Clicky

Alsacia francesa. Última mañana de ruta

Nuestro último día en Alsacia. Nos levantábamos en Obernai pero tocaba poner rumbo de vuelta hacia Basel, desde donde saldría el vuelo de Adela y Raúl a eso de las 16:00h, y desde donde yo continuaría hasta Ginebra. Pero, pese a lo corto de la jornada, aún aprovecharíamos la mañana para ver algunos pequeños pueblecitos que nos habíamos dejado pendientes en la ruta de ida a Estrasburgo

Ruta por los pueblos más bonitos de Alsacia, Francia

¿Qué ver y hacer en Mittelbergheim?

El primero en el que paramos fue Mittelbergheim que, aunque está considerado como uno de los más bonitos de Francia, sinceramente, no me pareció para tanto. 

El pueblo apenas tiene tres lugares de interés, que descubrimos al perdernos por sus calles y recorrerla sin rumbo: 
  • Un molino de aceite del siglo XVII situado en el patio de una casa:
Mittelbergheim, Alsacia, Francia
  • Una prensa de vino “Zehendthoff” que data del año 1727 (aunque, al parecer, hay otras 7 más a lo largo del pueblo):
Mittelbergheim, Alsacia, Francia
  • La Iglesia de Saint Etienne que conserva un campanario con las tres primeras plantas de estilo románico:
Mittelbergheim, Alsacia, Francia

Recorriendo Dambach le Ville

Con la visita hecha continuamos nuestra ruta hasta otra ciudad que me llamó mucho más la atención Dambach le Ville, que cuenta con el honor de ser la que más vino produce de la región. 

Sus orígenes datan del año 1125, aunque en aquel entonces se llamaba Tambacum. En el siglo XIV, ya con el nombre de Dambach Le Ville, se amuralla y comienza a desarrollarse. Y, aunque no es una ciudad grande, es agradable recorrerla y darse un paseo a través de sus coloridas calles. 

Dambach le Ville, Alsacia, Francia

Nosotros entramos en el casco urbano a través de la Puerta de Blienschwiller, una de las antiguas puertas que atravesaban las murallas de la ciudad, y, sin rumbo fijo, caminamos hasta llegar a  la Iglesia de San Esteban en estilo neo-gótico que data del año 1865, aunque está construida sobre una antigua capilla del siglo XIII.

Dambach le Ville, Alsacia, FranciaDambach le Ville, Alsacia, Francia

Seguimos andando hacia la plaza del Ayuntamiento, un bonito edificio del siglo XVI con tejado escalonado.

Dambach le Ville, Alsacia, Francia

La ciudad no daba para mucho más, así que callejeando por la parte baja, regresamos de nuevo al aparcamiento y continuamos el viaje hasta la siguiente localidad. 

Visita de Bergheim

Así llegamos a Bergheim, una pequeña localidad fortificada situada en medio de viñedos. Sus orígenes se remontan a la época romana. Al parecer la aparición de un mosaico romano en las cercanías del pueblo, da buena prueba de ello. Su apogeo llegó en la Edad Media, bajo el Señorío de Ribeauspierre que fue el encargado de su fortificación. Sin embargo, también cuenta con una época negra, entre los años 1582 y 1683, en los que se llevaron a la hoguera a una cuarentena de “supuestas brujas”. 

Nosotros dejamos el coche al lado de la iglesia, del siglo XIV, muy llamativa por fuera, aunque austera por dentro. Lo más destacable de su interior es un fresco de la adoración de los Reyes Magos. 

Bergheim, Alsacia, Francia

Bergheim, Alsacia, Francia

Al salir de la iglesia, comenzamos a caminar por la Grand Rue, quizás la arteria principal de la ciudad, aunque con adoquines y esas bonitas casas de colores alsacianas, no dejaba de ser la calle principal de un pequeño pueblo. En nuestro caminar nos topamos con el Ayuntamiento, un bonito edificio construido en el año 1767. Cerca de éste se encuentran la Sinagoga y el Museo de las Brujas que cuenta con una exposición acerca de esa época negra que vivió la ciudad. Hubiera estado interesante visitarlo pero estaba cerrado. 

Bergheim, Alsacia, Francia

Bergheim, Alsacia, Francia

En seguida llegamos a la Puerta Obertor, uno de los antiguos accesos a Bergheim, que se encontraba en obras. Frente a ella, en el parque se halla el elemento que quizás sea el más antiguo de la ciudad, un tilo que fue plantado en el año 1313.

Bergheim, Alsacia, FranciaBergheim, Alsacia, Francia

Como nos sentíamos inspirados, nuestro regreso al coche lo hicimos a través de un sendero que transcurre rodeando las murallas de la ciudad, obteniendo desde allí otra perspectiva de la misma y dando un bonito paseo. 

Bergheim, Alsacia, Francia

Bergheim, Alsacia, Francia

Un pequeño paseo por Kientzheim

Desde allí pusimos rumbo hacia Kientzheim, que se encuentra prácticamente al lado de Kayserberg. Aparece mencionada por primera vez en el siglo VIII como propiedad de uno de los monasterios cercanos. Con los años la localidad obtiene el estatus de ciudad y se fortifica totalmente. 

Kientzheim, Alsacia, Francia

Quizás lo más llamativo de la ciudad sea la Puerta Lalli, uno de los antiguos accesos que data del siglo XV. Sobre ella se encuentra pintada una cara sacando la lengua que, según cuenta la leyenda, se puso ahí para burlarse de aquellos que osasen atacar Kientzheim. 

Kientzheim, Alsacia, Francia

Aunque caminar por el pueblo es agradable, no cuenta con notorios puntos de interés, tan sólo el Castillo de Schwendi que hoy en día alberga el Museo del vino de Alsacia, y que estaba cerrado y una plaza con una bonita fuente de estilo renacentista. 

Kientzheim, Alsacia, Francia

Kientzheim, Alsacia, Francia


Tras haber dado un paseo por ella regresamos al coche y pusimos rumbo a la última ciudad que recorreríamos esa mañana, Mulhouse.

Visita exprés a Mulhouse

Y aunque lo más remarcable de la ciudad es su museo del automóvil, a nosotros no nos llamaba especialmente la atención y ya no teníamos demasiado tiempo como para dedicarnos a recorrer museos… así que simplemente nos dedicamos a dar un paseo por su casco histórico

Mulhouse, Alsacia, Francia

En mitad de la Place de la Réunion, en el corazón de la ciudad, destacaba la iglesia de Saint Etienne. Este templo fue construido entre 1858 y 1868 sobre los cimientos de una iglesia anterior del siglo XII, en estilo neo-gótico. Estaba cerrada cuando nosotros fuimos, aparte de estar también completamente tapada por andamios, pero dicen que sus vidrieras se encuentran entre las más hermosas del Alto Rin.

Mulhouse, Alsacia, Francia

El tiempo no nos daba para más, así que regresamos al coche y pusimos rumbo al aeropuerto de Basel. Habíamos aprovechado a tope esta escapada, que nos había dejado un muy buen sabor de boca. Tanto, que yo personalmente regresaría a la Alsacia el siguiente año para recorrerla en la que probablemente sea su época de mayor esplendor, en Navidad.

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario