Clicky

Una tarde en Zadar - Nuestro recorrido con las visitas imprescindibles


Después de comer, poníamos rumbo a Zadar. Tras haber visitado Pula, Vodjan, Svetvinčenat y Pazin, nos quedaban aún como 3 horas y media de recorrido en coche, hasta llegar a la ciudad en la que dormiríamos esa noche. 

Así, tras el largo viaje, lo primero que hicimos al llegar fue acercarnos a nuestra guesthouse, Villa Julian, que se encontraba ubicada en una urbanización que estaba como a 2 km del casco histórico. No nos demoramos mucho allí pero si queríamos darnos una ducha y estirar un poco las piernas. Enseguida estábamos saliendo de nuevo con el coche dispuestas a conocer la antigua Zara, la ciudad más importante del norte de Dalmacia.

Zadar, Croacia

Con un casco antiguo que sigue el antiguo trazado urbanístico romano y que atesora verdaderas joyas en forma de ruinas romanas, iglesias medievales y curiosos lugares como el Órgano del Mar, y con su animada vida callejera y cafés, Zadar nos pareció una ciudad muy interesante. Sólo disponíamos de esa tarde para recorrerla, así que nos pusimos rápido en marcha. 

Recuerdo cruzar el puente Most con el coche e intentar buscar aparcamientos extramuros, en la zona del puerto, pero nos fue imposible… No sé cómo, acabamos entrando dentro de las murallas y encontramos aparcamiento intramuros, muy cerca del Museo del vidrio de la ciudad (museo que, por cierto, se encuentra en una casa señorial, la casa Cosmacendi, y que cuenta con unos 2000 objetos de vidrio de entre los siglos I a.C. al siglo V d.C.). 

Parecía que estábamos de suerte. 

¿Qué se puede ver en Zadar en tan sólo una tarde? Nuestro recorrido con las visitas imprescindibles: 

El casco histórico de Zadar se asienta sobre una península amurallada de 4 km de longitud y apenas 500 m de anchura, por lo que es muy asequible para recorrerla a pie.

Plano turístico de Zadar, Croacia

Zadar, CroaciaDado el lugar en el que habíamos aparcado, el primer punto de interés con el que ya nos habíamos topado eran las murallas, con sus cuatro antiguas puertas de acceso a la ciudad. Conforme nos adentramos en la ciudad, ya dentro del recinto amurallado, nos encontramos con la Iglesia de San Andrés y San Pedro el viejo. Se trata de una pequeña iglesia que cuenta con una fachada del siglo XVII, pero de la que partes de ella datan de los siglos V y VI. Además, en su interior se conservan algunos fragmentos de frescos románicos-bizantino de finales del siglo XII. 

Seguimos caminando por la calle en dirección a la Iglesia de San Crisógono. Se trata de una imponente iglesia que antiguamente formaba parte de un monasterio benedictino que fue destruido por las bombas aliadas en 1944. Cuenta con un altar barroco construido en 1701 y con frescos bizantinos en el muro norte y en el ábside septentrional.

Zadar, CroaciaZadar, Croacia

Tras ella, se halla el Museo Nacional y la Galería de arte, que forman parte del monasterio benedictino de la iglesia de San Krzevar. Dicen que es un buen museo histórico ya que muestra diversas maquetas a escala de Zadar (de diferentes períodos) y antiguas pinturas y grabados. Además, con la visita al primero se puede entrar también a la galería de Arte que muestra exposiciones temporales de artistas locales. Nosotras no entramos a visitarlo. 

Seguimos caminando hasta llegar a lo que fue el antiguo Foro romano, del siglo I a.C., que en su tiempo fue el más grande de Croacia. En el siglo VI un terremoto destruyó los edificios que rodeaban el foro, y muchas de sus piedras fueron utilizadas en otras construcciones. La destrucción completa le llegó más tarde, con los bombardeos de le Segunda Guerra mundial. En la actualidad apenas perviven algunos fragmentos de columnas y del enlosado del suelo.

Zadar, Croacia

Justo detrás de los restos del foro romano se hayan los dos edificios más importantes de la ciudad: la Iglesia de San Donato y la Catedral de Santa Anastasia. 

La Iglesia de San Donato fue mandada construir, en el siglo IX, por el obispo Saint Donat (del que toma su nombre) aunque hasta el siglo XV se la conocía como la Iglesia de la Santísima Trinidad. Llama la atención su planta circular y su cúpula de 27 metros de altura, de la que dicen que tiene una gran acústica (de hecho, se utiliza como sala de conciertos). Es posible entrar a verla por 20 kunas. 

Por su parte, la entrada a la catedral, que se encuentra en la plaza Trg Svete Stošije, es gratuita. Sólo si se quiere subir al campanario hay que pasar por caja. Fue construida entre los siglos XII y XIV en estilo románico tardío y gótico, siendo la más grande de la región de Dalmacia. De su fachada llaman la atención dos rosetones, mientras que en su interior lo mas destacable es la sillería del coro, del siglo XV. 

Frente al Foro romano se encuentra la Iglesia de Santa María, un templo ortodoxo, del siglo XI, construido inicialmente en estilo románico pero reformado más tarde con estilo renacentista. La Torre del Campanario o Torre Koleman que fue levantada en honor al Rey húngaro de Croacia, Koloman el Sabio. Según dicen, su interior guarda una gran colección de objetos históricos de la ciudad.

Zadar, Croacia

Al lado de ella está el Museo Arqueológico, al que tampoco entramos. Al parecer acoge importantes piezas que se remontan al Neólitico (principalmente fragmentos de cerámica), espadas de bronce, joyas y cerámica de la época liburnia, una maqueta de la Zadar romana, estelas funerarias romanas y estatuas de los emperadores Tiberio y Augusto. 

Del Museo de Arte Eclesiástico también he leído buenas críticas. Ubicado en el monasterio benedictino que hay delante de la iglesia de San Donato, dicen que cuenta con un buen número de reliquias (como el brazo de San Isidoro), de pinturas religiosas (como una pintura de la Virgen del S. XVI), de piezas de orfebrería y de esculturas. 

Continuamos nuestra ruta pasando al lao del Pilar de la Vergüenza, una columna a la que se encadenaba a los que cometían delitos menores para su deshonra y castigo.

Zadar, Croacia

Pero teníamos nuestro objetivo ya en el Órgano del Mar, una peculiar construcción diseñada por el arquitecto Nikola Bašić, que fue inaugurada en 2005. A simple vista no parece más que una escalinata de acceso al mar con agujeros en sus escalones. Sin embargo, su interior esconde un mecanismo de tubos y válvulas que hace que el aire, presionado por el agua del mar que entra por el costado de las escaleras, produzca acordes y que, en definitiva, escuchemos música producida por las olas. Es un buen sitio para sentarse (o incluso bañarse) mientras se escucha la caprichosa melodía que al mar le da por tocar... 


A escasos metros de éste, se encuentra el curioso Saludo al Sol, diseñado por el mismo arquitecto que el anterior. Se trata de un gran círculo (de 22m de diámetro) realizado en el suelo a bases de placas de vidrio que, al caer el sol, produce un juego de luces colores, (dicen que representa el Sistema Solar).

Zadar, Croacia

Estuvimos un rato por allí pero, antes de que anocheciera, decidimos ir a ver la zona norte de la ciudad que se nos había quedado pendiente.

Zadar, Croacia

Así comenzamos a caminar por el paseo marítimo de Zadar, la Riva. En él encontramos la escultura Spiridon Brusina, un estudioso de los moluscos croata, que fundó la sociedad croata de las ciencias naturales. También pasamos frente a los restos de la antigua iglesia de Sta Maria “de Pusterla” y llegamos al edificio que alberga la Universidad.

Zadar, Croacia

Allí giramos en dirección a la Puerta Zara, una construcción del siglo XVI. Es una puerta monumental de entrada a la ciudad, con influencias claramente Venecianas, como se puede comprobar por el león de San Marcos que corona la puerta y que es el símbolo de la ciudad italiana.

Zadar, Croacia

Cerca de la puerta, nos encontramos con la “plaza de los Cinco Pozos” donde se halla la iglesia de San Simón, que fue construida en el año 1574 remplazando a otra iglesia anterior que albergaba una cisterna con cinco pozos que abastecían de agua a Zadar hasta el año 1838.

Zadar, Croacia

En su interior se halla el sarcófago de San Simón, una obra maestra de la orfebrería medieval. El ataúd, realizado en el año 1377, está elaborado con madera de cedro y recubierto con elaboradísimos relieves de plata chapada en oro por dentro y por fuera. 

Frente a la iglesia podemos ver la torre del Capitán, el único resquicio que queda en pie de las fortificaciones medievales. Tiene forma pentagonal y está integrada en la muralla. Podemos subir y obtener una buena perspectiva de la ciudad. 

Adentrándonos de nuevo hacia el corazón de la ciudad, llegamos a la Plaza Narodni Trg (la plaza del pueblo), la única plaza de la ciudad que ha conservado intacto su patrimonio a pesar de los bombardeos. Allí encontramos el edificio de la Guardia Municipal con su torre del reloj (que se erigió en 1798 durante la administración austríaca) y convertida hoy en el Museo Etnográfico, el Ayuntamiento y el palacio Ghirardini con su balcón gótico-renacentista, la Logia Municipal (donde antaño se leían los edictos públicos y las sentencias) y que hoy se ha visto reconvertida en sala de exposiciones y la oficina de turismo.

Zadar, Croacia

Así, habiendo hecho ya las visitas principales, y dado que el sol comenzaba a caer, nos acercamos de nuevo al Paseo Marítimo. Habíamos leído que el mismísimo Alfred Hitchcock quedó tan impresionado con la puesta de sol de Zadar que la definió como el atardecer más bonito del mundo… y eso no nos lo podíamos perder.

Zadar, Croacia

Acabamos la jornada buscando un sitio para cenar y regresando al hotel. 

No se podía decir que no le habíamos sacado provecho al día. 

Mimaletayyo Logo

Helena - Mimaletayyo

Ingeniero de caminos de profesión, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer mundo ha hecho que dedique parte de su tiempo a ello. Entusiasta por conocer vestigios de antiguas culturas y civilizaciones, pero también naturaleza y modo de vida actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario