Clicky

Trineos de perros en Rovaniemi y visita al Arktikum y Pilke


Tercera jornada en Rovaniemi. Este día lo exprimiríamos a tope dedicando la mañana a hacer un tour en trineo tirado por huskies y dejando para la tarde dos visitas más culturales, los dos museos que nos quedaban por ver en la ciudad: el Arktikum y el Pilke.

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Temprano por la mañana (como ya habíamos hecho el primer día de viaje para la excursión en motos de nieve) pasaron a recogernos por el hotel Aakenus.

Aunque contratamos la actividad “Husky Safari into the Deep Forest” con Wild Nordic, el autobús nos llevó hasta las instalaciones de Bearhill Husky, situadas a 23 km de la ciudad. Por lo que supongo que ambas empresas tienen un acuerdo, ya que el precio es idéntico en ambas páginas web. Estuvimos allí toda la mañana y alrededor de una hora y media de ruta con los perros, por 159€ por persona.

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Al llegar nos recibió el que iba a ser nuestro guía en la actividad que nos acompañó hasta una caseta donde nos equiparon con el típico mono de protección para el frío (que ya venía siendo habitual), con manoplas, calcetines de lana, botas y nos obsequiaron con una braga para el cuello.

Preparada para la excursión

Completamente equipados, salimos al exterior a hacer unas fotos pues el paisaje, al amanecer, resultaba idílico. Cuando todo el equipo estaba listo, era momento de empezar… para ello lo primero era escuchar atentamente las instrucciones de nuestro monitor pues en esta actividad eres tú el que va conducir el trineo.

Los trineos se conducen normalmente por parejas, pues resulta más sencillo a nivel de estabilidad. Una persona va sentada delante en el trineo y el compañero va detrás, de pie, conduciendo. El trayecto de ida lo llevará una persona y a la vuelta se cambia de conductor para que ambos prueben la experiencia. Pero hay que tener siempre en mente tres reglas de oro:
  • La primera, si eres el conductor, has de mantener siempre ambas manos en el trineo (nada de hacernos selfies, que sí los puede hacer la persona que está sentada
  • La segunda, hemos de tener siempre un pie en el freno, pues es la única manera de controlar la velocidad de tus perros (a través de una placa con dientes de acero que puedes clavar más o menos en la nieve) 
  • Por último, al igual que con un coche normal, tú eres el encargado de mantener la distancia de seguridad con el trineo de delante. 
Bueno, y mientras nuestro guía nos daba todas esas instrucciones, yo pensaba en cómo mi amiga Adela me había contado que su trineo volcó y he de decir que algo de respeto me daba… aunque al final resultó mucho más fácil de lo que parecía.

¡Venga! Con todo claro, vamos al lio. Los trineos estaban ya listos. De repente empezaron a salir muchos más guías que nos iban ayudando a acoplarnos a nuestros trineos, mientras nuestro guía se colocaba al frente de la caravana. Y… ¡arrancamos!

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Dependiendo del clima y del estado de la nieve te llevan por una ruta u otra… pero la distancia que se recorre suele ser superior a los 10 km. Todas esas personas que antes nos habían ayudado nos acompañaban con motos de nieve, y vigilaban que no tuviéramos ningún percance.

Me resultó increíble la energía y ganas con la que estos perretes, Alaskan huskies puros, tiraban del trineo. Organizados en grupo, se giraban a mirarnos cada vez que les hacíamos frenar como diciendo “a ver por qué nos hacen parar estas dos ahora” porque su mayor anhelo es seguir corriendo. Lo malo, y lo que hizo la excursión un poco incómoda, fue la ventisca y el semigranizo que caía... 

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Al acabar el paseo regresamos al punto de partida, y ahora sí, ya nos permiten tocar, juguetear y hacernos fotos con nuestros amiguetes peludos. A primera hora están muy nerviosos, ladrando y aullando para que les desaten y puedan empezar a correr por las nieves del bosque y es mejor dejar este momento para la vuelta.

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Trineos de huskies en Rovaniemi, Finlandia

Pequeño break en la excursiónTras 5 minutos haciéndoles mimos, el frío apretaba y decidimos seguir a nuestro guía que ya se había refugiado en una cabaña y nos estaba preparando un pequeño aperitivo con unas galletas y un zumito caliente que, después del frío que habíamos pasado, nos supo a gloria.

En esta sobremesa, nuestro guía, nos estuvo contando todos los detalles acerca de los cuidados y entrenamientos de estos perros. Cuando ya teníamos todas nuestras dudas resueltas, tocaba deshacernos de toda nuestra equipación y regresar a Rovaniemi.

A lo tonto habíamos estado toda la mañana allí y de vuelta a Rovaniemi tocaba buscar un lugar en el que comer. El día anterior habíamos fichado el Restaurante Nili que, aunque tenía pinta de caro, contaba en su menú con carne de reno y de oso y queríamos probarlo. Tuvimos suerte de que, pese a no haber reservado, tenían una mesa libre. Así por unos módicos 40 euros por persona (nótese la ironía), probamos estas dos especialidades árticas.

Con el estómago lleno, decidimos acercarnos al Arktikum, que tan buena fama tiene. Este museo, inaugurado en 1992, está completamente dedicado a la vida en el ártico. Se encuentra además situado en el interior de un edificio que ya de por si es llamativo, en cristal y acero.

Arktikum, Rovaniemi, Finlandia

Tras presentar nuestro ticket y dejar nuestros abrigos en una taquilla gratuita que había a la entrada, comenzamos la visita. El museo consta de dos plantas y diversas secciones en las que podremos seguir algunas exposiciones de temáticas muy diferentes: una dedicada al pueblo Sami (pobladores originarios de estas tierras), otra en la que se muestra la historia de Rovaniemi (que fue destruida por los nazis por completo en la segunda guerra mundial y reconstruida de sus cenizas a posteriori), otra dedicada a la fauna ártica y a las costumbres de caza de la zona, una zona que pretende concienciar de los cambios en el ártico provocados por la acción humana (el cambio climático), e incluso de una proyección dedicada a la aurora boreal (así si, como nosotras, no tienes la suerte de verla, por lo menos podréis imaginar lo que es).

Arktikum, Rovaniemi, Finlandia

Arktikum, Rovaniemi, Finlandia

Tras dedicar cosa de hora y media al museo, cruzamos al de enfrente, al Pilke. Este museo está dedicado a la explotación y conservación (ecología y sostenibilidad) de los bosques en Finlandia y está organizado como un museo de ciencia interactivo. Aunque en comparación con el otro resulta un poco light.

Pilke, Rovaniemi, Finlandia

Pilke, Rovaniemi, Finlandia

Al acabar de visitarlo era ya bastante tarde y pusimos rumbo de nuevo a nuestro alojamiento. Era hora de descansar.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario