varios canales, creando multitud de pasajes a base de puentes. Antiguamente era el barrio de los curtidores, pescadores y molineros, cosa que salta a la vista en los inclinados tejados de sus casas, en los que los curtidores secaban las pieles. Una de las casas más destacadas del barrio es conocida precisamente como la casa de los curtidores (maison des tanneurs).

Nos acercamos hasta los puentes cubiertos (que paradójicamente no tienen tejado, aunque hasta el siglo XVIII sí lo tenían) y la presa Vauban. Los puentes formaban parte de la antigua muralla de la ciudad. La presa, aparte de ser un buen lugar para obtener unas bonitas vistas, fue construida para poder inundar partes de la ciudad en caso de necesidad. A ambos lados de la presa se pueden también obtener unas muy buenas vistas de la Petite France, el puente y la presa.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Para acabar la visita a pie del centro de la ciudad pasamos por la Iglesia de Santo Tomás (protestante), de la que destaca el mausoleo barroco (aunque la iglesia es de estilo gótico alsaciano). Esta iglesia es también una de las más importantes de la ciudad. En su interior el mausoleo del Mariscal de Saxe es un ejemplo interesante del arte funerario barroco del siglo XVIII.  

El barrio Europeo

Habiendo echado un vistazo a la ciudad, nos montamos de nuevo en el coche para acercarnos al barrio Europeo y descubrir edificios de la historia actual, como el Parlamento Europeo.

Estrasburgo, Alsacia, Francia

Nosotros nos conformamos con echar un vistazo general pero existe un recorrido a pie que te lleva por todas las Instituciones Europeas y que llega hasta el “Parc de l'Orangerie” que es el parque más grande de Estrasburgo, creado en el año 1804 y que cuenta con un pequeño zoológico.


Nosotros dimos por finalizada la visita a la ciudad allí y pusimos rumbo hacia Obernai.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario